25n
Orgull
Orgull

Ramón Puchades: "Cogimos el Ayuntamiento de Almàssera completamente paralizado y le hemos dado oxígeno"

Hablamos con Ramón Puchades, alcalde de Almàssera

Ramón Puchades: "Cogimos el Ayuntamiento de Almàssera completamente paralizado y le hemos dado oxígeno"

Ramón Puchades (PSPV-PSOE) llegaba en el 2015 a la alcaldía de Almàssera después de dos legislaturas de gobierno del Partido Popular. Después de seis años de trabajo, este año la corporación ha presentado unos presupuestos municipales que reflejan una rebaja de los impuestos y la desaparición de la deuda.

¿Cómo ha cambiado Almàssera en estos más de seis años de gobierno?

Ha cambiado en algunos asuntos muy importantes en cuanto a la gestión del Ayuntamiento y, después, con el tsunami de la pandemia, que nos ha cogido a todos sin ninguna previsión. Cogimos el Ayuntamiento completamente paralizado y con una deuda de 7,3 millones de euros que impedía prácticamente gestionar, y le hemos dado oxígeno. Se destinaba el dinero a pagar a los bancos. La oposición no estuvo por la labor de ayudar y rechazaba los presupuestos que nos impedían crecer un poquito y sacar un poco de oxígeno con 40.000 o 60.000 euros que hubieron ido bien para hacer inversiones necesarias.

Se ha reducido considerablemente la deuda municipal.

Debido a la ley de estabilidad, conocida como ley Montoro, estábamos devolviendo alrededor de 1,2 millones de euros anuales. Después hubo un año que tuvimos un superávit elevado y tuvimos que devolver 2,5 millones y el año pasado, el 2020, cancelamos totalmente la deuda. Del 2015 al 2020 cancelamos los 7,3 millones de euros que nos ha permitido ya hacer unos presupuestos como es debido. En este sentido, el cambio en la Generalitat y en la Diputación ha sido fundamental. Ya sé que puede parecer que estoy vendiendo algún producto, pero sí que es cierto que se han volcado con los ayuntamientos. Por ejemplo, cuando nosotros entramos, la anterior corporación de la Diputación daba 70.000 euros dentro del PPOS (Plan Provincial de Obras y Servicios). En el año siguiente en la primera dedicación nos dieron 160.000 euros y ahora se ha hecho una reunificación de las subvenciones y el año pasado nos dieron 670.000 euros (de manera era bianual), lo cual quiere decir que cada año recibíamos más de 300.000 euros, frente a 70.000 que nos daban antes a los pueblos. Otro ejemplo lo encontramos con la Generalitat y los planes de ocupación. Almàssera ha pasado de no hacer planes de ocupación con la anterior gestión a hacer 113 contratos de seis meses de duración, con un coste total que está por encima de los 800.000 euros. Esto son solos pinceladas de cómo están funcionando los ayuntamientos y cómo estamos funcionando desde el año 2015. Un trabajo que se reafirmó en 2019.

La gran mayoría de ayuntamientos que fueron progresistas en 2015 han continuado siéndolo en 2019.

Las elecciones son los exámenes de los alcaldes. Bien es verdad que l’Horta Nort y Sur han funcionado prácticamente igual y casi todas las localidades han renovado. Esto es la demostración de que las cosas se han hecho bien.

Llegamos a 2021 y el presupuesto que se ha aprobado recientemente refleja una rebaja del IBI, no hay deuda, se establece una nueva partida para inversiones… ¿Cómo se está desarrollando este ejercicio?

Nosotros estamos contentos y orgullosos aunque, normalmente, los gobiernos de izquierdas no suelen ser partidarios de rebajar impuestos. Lo que pasa es que el PP, durante sus ocho años de legislatura, aumentó el IBI un 40%. Esto es una barbaridad. Nuestro compromiso fue que, dentro de la gravedad de los presupuestos y de la situación tan complicada, verdaderamente no era un problema de ingresos sino que a los bancos se iban un millón de euros, y por eso no tenía sentido subir los impuestos porque se los hubiera llevado el banco. En este último año, cuando ya hemos acabado con la deuda, sí que hemos hecho una rebaja del IBI del 10% que, junto con la congelación de los impuestos desde el año 2015, nos deja una situación muy satisfactoria.

