25n
25N
25N

Garijo: “La ausencia de políticas de memoria democrática ha hecho que tengamos partidos que se reconocen como herederos de ese oscuro pasado”

Entrevistamos a la consellera de Participación, Transparencia, Cooperación y Calidad Democrática, Rosa Pérez Garijo, quien detalla que “hay expedientes de Blasco y de los gobiernos del PP sin justificación por valor de 8 millones de euros”

Garijo: “La ausencia de políticas de memoria democrática ha hecho que tengamos partidos que se reconocen como herederos de ese oscuro pasado”
09/03/2021 -

La Generalitat Valenciana es pionera en cuanto a transparencia a pesar de que su área a penas cumple los seis años de vida. No obstante, por esta Conselleria, la de Participación, Transparencia, Cooperación y Calidad Democrática ya han pasado dos titulares, el primero, durante el Botànic I, bajo el mando de Manuel Alcaraz, miembro de la coalición Compromís, y desde la renovación del pacto y con la firma del Botànic II y la entrada al gobierno valenciano de Unides Podem, esta misma conselleria es la que titula la formación de Esquerra Unida, actualmente bajo la supervisión de Rosa Pérez Garijo.

A los pies de la Alameda valenciana, y concretamente en las instalaciones de lo que fue el antiguo hospital La Cigüeña de València, donde se rumorean casos de recién nacidos robados y lo que fue a posteriori, la Conselleria de Agricultura y una de las sedes de reparto de los packs amarillos para la visita del papa a València, bajo las órdenes del conseller Cotino, se encuentra ahora mismo la sede de la Conselleria de Participación, Transparencia, Cooperación y Calidad Democrática, abreviada a Calidad Democrática para su titular.

En estas instalaciones nos citamos con Garijo para hablar de toda su gestión al frente de una de las consellerias más importantes pero al mismo tiempo muy criticada por la oposición y muy invisibilizada. Con Garijo, descubrimos que hoy en día todavía se continúan investigando expedientes de Blasco y del PP de hace más de una década, algunos sin justificación por valor de 8 millones de euros, o que la titular de memoria democrática se siente “en deuda” con las víctimas del franquismo y con los familiares de desaparecidos por la guerra “por su tardía involucración” en cuanto a cerrar la herida que dejó la guerra civil, los asesinatos, fusilamientos y políticas, que se llevaron a tiempo en la España más oscura y negra, de las que ahora algunos partidos políticos se sienten herederos.

¿Cuáles fueron los retos que se marcó usted cuando entró a la Conselleria?

A mí me parece que las tareas que tenemos en la Conselleria son muy importantes. Nosotros nos marcamos unos objetivos muy ambiciosos. O sea, yo siempre digo que, si tuviéramos que poner un nombre a esta Conselleria, sería el de Calidad Democrática. Y que en momentos, además, como los que tenemos ahora, en que hay una desafección muy grande por parte de la ciudadanía hacia las instituciones, todo lo que nosotros hacemos en esta Conselleria es fundamental: es fundamental la transparencia, nosotros queremos que la ciudadanía, sepa todo lo que hacen las administraciones públicas que la gobiernan. Por lo tanto, nosotros hacemos una tarea activa para que la gente quiera saber y ofrecer, no solo esa información que nos manda la ley de transparencia, sino que queremos ir más allá. La participación para nosotros es fundamental: yo creo que ha sido una asignatura pendiente, no de esta administración, sino de todas las administraciones. Queda muy bonito siempre, y los políticos nos metemos siempre en la boca el tema de la participación ciudadana, pero muchas veces se queda solo en meras declaraciones de intenciones. Y, en ese sentido, yo creo que nosotros hemos dado un paso decidido. Lo dije al entrar en la Conselleria, que en la legislatura anterior había sido muy importante en materia de transparencia y que ahora tocaba avanzar en participación. Hace unas tres semanas pusimos en marcha el portal de participación, que es una herramienta pionera, no hay otra en ninguna comunidad autónoma. En ella hacemos a la ciudadanía sujeto activo de las decisiones políticas, ya sea en forma de debate, como en iniciativas. Y, además, será una herramienta fundamental en cuanto a los presupuestos participativos. Son los primeros presupuestos participativos que se van a hacer de ámbito autonómico. Nosotros nos marcaremos ese objetivo y lo estamos cumpliendo a pesar de las dificultades que lleva hacer en una administración autonómica todo lo que son las políticas de participación. Muchas veces desde la administración local es más fácil, es más próximo a la ciudadanía. Pero nosotros nos marcamos ese reto. En cooperación somos unos de los referentes a nivel del Estado español en las políticas de cooperación que hacemos: vamos aumentando el presupuesto cada año. En este año de pandemia, que había muchas dudas, muchas comunidades autónomas se preguntaban si iban a mantener el presupuesto de cooperación y nosotros lo hemos aumentado. Del mismo modo, hemos facilitado durante esta pandemia que ninguna de las tareas que estaban marcadas ni ninguna de las subvenciones que estaban concedidas se vieran menguadas y en esa línea vamos a trabajar. En calidad democrática, que, para nosotros, lo engloba todo, es fundamental avanzar en memoria democrática y en calidad democrática. Yo creo que han faltado durante muchos años políticas de memoria. Un pueblo que no conoce su historia está condenado a repetirla y somos, en ese sentido, una garantía de no repetición. Por lo tanto, destacar las tareas de justicia, memoria y reparación que nosotros estamos haciendo, como las exhumaciones es muy necesario. En este sentido, pondremos en marcha todo un banco de ADN que, incluso, servirá para el tema de todos los niños y niñas robadas, una cosa que no se ha hecho en todo el Estado español. Estas, por lo tanto, son cuestiones que engloban, como decía, avanzar en calidad democrática. Yo creo que tenemos que ir avanzando en democracia. La democracia siempre puede ser mucho más llena de lo que es, y yo creo que, precisamente, la Conselleria que yo dirijo va haciendo todo un camino en esa línea.

