25n
25N
25N

El proyecto de regeneración de la Cantereria convierte a Ontinyent en referente de la reducción del impacto ecológico en las ciudades

Con una inversión superior a los 3 millones de euros, se comprarán 44 viviendas próximas al río Clariano y se creará una zona verde inundable

El proyecto de regeneración de la Cantereria convierte a Ontinyent en referente de la reducción del impacto ecológico en las ciudades

En solo 4 años Ontinyent ha sufrido tres temporales (2016, 2019 y 2020), los cuales han constatado la necesidad de desarrollar el Plan de Regeneración y Emergencia Habitacional del barrio de la Cantereria, que se ve afectado con el peligro de los desbordamientos del río Clariano. El último episodio obligó a evacuar además de 20 familias de sus domicilios, devolviendo al lecho del río el espacio ganado por las edificaciones.

En conjunto, el plan de regeneración de la Cantereria, firmado el pasado mes de septiembre por el vicepresidente segundo y consejero de Vivienda y Arquitectura Bioclimática, Rubén Martínez Dalmau, y el alcalde de Ontinyent, Jorge Rodríguez, supondrá en los próximos años un esfuerzo inversor superior a los 3 millones de euros, cifra en la cual además de la compra de las viviendas y su posterior derribo se incluye la actuación sobre los taludes de la zona y la creación de una zona verde inundable parecida a la ya creada en la parte del río que da al Molí Descals.

Jorge Rodríguez afirma que “fuimos valientes, ya que hicimos frente a un problema estructural. Hay unas casas en un espacio, que hasta los años 50 o 60 no se ocupó, que era huerta… lo que está claro es que el río siempre volverá a su espacio”

Durante estos últimos meses se está procediendo a la compra de los 44 inmuebles afectados y los terrenos necesarios para estabilizar el talud de la vertiente del barranco por el cual discurre el Clariano. También se está modificando el planeamiento urbanístico de esta zona y se empezarán a redactar los proyectos de demolición de las viviendas adquiridas hasta ahora por el Ayuntamiento.

El alcalde Jorge Rodríguez afirma que “fuimos valientes, ya que hicimos frente a un problema estructural. Hay unas casas en un espacio, que hasta los años 50 o 60 no se ocupó, que era huerta… lo que está claro es que el río siempre volverá a su espacio”.

Para el primer edil, se trata de un proyecto “complejo y ambicioso porque estamos hablando de un proyecto que supone la adquisición de un total de 44 inmuebles con una inversión importante. Y también requiere la compra de los taludes, puesto que el agua entraba por detrás de las casas y era necesario estabilizarlos”.

Rodríguez avanza que el objetivo es que el proyecto vea la luz en los próximos 3 o 4 años. “De las 44 viviendas hemos adquirido 29, estamos en proceso de continuar adquiriendo y al mismo tiempo estamos negociando la estabilización de los taludes, el proyecto de expropiación por si hay alguna casa con la cual no podemos llegar a un acuerdo y ya el proyecto de ejecución del parque inundable… calculamos que nos costará alrededor de 3 o 4 años”, asevera.

Un proyecto referente

La ministra de Transición Ecológica y 4ª vicepresidenta del Gobierno de España, Teresa Ribera, destacaba el pasado mas de febrero la decisión “valiente del alcalde de Ontinyent” de adquirir las viviendas de la calle de la Cantereria para construir un parque inundable. Lo hacía durante una reunión de la Comisión de Transición Ecológica y Reto Demográfico y también en una entrevista a Radio Nacional.

En este sentido, el Ministerio para la Transición Ecológica invitaba esta semana al alcalde a una reunión para conocer el proyecto de regeneración de la Cantereria. El número dos del ministerio, el secretario de estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, era la persona designada por la ministra Teresa Ribera para conocer más de cerca los detalles de esta iniciativa del gobierno municipal, con el cual Rodríguez mantenía martes una reunión telemática. Durante el encuentro, el primer edil expuso al secretario de estado los detalles de esta actuación.

Por su parte, el mismo conseller Martínez Dalmau, durante la firma del convenio, también destacaba que “las ciudades se tienen que adaptar a esta nueva realidad en dos vertientes diferentes. En primer lugar es importante actuar de urgencia en aquellas zonas que se pueden ver afectadas por otros temporales y nuevas inundaciones. Pero en paralelo hay que seguir trabajando en la prevención. Adaptar nuestras ciudades al nuevo contexto y trabajar para reducir en el mínimo el impacto ecológico”.

Más información

0 comentarios

0 comentarios

No hay comentarios todavía. ¿Quieres añadir uno?

Escribir un Comentario

Escribir un Comentario

16 − 9 =