25n
25N
25N

La economía social y solidaria como referente para la transformación del modelo productivo

La economía social y solidaria como referente para la transformación del modelo productivo
12/12/2018 -

El modelo productivo que encontramos en la ciudad de València es el fruto de décadas de abandono de los derechos ciudadanos y de defensa a ultranza de los intereses económicos de una parte muy reducida de la ciudadanía y de las grandes corporaciones presentes en nuestra ciudad. Estos derechos han sido durante un largo periodo de tiempo ignorados, olvidados y retirados del debate público llegando a casi desaparecer del pensamiento cotidiano de la ciudadana y el ciudadano medio.

El origen de esta situación no es otra que el proceso de abandono de los valores en la vida de cada uno y cada una de nosotras. Un abandono que llega de la mano de los mensajes constructores de realidades falsas y que simplemente crean, desde los intereses personales, escenarios de miedo y resignación. La primacía de lo económico sobre lo social, sobre lo ambiental, sobre absolutamente todo y el aprovechamiento que, desde las elites, se hace de la instauración de este modo de pensamiento en la mente de la ciudadanía media son posturas comunes en nuestros días.
Frente a esto, la economía social y solidaria presenta lógicas y modelos económicos alternativos, basados en un conjunto de principios básicos que reintroducen valores en la vida de las personas y desde ahí los exportan al entorno económico. La economía como herramienta para la transformación social, para la construcción de espacios de vida digna donde caben todas las personas, desde su realidad individual, con el reconocimiento a su diversidad y, eso sí, siempre desde la acción colectiva.

Es clave el reconocimiento y visibilización del trabajo reproductivo, así como del rol de sustento de la economía productiva que este tiene. La visión feminista de la vida en sí, necesaria por cuestiones de justicia y eficiencia, es la base de la transformación de los modelos a los que el neoliberalismo nos ha abocado. Transformar implica cambio al mismo tiempo que precisa de un objetivo claro de llegada. La transformación del modelo económico de la ciudad pasa indispensablemente por cambiar la visión que de estos trabajos, los de la economía reproductiva, se comparte por una amplia parte de la sociedad y colocarlos como elementos troncales en la construcción de un modelo de ciudad diferente. Un modelo que aporta un objetivo claro, convertir a València en una ciudad libre de patriarcado.

El cooperativismo como modelo es una base resiliente sobre la que construir un espacio de vida diferente, equitativo y justo que parte de la corresponsabilidad de cada una y cada uno. Sin embargo, la acción va mucho más allá de su utilización como mera modalidad jurídica y organizativa a la hora de establecer una actividad. Si bien nos va a facilitar una respuesta adecuada al ¿cómo? a la hora de establecer el relato de aquello que hacemos, es imprescindible que añadamos dos cuestiones adicionales que son el ¿qué? y ¿ para qué?, consiguiendo así escapar a ciertos isomorfismos que la economía social puede mantener con ciertas estructuras capitalistas. Es la economía solidaria la que aporta a la economía social los matices complementarios que dan sentido a estas preguntas y sus consiguientes respuestas.

Existen ya realidades que desde esta mirada ofrecen alternativas de comprensión del consumo entendiendo este como un vehículo de recuperación de la soberanía individual y colectiva. Fiare Banca ética, una banca creada desde la ciudadanía activa, Unión Renovables Coop que agrupa a cooperativas de consumidores y usuarios que comercializan su propia electricidad, Som connexió otro proyecto cooperativo que ofrece servicios de telefonía e internet en todo el Estado español. Un ejemplo más es el proyecto Mares Madrid, un proyecto de transformación urbana a través de la economía social y solidaria, que busca fomentar iniciativas productivas y cambiar la ciudad de madrid incidiendo en cinco sectores: movilidad, alimentación, reciclaje, energía y cuidados1. Encontramos ya en nuestra ciudad iniciativas que plantean caminos alternativas al modo de comprender nuestra vida y el modo en que esta se inserta en la ciudad. Un claro ejemplo es Som Alimentació, un supermercado cooperativo y colaborativo que propone un modelo de consumo diferente, basado en el empoderamiento de las personas consumidoras y productoras también en este ámbito, y otorgándoles el poder de decisión y acortando, al mismo tiempo, los canales de distribución.

Una transformación efectiva del modelo productivo de la ciudad de València, a la par que necesaria, pasa también por el acercamiento a realidades que quedan fuera del espectro habitual de observación de los medios de comunicación masivos y de la agenda setting que estos manejan para construir el escenario donde la ciudadanía siente que debe desarrollar su vida. La atención a las necesidades reales de diferentes colectivos que conviven en nuestra ciudad y el desarrollo de proyectos de innovación social por parte de grupos de emprendimiento surgidos de la propia ciudadanía serán la clave de esta transformación.
Este proceso no va a ocurrir de un modo instantáneo sino que precisa de un periodo de transición en el que, manteniendo vivo el modelo actual, se avance hacia una ciudad diferente, transformada, diversa, inclusiva, preocupada y ocupada por las personas que lo necesitan, preocupada y ocupada por su impacto ambiental, recuperadora de los recursos comunes y usuaria de los mismos. Una ciudad que distribuye la riqueza en el momento de crearla y que deja a un lado las falacias que hablan de la distribución en otros estadios.
Para ello se debe diseñar y desarrollar procesos de formación para la aplicación adecuada del triple valor – económico, social, ambiental – en los razonamientos económicos que dirigen la evolución de la realidad social, así como huir del darwinismo social que segrega y excluye, recuperando el sentido común sobre el que se sostiene la verdadera fuerza del apoyo mutuo.
Es solo un primer paso que requiere de la voluntad ciudadana que dé sentido a todo el proceso y la voluntad política que lo dote de recursos para imprimir una velocidad adecuada al mismo. Si la economía no es social y solidaria ¿qué es?.

Salvador Pérez Sempere – @voroperez
Miembro del CCM de Podem en la ciudad de València – Modelo productivo, Transformación del Sistema Económico

Més informació

0 comentaris

Encara no tenim comentaris!

No hi ha comentaris en este moment, vols escriure un?

Escriu el teu comentari

Escriu el teu comentari

20 − 10 =

CCCC