caixa popular
caixa popular
caixa popular

La Ley de Juego valenciana pondrá 'coto' a su masificación en barrios humildes y junto a centros escolares

Desde la patronal critican la “inseguridad jurídica” que resultará de ampliar la distancia entre locales a 1.000 metros y a 250 de colegios

Casa de apuestas junto a la Finca Roja / Google Maps

La Ley de Juego valenciana pondrá 'coto' a su masificación en barrios humildes y junto a centros escolares
01/10/2019 -

Una nueva Ley que aborde la masificación de las casas de apuestas y su incidencia en la población y ludopatía, especialmente entre la gente joven. Esa es el objetivo resumido del Anteproyecto de Ley del Juego de la Comunitat Valenciana. Una norma que ahora, tras la paralización de las Elecciones Autonómicas, volverá a las Corts para su tramitación. Hay que centrarse en la “proliferación descontrolada” y el “alarmante aumento” asociado de la ludopatía, señaló la semana pasada el síndic de Compromís, Fran Ferri.

La normativa actual de Regulación del Juego, de 1988, ofrece unas condiciones más laxas respecto a otros territorios del Estado, que ha resultado en ser uno de los territorios con más casas de apuestas en relación a los habitantes. El mapa de locales de sólo una de las casas de apuestas, Codere -oficial del Real Madrid-, es capaz de dibujar la silueta de la Comunitat. Solo una de todas las casas de apuestas que han proliferado.

Desde la patronal del juego, Cejuego, minimizan el problema de la ludopatía asociada a este tipo de salones: “sólo” afecta al 0,3% de la población, cerca de 15.000 en la Comunitat. Desde la Universidad de València (UV) el análisis es diferente: la adicción al juego es un problema que, con la proliferación de las casas de apuestas deportivas, tanto físicas como online, crece. Una relación directa.

Codere a Espanya.

Según apuntaron desde la Unidad de Juego de la UV, la relación entre las casas de apuestas y el aumento de la adicción “se ha podido constatar científicamente“. El estudio, con Mariano Chóliz y Miguel Mazón al frente, entrevistó a 5.000 jóvenes de la Comunitat Valenciana, de una edad entre 15 y 19 años. De estos, 2.700 -es decir, un 54%-, señalaron haber apostado; aunque la Ley vigente lo prohíbe, se comienzan a desarrollar problemas a edades tempranas. Según el estudio, un 2% de los menores están en riesgo de desarrollar ludopatía, una cifra que aumenta hasta el 5% entre los 19 y 19 años; muy superior a las cifras que maneja la patronal, interesada en la proliferación de las apuestas.

En respuesta a Ferri, que demandaba un mayor control sobre el tema, el President de la Generalitat, Ximo Puig, anunció la “próxima” vuelta a las Corts de la futura Ley de Juego. “El Consell no es indiferente. Trabaja en distintos frentes para combatirlos. La nueva Ley de Juego, en las próximas semanas, entrará de nuevo en este parlamento”, señaló Puig.

Zonas de influencia para salones y casinos

Es relativo a las distancias donde parece estar, hasta ahora, la principal discrepancia entre el proyecto del Botànic y el lobby de las casas de apuestas. Según se detalla en el anteproyecto, se establecerá anexo a la Ley un reglamento que “determinará las condiciones de funcionamiento de los establecimientos”, así como las “prohibiciones de acceso” y las “zonas de influencia”; los radios entre estas y respecto a otras entidades -como colegios- en las que se pueden ubicar.

En un principio, se plantearon 700 metros entre locales y a un mínimo de 150 de centros escolares. Tras diversas enmiendas, las cifras planteadas se sitúan en 1.000 y 250. Unas distancias que, con el carácter retroactivo de la Ley, obligará al cierre de locales. Según la patronal, se traducirá en una “clamorosa inseguridad jurídica” que se traducirá, sin tener datos concretos, en el cierre del “50% de las casas de apuestas en las grandes ciudades”. Actualmente hay 373 en la Comunitat.

Multa de 6.000 euros

Según la Generalitat, entre 2013 y 2017 “se han multiplicado por tres” la cantidad de personas que hacen apuestas en la Comunitat. La nueva norma incorporará “una revisión y endurecimiento del régimen de infracciones y sanciones”, en especial, en lo referente a los menores de edad. Que un menos entre a un local sin zona especialmente adaptada a ello conllevará una multa de 6.000 euros.

Otra de las posibles medidas a aplicar tras la aprobación de la ley es la instalación de mandos a distancia para las máquinas de juego de los bares. Así, de una forma semejante a las máquinas de tabaco, se dificultará todavía más el juego a los menores.

Más información

0 comentarios

0 comentarios

No hay comentarios todavía. ¿Quieres añadir uno?

Escribir un Comentario

Escribir un Comentario

5 × uno =