25n
25N
25N

“Muchas personas han recurrido a la música para no sentirse solas”

Hacemos un recorrido por las entidades solidarias que, a través de la música, acompañan, cada día, a miles de personas

“Muchas personas han recurrido a la música para no sentirse solas”
10/07/2020 -

La música ha sido la gran aliada, sobre todo, en los momentos más difíciles. Su melodía ha conseguido trasportar, a otros lugares, a miles de personas que buscaban un refugio para liberar emociones y dejarse llevar. Y es que la música, en su estado más puro, permite recordar, conocer otras culturas y, además, mejorar la salud y el bienestar. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), las artes, entre las que se incluye la música, no solo aportan importantes beneficios a nivel psicológico, sino que pueden ser de gran ayuda para abordar problemas físicos o, incluso, reducir los efectos secundarios de tratamientos médicos.

Por primera vez, la OMS recomienda incluir todas estas disciplinas artísticas en los sistemas sanitarios. Una recomendación que, por supuesto, comparten las diferentes asociaciones solidarias que, en la Comunitat Valenciana, han estado al pie del cañón para, a través de la música, aportar su granito de arena en alegrar residencias, ayudar a quienes más lo necesitan o formar parte de la recuperación de pacientes.

Este es el caso de ‘Músicos por la Salud’. Desde 2015, esta fundación visita los hospitales de la Comunitat Valenciana para ofrecer momentos de respiro y alivio a través de la música. “Las áreas que más visitamos son cuidados intensivos, oncología, hemodialisis y salud mental. Son las más duras, pero también las que más necesitan de la música para sobrellevar situaciones difíciles”, cuenta Guillermo. Para ello, organizan microconciertos participativos y emocionalmente significativos en los que los pacientes, además, pueden escoger sus canciones favoritas.

“Nos adaptamos a las circunstancias de las personas. Antes de empezar, hablamos con la supervisora y, por supuesto, nos presentamos para preguntarles si les parece bien que estemos allí y, sobre todo, qué les apetece escuchar. La capacidad de improvisación es altísima. Por eso, para nosotros, es imprescindible contar con músicos profesionales”. Ahora, desde ‘Músicos por la Salud’ han ideado la iniciativa ‘Encarga tu canción’, que colocan en la puerta de las diferentes salas donde actúan, para que pacientes, familiares y personal sanitario pueda elegir lo que quieren escuchar.

“Nosotros siempre decimos que si en una sala de 20 personas, 15 no acaban cantando es que no lo hemos hecho bien y, para eso, es muy importante que puedan elegir las canciones porque las emociones que transmite una canción son significativas e individuales”, explica Guillermo.

La crisis sanitaria paralizó esta labor de ‘Músicos por la Salud’, pero no sus ganas por seguir demostrando la solidaridad en el mundo de la música. Así, surgió ‘La Canción Más Importante’. Microconciertos desde casa que, a través de videollamadas, han seguido alegrando hospitales y centros sociosanitarios. “Justo en ese momento, cuando muchas personas estaban aisladas, era cuando más necesitaban nuestra música. Hemos atendido peticiones de familiares que tenían a una persona en la UCI, y querían enviarle un mensaje en forma de canción”.

Artistas tan conocidos como Leiva, Vanesa Martín, Pablo Alborán, Amaral o Dani Martín se han sumado a estos conciertos a distancia porque, de lo que se trataba, era de agradecer a todo el personal sanitario su esfuerzo, pero, por encima de todo, de acompañar a tantas y tantas personas que “han recurrido a la música para no sentirse solas”.

LA MÚSICA, UN ELEMENTO DE UNIÓN QUE TRASPASA FRONTERAS

Bankia desarrolla, en la Comunitat Valenciana, múltiples acciones enfocadas a la promoción de la cultura musical valenciana, como la colaboración con el movimiento asociativo musical valenciano o el aumento de la actividad formativa, haciéndola accesible al conjunto de la sociedad. “Llevamos muchos años al lado de la música con el programa Bankia Escolta València con un patrocinio de un millón de euros anuales. Se trata del patrocinio más importante de nuestra entidad en todo el territorio español”, explica Rosa Piqueras, directora comercial de la Territorial de Bankia en València y Castelló.

“Gracias a esta acción, hemos elaborado e implantado varios proyectos: becas destinadas al alumnado de las escuelas de música; unos premios a la música con una dotación de 200.000 euros; una acción para la recuperación del patrimonio de las sociedades musicales llamado ’Música a la Llum’; la rehabilitación de la Alqueria Julià, que se convertirá en la Casa de la Música; o estímulos para las orquestas de cuerda valencianas, entre otros. En definitiva, se trata de una contribución de gran calado que ha transformado el ecosistema musical valenciano”.

“El mundo de la música ha demostrado siempre una capacidad de resistencia enorme”

Y es que, precisamente, gracias al apoyo de entidades que, de manera desinteresada, apoyan a la música, pero también al trabajo incansable que realizan desde los diferentes centros musicales y bandas, la Comunitat Valenciana no solo cuenta con profesionales de alto nivel, sino que, además, son posibles proyectos en los que la música actúa como un nexo de unión entre territorios y la solidaridad se alza como el motor principal.

