25n
25N
25N

Observatori del Canvi Climàtic, la contribución de València al desarrollo sostenible

Este centro, inaugurado en el año 2012, trata de sensibilizar a la población sobre el problema que supone el cambio climático

Observatori del Canvi Climàtic, la contribución de València al desarrollo sostenible
08/02/2021 -

La crisis mundial provocada por la pandemia de la Covid-19 hizo que, desde el año pasado, todo aquello que no tenía que ver con el virus se quedara relegado en un segundo plano. Uno de estas cosas es la lucha frente al cambio climático, un problema que, no obstante la pandemia, todavía está presente en nuestras vidas. El Observatori del Canvi Climàtic lleva desde 2012 tratando de hacer frente a este problema global y tiene como objetivos la formación y la sensibilización ciudadana ante el cambio climático, así como mostrar la contribución de València al desarrollo sostenible.

El Observatori se sitúa en la calle Dr. Lluch, en pleno barrio del Cabañal-Canyamelar y en lo que antes era una antigua alquería, ahora rehabilitada en forma de museo divulgativo sobre el cambio climático. Este centro depende de la Fundación Clima y Energía, propiedad del Ayuntamiento de València. Además del Observatori del Canvi Climàtic se encuentra la Oficina de la Energía de València, un espacio de información y formación dirigido a la ciudadanía donde se proporciona asesoramiento ante temas como la eficiencia energética, las facturas de electricidad o la transición energética.

Actualizado a la nueva situación provocada por la Covid-19, en el Observatori del Canvi Climàtic se ha reducido a un máximo de 6 personas las visitas libres y a 10 por educador para las actividades, como es el caso de las visitas desde centros escolares que se pueden hacer al Observatori de forma presencial e incluyen, además de la visita guiada, una serie de actividades en el taller. Dada la situación, es obligatorio el uso de la mascarilla en todo momento. Además, los encargados de las guías también ofrecen acercarse en los centros escolares de manera online.

Todas las actividades ofertadas son gratuitas. Existen varios tipos de actividades disponibles para todos los colectivos, tanto niños como adultos o gente mayor, y las actividades se ofrecen tanto en castellano como valenciano. El centro está abierto al público de lunes a viernes en horario de 9 a 14 h y de 15 a 19 h, además de los sábados que está abierto de 10 a 14 h.

La visita

Una de las cosas más destacadas del centro es su diseño y de la cantidad de recursos expositivos con los que el centro busca conformar un espacio interactivo y dinámico, junto con innovadores sistemas audiovisuales y un equipo de educadores ambientales. En este caso, nos acompaña el educador ambiental y biólogo Josep Puentes Higueras, quien anima a la gente a visitar el Observatori para “concienciarse del problema que tenemos, y es muy interesante porque aportamos diferentes soluciones de acciones que podemos hacer diariamente para reducir emisiones”.

En cuanto a la visita, esta consta de diferentes partes. En primer lugar, se muestra de manera muy visual cómo nos afectará el aumento del nivel del mar en los próximos ochenta años en la ciudad de València. Un problema, causado principalmente por la expansión térmica (al calentarse el agua tiende a expandirse y subir el nivel). Ante esta situación, “mucha gente no es consciente de estos efectos, hay gente que incluso lo niega. Habrá gente que hasta que no se vea en el límite, no reaccionará”, explica Josep. Además, añade: “Si vives en el centro de la ciudad tal vez ni te das cuenta, pero la gente que vive más en la costa está viendo como cada vez más que el mar está ganando más terreno”.

Seguidamente, se puede ver una vitrina llena de herramientas para un consumo responsable tanto de agua y movilidad como de energía y residuos. En esta sección se tratan maneras de reducir el consumo de estas herramientas con cosas del día a día que pueden ser desconocidas como ‘el consumo fantasma’, hábitos que hay que desterrar o un embudo para el aceite para reutilizarlo. Además, también se explican cuestiones como la importancia de beber agua del grifo, siendo el agua de València potable y segura para su consumo.

Continuando por la planta baja del centro, se observa el gráfico “Warming Stripes” en el cual se representa el aumento de la temperatura global en mundo y como esta ha subido de manera considerable en los últimos años, teniendo en cuenta que representa desde el año 1850 hasta el 2017. “Todo este periodo se correspondería aproximadamente en un aumento de la temperatura de 1,35 grados. Mucha gente piensa que no es demasiado, pero sí es, porque ese aumento de temperatura hace que todo el sistema climático esté alterado y puedan haber más lluvias fuertes, en otras zonas más sequías, olas de frío…”, explica Puentes Higuera.

La parte más audiovisual de la visita la encontramos con la explicación del efecto invernadero y lo que supone que cada vez esté más presente. Todo, dentro de una especie de “nube” de invernadero. Todo conectado, por lo tanto, en un mismo sentido, para hacer ver como la actividad del ser humano, con la gran cantidad de gases de invernadero que se emiten (dióxido de carbono, metano y óxido nitroso, entre otros), está alterando el clima  hasta el punto de haber ‘refugiados climáticos’, “personas que tienen que emigrar del lugar en el cual viven a causa de la falta de recursos provocada por situaciones como la desertización”, cuenta el biólogo.

Esta alteración climática no nos afecta solo a las personas, sino también a los animales y a las plantas. Algunos animales ya no migran hacia África, ya que encuentran los recursos necesarios en España, como es el caso de las cigüeñas. Otros, incluso, pueden verse abocados a la extinción a causa por el calentamiento global del planeta. En cuanto a las plantas, según explica Josep Puentes, algunas ya se han visto en lugares más altos de lo que se solía ver, puesto que cuanto más altura, menos calor soportan.

Soluciones ante el cambio climático

En la planta alta del Observatori del Canvi Climàtic se encuentra la exposición relacionada con las “pequeñas contribuciones” que se pueden hacer en el día a día para reducir la cantidad de gases contaminantes que se emiten cada día a causa de la actividad humana. Entre ellas, se encuentran las 10R, una serie de acciones que, además de las 3 conocidas (Reducir, reutilizar y reciclar), están destinadas hacia un consumo responsable tanto de productos como de alimentos.

Para clasificar las diferentes formas de contribuir a un ahorro de la emisión de gases contaminantes, desde el Observatori se realizó un panel, actualmente actualizado, denominado “Tus decisiones cuentan”. En esta se diferencian acciones de ahorro bajo, moderado o alto. En este panel interactivo, las decisiones que provocan un ahorro mayor son vivir sin coche, reducir los viajes en avión y contratar electricidad de fuentes renovables.

Sin embargo, una de las formas más recomendadas de actuar es reducir la ingesta de carne, sobre todo de becerra, puesto que esta es la que más metano emite. Por lo tanto, reducir la ingesta de carne y aumentar la dieta vegetariana ayudaría a ahorrar una gran cantidad de gases.

Por lo tanto, el Observatori del Canvi Climàtic trata de sensibilizar a la ciudadanía ante el cambio climático que ya nos está afectando, aunque haya quién lo niegue las “evidencias están, y de hecho, solo hay que mirar para verlas”, expresa el biólogo.

Más información

0 comentarios

0 comentarios

No hay comentarios todavía. ¿Quieres añadir uno?

Escribir un Comentario

Escribir un Comentario

5 × cuatro =