25n
25N
25N

Comedor 'verde', jardines verticales y LED ante la emergencia climática

Comedor 'verde', jardines verticales y LED ante la emergencia climática
26/01/2020 -

Calderas de condensación que consumen menos recursos, placas solares, comedores escolares basados en productos de proximidad, jardines verticales o la mejora de las condiciones de aislamiento son algunas de las medidas que se están poniendo en marcha en algunos centros educativos de la Comunitat Valenciana con el fin de adaptarse y ‘plantar cara’ a la situación de emergencia climática.

Con este objetivo, la Conselleria de Educación señala que los proyectos de construcción de infraestructuras se diseñan de acuerdo a criterios más sostenibles desde el punto de vista arquitectónico, con acciones referentes al aislamiento térmico de los edificios y de protección solar, y desde la perspectiva de la ingeniería, donde se incluyen medidas en las instalaciones de luz y agua.

Un ejemplo, avanzan desde la administración educativa a Europa Press, es un proyecto que se llevará a cabo durante el curso 2020-2021 con financiación de los fondos europeos Feder para mejorar el sistema de calefacción de diversos institutos. En concreto, se cambiarán las calderas de gas natural o gasoil por otras de condensación, con un consumo menor, con una dotación de 1,8 millones de euros.

Actualmente, desde la Conselleria –a través del Programa Operativo de la Comunitat Valenciana 2014-2020 sufragado con fondos Feder al 50 por ciento– se están realizando inversiones en materia de eficiencia energética encaminadas a reducir el consumo de 26 centros de educación secundaria.

Así, en el ejercicio 2018, se reformó la instalación lumínica de cinco IES con un coste total de 344.609 euros y en el curso 2019-2020 se procedió a la instalación de lámparas con tecnología LED en veinte centros más, por un importe de 1,7 millones. Las reformas consisten en la sustitución de lámparas fluorescentes por otros de LED y la instalación de sensores detectores de presencia y que regulan el flujo de luz artificial en función de la aportación de iluminación natural.

Próximamente, a lo largo del curso 20-21, se proyecta actuar en el sistema de calefacción de estos mismo centros, sustituyendo las calderas de gas natural o gasoil por otras de condensación, que consumen menos recursos. El presupuesto estimado de 1,8 millones de euros y, además, después de realizar los estudios necesarios, se prevé realizar alguna instalación de aprovechamiento de la energía solar mediante placas fotovoltaicas.

Otras actuaciones que se están impulsando son dar prioridad al uso de materiales aislantes naturales renovables o de fibras inorgánicas de escasa incidencia en el medio ambiente; o sistemas en las fachadas que proporcionan a los edificios aislamientos exteriores continuos que evitan la aparición de los llamados ‘puentes térmicos’, como los paneles de composite en el CEIP Nou 103 de València o el SATE del CEIP Cervantes de Gandia.

También desde el Ayuntamiento de València se impulsan acciones frente al cambio climático. El pasado mes de noviembre el consistorio informó de la instalación un jardín vertical en el CEIP Ciutat Fallera de València que permite regular la temperatura y aislar el ruido. De este modo, el agua de lavabos y duchas que utilice profesorado y alumnado del colegio se reutilizará para regar el huerto escolar mediante un muro verde instalado en el colegio.

Se ha llevado a cabo en el barrio de Benicalap gracias al programa europeo ‘GrowGreen’, gestionado por el consistorio y Las Naves, y enmarcado en la iniciativa ‘Més Verd Benicalap’.

PREMIO NACIONAL

Por su parte, un centro educativo pionero en trabajar hacia la sostenibilidad es el Colegio Público de Hurchillo, quien recibió recientemente el Premio Nacional de Alimentación Escolar en el Ministerio de Sanidad y Consumo por su proyecto ‘Sabor de vivir’.

Este cole de la pedanía de Orihuela (Alicante) tiene un comedor escolar con más de cien comensales diarios y que lleva 12 años en funcionamiento. A lo largo de esta década, informa se han propiciado diferentes estrategias para poner en valor la alimentación escolar. Una de las estrategias “más significativas” ha sido el consumo de fruta en el almuerzo en más del 90 por ciento del alumnado. Igualmente, también se promueve la realización de zumo de naranja por parte de los alumnos de infantil cada miércoles desde hace bastantes años.

Además, ha editado tres libros de recetas de cocina elaboradas en el centro en las que destaca “una defensa muy importante” del consumo de la alcachofa. Cada año, el colegio organiza unas jornadas de cocina ecológica en el que participan diferentes cocineros, en las últimas jornadas asistieron alrededor de 300 personas. El proyecto ‘Sabor de vivir’ ofrece igualmente una serie de estrategias saludables como actividades de danza.

Más información

0 comentarios

0 comentarios

No hay comentarios todavía. ¿Quieres añadir uno?

Escribir un Comentario

Escribir un Comentario

veinte + 14 =

Informacion coronavirus
diputacion covid19
mancomunidad horta sud