De esos objetivos que acabas de comentar, que son muy ambiciosos y que os marcasteis cuando empezó en este departamento, ¿cuáles crees que habéis conseguido? ¿Se marca de nuevos?

Vamos avanzando. Bien es verdad que también nos ha tocado gobernar en un periodo muy difícil. No es que esta Conselleria tenga poca visibilidad, es que en estos momentos la crisis económica, social y sanitaria que se está viviendo es el centro de todo, como no puede ser de otro modo. Todo esto ha hecho que las cosas no hayan avanzado al ritmo que nos hubiera gustado. De todos modos, hay retos que nos marcamos que sí que se están cumpliendo ya. Un reto que nos marcamos es el de un territorio libre de fosas. Hemos avanzado muchísimo en ese sentido y continuaremos haciéndolo. Sabemos que era, lo digo, muy ambicioso: estamos hablando que hay muchas; empezamos en Castelló, Alicante, ahora estamos a Orihuela, en Segorbe dentro de poco tiempo, en Paterna exhumaremos la fosa más grande de todo el territorio valenciano. Por lo tanto, estamos trabajando en ese objetivo que está claro que no se puede lograr en tres meses, sino que es un objetivo de legislatura. En ese sentido, el banco de ADN permitirá centralizar todas las pruebas de las diferentes fosas que se está exhumando y que muchas veces no se están identificando. Es por eso porque necesitábamos tenerlo centralizado. Además, ha costado mucho de hacer las pruebas a gente mayor que no se podía mover de su casa. También vamos avanzando en la creación del Instituto de Memoria, en transparencia, aunque ya se había hecho una tarea muy importante durante la legislatura pasada, vamos avanzando. Nosotros en estos momentos tenemos un portal de datos abiertos que es referencia también en el ámbito del Estado español: la transparencia de la Generalitat Valenciana es la primera en el índice de políticas de transparencia. Es decir, nosotros no nos hemos quedado solo en aquello que exige la ley de transparencia, sino que queremos ir mucho más allá. Avanzamos día a día. En el tema de participación tenemos prácticamente ya en marcha un proyecto del cual serán los presupuestos participativos para el 2022, de forma que esta sea una cuestión que se quede lograda, no solo para esta legislatura, sino para futuras. O, por ejemplo, el portal de participación, que es una herramienta pionera que ha sido muy costoso de poner en marcha, casi un año de trabajo.

En materia de memoria democrática, usted ya estuvo en la Diputación de València haciendo una gran investigación para trabajar la memoria democrática en la institución. Ahora, ¿cómo cree que es el cambio en la Generalitat? ¿Cree que la Generalitat permite ir más allá para trabajar?

Evidentemente. Yo, cuando estuve a la Diputación, fui la diputada responsable de memoria histórica, yo quería marcar una línea muy ambiciosa y creo que, para las líneas de la diputación, así lo hice. Fui la primera y la única administración valenciana que exhumó las fundiciones del franquismo. En 2016 empezamos a exhumar fundiciones del 39-40-41, y fue una primera tarea que hizo que empezara a haber un movimiento asociativo de familiares que ya habían echado la toalla pensando que esto nunca iba a ocurrir. A pesar de esto, en el ámbito de la Conselleria lo que se puede conseguir es mucho más grande. Yo, por ejemplo, antes no podía poner un banco de ADN, que creo que es fundamental tanto para el tema de las identificaciones de las víctimas del franquismo, como para el tema del banco de ADN de los pequeños robados. Además, antes solo podía limitarme a trabajar en el ámbito del territorio de València. Ahora, se está haciendo a escala de todo el País Valenciano. Hemos abierto, por primera vez, expediente contra personas que han exhibido símbolos franquistas en una manifestación, y esto tampoco ha pasado en ningún lugar del Estado español.

