25n
25N
25N

Vicente Blasco Ibáñez, ¿de nuevo en el exilio?

Vicente Blasco Ibáñez, ¿de nuevo en el exilio?

Estas últimas semanas hemos asistido a un sainete, al más puro estilo valenciano, entre la Fundación Centro de Estudios Vicente Blasco Ibáñez y el Ayuntamiento de Valencia a cuenta del legado del escritor reciente más universal de la Comunitat Valenciana.

Ante esta alarmante situación decidí movilizar a la sociedad valenciana a través de una recogida de firmas en la red. A día de hoy, esta petición lleva más de 2.000 firmas. Si nos fijamos en los comentarios de la gente, acerca de este posible nuevo exilio de Blasco Ibáñez, descubrimos adjetivos como vergonzoso, inaceptable, aberración, incomprensible, disparate, error, pérdida irreparable, expolio, injusticia….
Todo esto se puede leer en el enlace de la petición:

https://www.change.org/p/joan-rib%C3%B3-alcalde-rib%C3%B3-el-legado-de-blasco-ib%C3%A1%C3%B1ez-no-puede-dejar-valencia?recruiter=18839673&utm_source=share_petition&utm_medium=copylink&utm_campaign=share_petition

Todos los valencianos y valencianas coincidimos, independientemente de la ideología que profesemos, en que Blasco Ibáñez forma parte del patrimonio valenciano, como tantos otros. Baste recordar el triste ejemplo de Miguel Hernández, otro valenciano universal, cuyo legado no descansa en Elche sino en Quesada, Jaén. Una auténtica nana de la cebolla. Un divorcio entre los intereses de la ciudadanía y las administraciones públicas que no puede volver a ocurrir.

No podemos permitirnos como sociedad perder estas referencias de figuras fundamentales de nuestra tierra, que forman parte inseparable de nuestra historia. Todo aquello que trasciende debe tener la consideración de patrimonio independientemente de quien sea la autoría. Las futuras generaciones no nos perdonarían la pérdida de este legado cultural. Vicente Blasco Ibáñez ha de ser algo más que una avenida para los millennials.

Blasco forma parte de la esencia de nuestra tierra y costumbres, como también lo son Sorolla, los Pinazo y los Benlliure, Joaquín Rodrigo, Silvestre de Edeta, Matilde Salvador, María Cambrils, el Titi, Concha Piquer o Joan Monleón entre muchos otros y otras.

La relación de Vicente Blasco Ibáñez y su tierra no ha sido todo lo plácida que merece una figura del calibre del polifacético artista. Desde su repentina muerte, en el exilio de su residencia de Fontana Rosa, en Menton (Francia) el 28 de enero de 1928, todo ha sido un desatino. Parece como si sólo tuviera valor muerto, como si el alma que impregno su espíritu se pudiera apagar de un soplido.

Es vital aprovechar esta oportunidad y que de una vez por todas se normalice la relación entre el escritor y la sociedad valenciana. La semana pasada Les Corts realizaron una declaración institucional sobre la consideración del legado de Don Vicente Blasco Ibáñez como patrimonio de los valencianos y las valencianas.
En esta declaración se puede leer: “Las Cortes Valencianas impulsan actividades para reconocer, proteger y profundizar en su figura, restableciendo el vínculo humano perdido con la figura de Vicente Blasco Ibáñez y propiciar que su legado permanezca en la Comunidad Valenciana, con la colaboración de todas las instituciones valencianas implicadas, publicas y privadas, por lo cual todos los grupos parlamentarios de esta cámara declaran la necesidad que el legado de Don Vicente Blasco Ibáñez permanezca en la Comunidad Valenciana, incorporándose en el patrimonio cultural de las valencianas y valencianos, facilitando así su protección y su conocimiento, estudio y difusión.

Para esta labor es fundamental que Blasco Ibáñez entre por la puerta grande en el siglo XXI. Internet juega un papel decisivo. No puede ser que el legado del escritor no se encuentre totalmente digitalizado y a disposición de cualquier investigador del mundo o simple curioso. Su Casa Museo, de la Malvarrosa tiene que ser el faro que irradie al mundo el espíritu de su legado, un patrimonio profundamente humanista, justo y social que inspire a la juventud a construir un mundo mejor.

Esperemos que esta vez sea la definitiva y Vicente Blasco Ibáñez descanse en paz en su tierra, es el mejor regalo de cumpleaños que la sociedad valenciana le puede obsequiar.

César Marí Soucase
Profesor asociado del Departamento de Derecho Constitucional, Ciencia Política y de la Administración de la Universitat de València.
Director del documental “Blasco” (2017)

Més informació

0 comentaris

Encara no tenim comentaris!

No hi ha comentaris en este moment, vols escriure un?

Escriu el teu comentari

Escriu el teu comentari

un × 4 =

bombers
CCCC
bombers