25n
25N
25N

Las nuevas restricciones castigan a los bares, restaurantes y cafeterías

La patronal autonómica del pequeño comercio considera que aplicar medidas restrictivas a un sector que se ha comprobado que no es foco de contagio “no tiene ningún sentido”

Las nuevas restricciones castigan a los bares, restaurantes y cafeterías

La Generalitat Valenciana ha decretado nuevas medidas restrictivas para tratar de frenar el ritmo de contagios en esta tercera ola de la pandemia. Una de las medidas más destacadas de las anunciadas esta tarde por el president Ximo Puig i por la consellera de Sanidad Ana Barceló ha sido el cierre temporal de todos los bares, cafeterías y restaurantes de la Comunitat Valenciana.

Así, solo se permitirá el servicio de comida para llevar, quedando exceptuados de esta medida el servicio de hostelería de hospitales y clínicas que se utilizará únicamente para profesionales o acompañantes de enfermos, los servicios de hostelería y restauración en hoteles y centros de trabajo, los servicios de restauración en áreas de servicio y los servicios de restauración en comedores escolares.

Además, también se ha decretado el cierre del comercio a las 18 horas, a excepción de los establecimientos esenciales, como alimentación o farmacia.

Este anuncio de decretar el cierre total de la hostelería y el ocio como medida sanitaria de contención de virus es una noticia difícil de digerir para el sector, que vuelve a ser al que mayor sacrificio se le exige para mejorar la situación sanitaria, hecho que supondrá el cierre definitivo de muchos establecimientos.

“UNA FACTURA MUY ALTA”

La Coordinadora Empresarial del Ocio y la Hostelería ha criticado que el Consell da “palos de ciego” con estas nuevas restricciones y considera que “se les está yendo de las manos la gestión política de la crisis sanitaria”. “Así no saldremos de esta situación, ni de la sanitaria ni de la económica”, aseguran.

Para la Coordinadora, “con esta decisión se castiga, de nuevo, a bares, restaurantes, cafeterías y locales de ocio para ganar tiempo”, lo que supone “una factura muy alta para las miles de pymes y trabajadores del sector”.

Según han señalado, “no pueden haber más demoras ni letra pequeña en el plan de ayudas para el sector, porque estamos de nuevo en la misma situación que en marzo, pero con la diferencia que, ahora, partimos de una facturación de menos cero”.

En este sentido, desde la Coordinadora exigen “capacidad para completar el anunciado paquete de medidas económicas, con criterios objetivos, trámites sencillos y dotación de recursos económicos suficientes”.

LA “PUNTILLA” PARA EL PEQUEÑO COMERCIO

Por su parte, la Confederació d’Empresaris del Comerç, Servicis i Autònoms de la Comunitat Valenciana, CONFECOMERÇ CV, destaca que son restricciones “muy duras” y la “puntilla” para un pequeño comercio “que cumple estrictamente con todas las medidas de seguridad y que en toda esta crisis ha demostrado tener un comportamiento ejemplar”.

La patronal destaca que las medidas no contribuyen a aliviar la grave situación sanitaria, dado que en los comercios no es donde se producen los contagios, y acrecienta la delicada situación económica por la que atraviesan los pequeños negocios.

“El comercio de proximidad es uno de los sectores que viene sufriendo el impacto de las medidas para contener la propagación del virus, impactando de lleno en su actividad diaria, con limitaciones cada vez más restrictivas de aforo, en pleno inicio de campaña de rebajas, y ahora con limitación de su horario comercial, sin haber adoptado acciones que puedan enmendar estas circunstancias y que vayan dirigidas directamente al sector para paliar este perjuicio”, denuncian.

En este sentido, la Confederación insta a la Generalitat a que se tomen medidas urgentes para poder revitalizar aquellos comercios gravemente afectados, que arrastran caídas de hasta el 60% de facturación, principalmente los comercios de equipamiento personal, y que representan en la Comunitat Valenciana el 45% del tejido empresarial de pymes, micropymes y autónomos del comercio autonómico, pero también otras actividades comerciales.

PLAN RESISTE

Precisamente ayer, el propio president Ximo Puig avanzaba un plan de choque para apoyar a los sectores más afectados por la pandemia. Dotado con 340 millones de euros, el Plan Resiste se centrará en ofrecer ayudas complementarias al sector de la hostelería y restauración, actividades turísticas, artísticas, parques de atracciones y ludotecas, así como a los sectores relacionados con la fiesta.

El Plan Resiste, dotado de seis medidas principales, “es fruto de un gran acuerdo entre los agentes sociales de los sectores que, actualmente, a causa de la pandemia y de las nuevas restricciones, son más vulnerables. De esta manera, lanzamos estas ayudas para, de manera simultánea, impulsar la reactivación económica y, por supuesto, seguir salvando vidas que, ahora mismo, es nuestra prioridad”, señaló Puig.

Más información

0 comentarios

0 comentarios

No hay comentarios todavía. ¿Quieres añadir uno?

Escribir un Comentario

Escribir un Comentario

tres × uno =