En el ‘Centre de Música i Dansa de Natzaret’ llevan 16 años comprometidos con el proyecto Kiziguro. A través de conciertos solidarios, “fomentamos la igualdad de oportunidades en países en vías de desarrollo y, sobre todo, intentamos despertar conciencias”, cuenta Francesca Soriano, miembro de la comisión del proyecto.

“Gracias a los fondos que recaudamos con nuestra música, hemos podido actuar en materia de educación, alimentación, salud o vivienda en Kiziguro, una zona de la región de Rwanda, que estaba abandonada pese al desarrollo del país. Estamos hablando de un lugar en el que hay que caminar mucho para ir a la escuela, para ir a por agua… y, desde 2004, estamos trabajando para que tenga una educación, que creemos que es la base del desarrollo; para que cuenten con viviendas que les protejan de los temporales y las inundaciones; o para que utilicen la explotación agraria también como un medio de vida y no solo para la subsistencia”.

“Existe una función humanitaria en la música”

Bajo el lema ‘Desde la música a la solidaridad’, este centro musical trabaja de forma incansable para seguir manteniendo su programa solidario. “Sabemos que han sido tiempos difíciles”, pero llevan en su ADN la solidaridad. “El ‘Centre de Música i Dansa de Natzaret ya nació por iniciativa vecinal, en 1984, con el objetivo de ofrecer alternativas en un momento en el que la situación del barrio era extrema por el abandono y por las drogas”, concluye Francesca Soriano.

La música es capaz de transformar a toda una sociedad, pero también ha demostrado, con creces, que pese a los momentos de crisis siempre vuelve a levantarse. “El mundo de la música en la Comunitat Valenciana es muy resiliente. Ha demostrado siempre una capacidad de resistencia enorme. Solo un dato, durante la crisis de 2008, ninguna sociedad musical interrumpió su actividad, es más crecieron en número. Ahora, con la amenaza del Covid-19, sin duda un duro enemigo, el impacto ha sido fuerte, pero saldremos. Y Bankia estará ahí, trabajando codo con codo con el sector buscando las soluciones”, señala Rosa Piqueras.

UN ABRAZO EN FORMA DE MÚSICA

“Son tiempos difíciles”, señala Rosa Piqueras de Bankia, “pero la música y el arte en general siempre han sido una poderosa herramienta de transformación social y de mejora de la calidad de vida de los ciudadanos”. Por eso, en los momentos más complicados, la música es el salvavidas de miles de personas. Desde la Fundación Cultural Capella de Ministrers lo saben bien.

“En 2019, decidimos crear el proyecto ‘Musicamable’, la línea social de la fundación pero, con la llegada del estado de alarma, le dimos una vuelta de tuerca al proyecto y creamos una plataforma online específica para poner en contacto, por videoconferencia, a músicos de todas las partes del mundo con personas que buscaban un abrazo musical”, explica Robert, porque “justo en estos momentos, había más necesidad que antes de la música y, sobre todo, de darle una salida a la solidaridad de músicos profesionales y amateurs, que siempre hemos estado en los momentos más delicados donde la música ha servido como catalizador de las emociones”.

La experiencia ha sido más que positiva. “En dos meses, hemos hecho más de 250 abrazos. Hemos atendido solicitudes de personas convalecientes en el hospital; de residencias de la tercera edad o, por ejemplo, hemos conectado con una mujer que vivía sola y que estaba atravesando un momento delicado a nivel emocional. La diversidad de perfiles es tan amplia como estilos musicales y, sobre todo, nos hemos dado cuenta del gran potencial que tiene esta plataforma”.

Y es que, en ‘Musicamable, puedes escuchar desde música clásica o bandas sonoras, hasta samba o bosanova. Tan solo es necesario solicitar un abrazo musical en el día y hora que los músicos voluntarios tengan disponibilidad, y disfrutar de 30-40 minutos de música en directo. “Esta iniciativa ha llegado para quedarse porque ofrece la posibilidad de poner en contacto a las personas usuarias con músicos que no están en la misma situación geográfica. De hecho, se ha compartido un abrazo musical entre Brasil y una residencia de Nules (Castelló)”.

Sin duda, el lenguaje de la música es universal y esa posibilidad de transformar y dar bienestar emocional es indescriptible. “Existe una función humanitaria”, apunta Robert. Por eso, desde ‘Musicamable’ hacen una llamada abierta “a todas aquellas personas que tengan un mínimo de soltura con un instrumento o cantando para que se unan a este proyecto. No estamos buscando una técnica excelente porque la música en si, sea del nivel que sea, y siempre que se haga con buen gusto, es suficiente para que el abrazo sea de la mayor calidad”.

Pues, al final, la voluntad de todas estas entidades solidarias no es otra que compartir, ofrecer apoyo y acompañar, mediante la música, a todas aquellas personas que necesitan seguir soñando.

Más información

0 comentarios

0 comentarios

No hay comentarios todavía. ¿Quieres añadir uno?

Escribir un Comentario

Escribir un Comentario

quince − once =