¿Qué proyectos o qué inversiones hay en mente para los próximos meses y de cara a la segunda parte de la legislatura?

Al decirse desde Europa que no había que cumplir la regla de estabilidad, reorganizamos nuestro presupuesto, pasando dinero del capítulo 2 al capítulo 6, reflejando cerca de 300.000 euros en inversiones. Para los meses próximos hemos previsto muchos temas que teníamos pendientes y que tenían que salir. Incluso, hay algunos que no forman parte de lo que todo el mundo entiende para “inaugurar”. No todo va dedicado a las calles. En este sentido, continuamos poniendo al día toda la informática de nuestro Ayuntamiento, hemos hecho una gran inversión y ya hemos incorporado la firma electrónica y toda la gente puede registrarse desde casa, que es una cosa que teníamos pendiente. Y a partir de aquí hemos empezado a hacer lo que serían las reposiciones y las nuevas inversiones. Por ejemplo, en un presupuesto tan ajustado como el que había antes no podías comprar mobiliario urbano, alumbrado… Ahora ya estamos comprando tecnología LED y ponemos dinero para comprar maquinaria, mobiliario de dentro del Ayuntamiento. En definitiva, estamos haciendo un poquito de todo y vamos arreglando algunas cosas de nuestro pueblo que hacían falta.

Esta segunda legislatura está marcada por la Covid-19. ¿Cómo se ha vivido este año en el municipio?

En líneas generales, solo puedo hablar con orgullo de la reacción de la gente del pueblo, que ha aceptado las medidas restrictivas que se han tenido que tomar. Ha sido una montaña rusa, una locura porque de repente te dicen de cerrar de un día para el otro, enviando trabajadores a casa para evitar que los departamentos del Ayuntamiento estén llenos. En todo momento ha habido personal trabajado para que el Consistorio no cerrara, pero ha sido el mínimo. Por otro lado, hemos desinfectado las calles, aumentado de ayudas en Servicios Sociales…

Una partida de Servicios Sociales que en este ejercicio se mantiene para hacer frente a todo lo que queda para venir después de la crisis sanitaria.

Sí, lo hemos tenido claro desde el minuto 1, poco a poco íbamos aumentando con los recursos propios hasta llegar a los 100.000 euros y siempre con margen de maniobra para poder ampliarlo si a partir de medio año nos hacía falta más dinero. Con esas cantidades, nosotros somos capaces de hacer frente a lo que tenemos y creo que en una situación como esta todos los gobiernos lo que no podíamos hacer era olvidarnos de la gente que peor lo está pasando. Nos hemos encontrado con una crisis muy grande porque gente que no ha sido nunca usuaria de servicios sociales, de repente, no ha tenido para comprar lo más básico. El aumento ha sido exponencial y hemos vivido momentos muy duros, haciendo frente con varias partidas económicas para ayudar a la ciudadanía.

¿Qué ayudas se han ejecutado para ayudar al sector económico local?

Las primeras ayudas las otorgamos el año pasado y al final fueron 40.000 euros de ayudas en total y este año hemos redactado las bases del Plan Resistir que nos ha permitido disponer de 164.000 euros. En los próximos días saldrá la aprobación definitiva y convocamos las ayudas.

Los datos son positivos en la Comunidad Valenciana y parece que poco a poco vuelve todo a la normalidad.

Cuando iniciamos esta legislatura teníamos una situación muy concreta. Era un momento en el cual se empezaban obras en la calle, que no se han visto afectadas por la Covid-19. Si las administraciones hubiéramos parado las obras, hubiera sido un desastre. Dentro de la pandemia hay que vivir con normalidad. En Almàssera, durante la pandemia hemos programado ciclos de música, con todas las medidas, o también programamos a finales de año un concierto para los niños del municipio. Pensamos que es necesario combinar la situación de pandemia con esa normalidad que es la que tiene que permitir que vuelva a ponerse en marcha toda la sociedad civil.

Más información

0 comentarios

0 comentarios

No hay comentarios todavía. ¿Quieres añadir uno?

Escribir un Comentario

Escribir un Comentario

12 − dos =