caixa popular

La protección de Ciutat Vella: grandes transformaciones a 20 años

El PEP del Conjunto Histórico tiene previsto un coste de 72,9 millones de euros para proteger y restaurar el entorno

La protección de Ciutat Vella: grandes transformaciones a 20 años
26/03/2019 -

Hace casi un año, en junio de 2018, salió a exposición pública el la versión preliminar del PEP de Ciutat Vella, es decir, su Plan de Protección Especial. Tras propuestas, alegaciones, cambios y exposición a la ciudadanía, se prevé su puesta en marcha en los próximos meses. Se trata de un plan que afectará a numerosos aspectos del Casco Histórico de València, desde las terrazas de los bares y el comercio tradicional hasta las licencias de los pisos turísticos. Su gasto previsto es de 72,9 millones de euros.

El plan, ya ultimado, pretende poner en valor el patrimonio e historia del distrito con la limitación, entre otras cosas, de nuevas licencias para hoteles o pisos turísticos. Unas propuestas, sin embargo, que no han gustado a las principales asociaciones de vecinos, Amics del Carmen i Veïnat en perill d’extinció, porque consideran que “expulsa al vecindario”.

Tres grandes apartados componen el PEP: ordenación, patrimonio y gestión; equilibrio de dotaciones y regulación de usos y actividades; infraestructura verde, espacio público y paisaje urbano. Dentro del primer apartado está una de las grandes reivindicaciones vecinales que marcaron las anteriores legislaturas: recuperación de áreas degradadas.

Esta recuperación contempla la inclusión de nuevos edificios ‘no monumentales’ pero que serán sujetos de restauración para “incrementar el valor patrimonial y ambiental del Conjunto Histórico”.

Las terrazas de Ciutat Vella

Según el Estudio de Viabilidad Económica, el conjunto de inversiones del PEP tiene un coste total de 72.882.736,19 euros. 2,8 millones de euros irán directamente a la “obtención de zonas verdes” y su urbanización. Es por ejemplo el caso de la Plaza de los Navarros y Plaza del Ángel, dos pequeños enclaves cercanos a la Torre de Serranos, lugar en el que también se restaurará una torre adosada a la Muralla Musulmana.

La principal partida, de 49,5 millones de euros, es la dedicada a la “obtención de equipamientos dotacionales y edificación o rehabilitación de los mismos”, es decir, nuevos espacios en el emplazamiento histórico para servicios públicos.

Se retirarán, además, las gasolineras de Ciutat Vella situadas en el Parterre, Guillem de Castro y Xàtiva. Para esto irá destinada la partida más pequeña de 181.197 euros.

Uno de los elementos del PEP que más controversia ha causado trata las terrazas de negocios de restauración. “Debe abordarse el problema que genera la ocupación del espacio público por extensión del negocio o actividad privada como es el caso de las terradas […] y otros elementos que invaden el espacio público”, argumenta el plan.

Distintas plataformas de hosteleros denuncian que, con el actual Gobierno municipal, se perderán miles de puestos de trabajo a causa de las limitaciones a las terrazas, algo que “se suma” a la aplicación de ‘Zona Acústicamente Saturada’ de El Carmen, que limita horarios con el fin de evitar ruidos durante la madrugada. El Ayuntamiento propone la obligación a las terrazas de dejar un espacio de 3 metros libres en aquellos casos que se encuentran al lado de un monumento o edificio protegido, con el fin de evitar su deterioro. Esto afecta a numerosas terrazas del caso antiguo, como puede ser el caso de los negocios de la Calle Caballers. En el caso de las plazas las terrazas no podrían ocupar más de un 20% y estar a 1,8 metros de la fachada.

“Ansia depravadora”

Según el mismo estudio económico, estos costes serán asumibles para la Casa Consistorial siempre que se realicen a “medio plazo”. Todas las mejoras, rehabilitaciones y construcciones, se plantean para un período de 20 años. También se recogen en el programa zonas dónde se crearán nuevas dotaciones sanitarias y escolares a cargo de la Generalitat.

Aunque el PEP protege a miles de edificios -2.250 inmuebles antes de las modificaciones-, para las principales asociaciones de vecinos de Ciutat Vella esto es insuficiente y se “expulsa al vecindario“. Desde Veïnat en perill d’extinció, a principios de mes, tildaron de “timo” las propuestas del PEP porque, aseguran, aún se contemplan 70 licencias a hoteles y apartamentos turísticos. Otra asociación, Amics del Carme, detallan que el Consistorio no restringe de forma adecuada “el ansia depravadora” del sector hotelero.

Más información


jo amb ribo

0 comentarios

0 comentarios

No hay comentarios todavía. ¿Quieres añadir uno?

Escribir un Comentario

Escribir un Comentario

20 − 16 =