25n
25N
25N

Hasta aquí había playa

El efecto de las sucesivas ampliaciones del Puerto de València es notorio gracias a imágenes aéreas

Hasta aquí había playa
17/11/2019 -

En las playas al sur de València -las que quedan, una fue sustituida por cemento-, entre la desembocadura del nuevo cauce y algo al norte de la Gola del Perellonet, la línea de costa ha retrocedido entre nueve y 65 metros. Es una de las conclusiones a las que llega el estudio ‘Caracterización de la textura de los sedimentos y evolución de la línea de costa desde Pinedo hasta la gola del Perelló mediante imágenes LANDSAT (1984-2014)’, recogido por eldiario.es.

Un proceso muy visible, a simple vista, que hace unos años se negaba desde los niveles más altos de la Administración: el gobierno socialista de José Luís Rodríguez Zapatero afirmó, en 2007, que el puerto “no produce efecto barrera” y que no es la principal causa de la erosión de las playas al sur de este. Uno de los motivos por los cuales se aprobó la Declaración de Impacto Ambiental que ahora, de nuevo, pretende utilizar el puerto pese los cambios en la ampliación norte.

Tanto desde el Ayuntamiento de València, con Joan Ribó al frente, como desde la Conselleria de Medi Ambient, con Mireia Mollà, se ha reclamado al Puerto que paralice el proceso de adjudicación. Quieren que este se mantenga a la espera del Ministerio de transición Ecológica, para que dictamine si hace falta o no una nueva DIA.

Lo cierto es que, tras las ampliaciones de 1965 y, en especial, la acometida a finales de los 80 y principios de los 90 -que arrebató la playa al barrio de Natzaret-, el retroceso de la línea de costa ha sido acusado.

Retroceso visible

Con el uso de la herramienta Google Earth Pro puede verse, aproximadamente, el estado de la línea de costa actual -aunque este fluctúa entre temporales-. Gracias al archivo digital de imágenes aéreas del Ministerio de Fomento, accesible a través del Centro de Descargas, puede apreciarse la evolución de la costa de la Devesa, la línea de defensa de la Albufera.

En una rápida comparación, al norte de la Gola de Pujol, puede apreciarse el retroceso. Comparado con una imagen aérea de 1965, puede verse como la erosión de la playa es mayor conforme más al norte -y más hacia el Puerto-. Se trata, exactamente, de lo descrito en el estudio: el efecto ‘sombra’ del puerto con los sedimentos afecta, en especial, desde El Perelló hasta la Gola de Pujol, cuando la erosión, poco a poco, desaparece para ser una zona ligeramente acumulativa.

También puede apreciarse como la anchura de la desembocadura ha disminuido, a la vez que disminuye las aportaciones de agua a la Albufera y, con ello, la apertura de compuertas para su desagüe.

Desde una vista más cercana a la zona de la Gola, el problema es mucho más visible. Pese a ello, se trata de uno de los lugares donde el retroceso no es mayor; justo al sur del puerto, en la playa de l’Arbre del Gos, es donde se registra el máximo retroceso, con 65 metros.

Relleno

Las soluciones a este problema son complicadas. Limitar el efecto ‘sombra’ del puerto es, prácticamente, imposible. Como imposible es la destrucción de zonas del puerto para ello. Desde el Ministerio de Transición Ecológica se ha aprobado la redacción de un proyecto para llevar arena ‘nueva’, y recuperar así, por lo menos, 20 metros de costa. Junto a esto, también se ha propuesto alargar espigones en algunas Golas para propiciar el proceso acumulativo de sedimentos. De momento, los millones de inversión para rellenar con arena son solo soluciones transitorias.

Más información

0 comentarios

0 comentarios

No hay comentarios todavía. ¿Quieres añadir uno?

Escribir un Comentario

Escribir un Comentario

8 + 8 =