Cuando se habla de memoria democrática, muchas personas intentan justificar el hecho que no se investiguen este tipo de hechos porque es “pinchar en la herida o en la llaga”. ¿Usted como explicaría desde la Conselleria como de importante es investigar en todo este tema?

No es que sea necesario, es imprescindible. Además, una de las cosas que siempre hago cuando estoy con los familiares es pedirles disculpas porque las administraciones tuvimos que haber hecho esto hace mucho tiempo. O sea, las administraciones tienen una deuda histórica con los familiares de las víctimas. Esto no es abrir heridas. Esto es, precisamente, lo contrario: cerrar heridas. Me parece increíble que ese discurso conservador no sea capaz ni de empatizar con el sufrimiento de las familias. Las familias no solo tuvieron que sufrir los asesinatos de sus seres queridos, sino que también tuvieron que sufrir no poder hacer el luto. El luto es una cosa necesaria en todas las culturas. A los familiares de los republicanos les robaron poder llorar, poder hacer un luto, poder enterrarlos, el hecho de poder hacerlos un simple homenaje como llevar flores a una tumba. Algunos familiares pensaban que estaban en una fosa y ha resultado que estaban en otra. La ausencia de políticas de memoria puede llegar a hacer que un pueblo que no conoce su historia esté condenado a repetirla. Estas políticas han hecho que tengamos partidos políticos en las instituciones que se reconocen como herederos de esas políticas que supusieron el pasado más oscuro y más reciente de nuestra historia. Por lo tanto, es necesario que en este país se reconozca como fue lo que pasó para que no se vuelva a repetir. Es una cosa que en países como Alemania lo tienen clarísimo. Pero, después, por el derecho de las familias, que tengan los restos de sus familiares. Esta fue una lucha que empezaron las mujeres, la mayoría viudas. La siguieron las hijas y, ahora, desgraciadamente las nietas. Hay casos en que te das cuenta de como puede de fuerte ser ese dolor de esas ausencias. Tener los restos de sus familiares es una cosa tan básica, tan lógica y tan humana…
Antes hablábamos de la anterior legislatura, cuando era el conseller Alcaraz. Entiendo que él se tuvo que comer muchos ‘desórdenes’ que venían de la anterior legislatura de Fabra. Oltra decía que se encontraba expedientes de personas con dependencia apiladas en los cajones de los despachos. ¿Qué balance hace usted de las anteriores legislaturas?
La Conselleria de Transparencia como tal no existía antes, se creó con Alcaraz. La valoración personal que hago de la tarea de Alcaraz es muy positiva. Creo que él puso en marcha muchas políticas de transparencia que nosotros ahora vamos avanzando más, porque es lo que toca. Pero, yo creo que puso en marcha una transparencia que hizo frente a la oscuridad del gobierno del Partido Popular. Estamos hablando que desde esta Conselleria hicimos posible que cualquier ciudadano o ciudadana pudiera acceder a cualquier tipo de información y a cualquier expediente de una manera automática, una cosa que, cuando gobernaba el PP, era imposible. Incluso ni algunos diputados podían acceder y tenían que recurrir a la justicia para poder hacerlo.

Antes también hablábamos del portal pionero, del GVA Participa, ahora que lleva 3 semanas, ya hay algunas propuestas para la votación ciudadana, ¿qué balance hace de su acogida?

Yo creo que muy buena. Vamos viendo la progresión de cómo va aumentando y de cómo se van registrando. Estamos dándole mucha publicidad porque es una herramienta que nosotros queremos que conozcan todos los valencianos y valencianas, una cosa que hace posible una tarea de difusión. Estamos viendo como se abren hilos de debates y, incluso, ahora mismo estamos en unas 52 propuestas, la gente quiere participar. Yo creo que es importante que la gente sepa que se puede participar y, sobre todo, que participe. Nosotros queremos que sea una herramienta que se quede para siempre. Que la utilice tanta gente que y que si vienen otros gobiernos, no sean capaces de echarla atrás.

La semana pasada o hace dos semanas salía a la luz ese listado de bienes inmatriculados de la iglesia. Hemos conocido que en el territorio valenciano hay 912. ¿Qué destacaría de este gran avance en cuanto a transparencia de estos bienes?

Creo que esta información se tendría que haber tenido mucho antes. Nosotros la hemos reclamado prácticamente desde el principio de la legislatura. Comprendemos que haya otros muchos bienes que no sean de la Iglesia católica y que se hayan podido inmatricular en su momento. Por lo tanto, a nosotros nos corresponde como Conselleria de Calidad Democrática ayudar a las administraciones, sobre todo a las locales, poner las herramientas y acompañarlas a qué puedan recuperar esos bienes. Tuvimos una reunión la semana pasada precisamente con el Colegio de registradores y registradoras y nos explicaron que hay que ver si los bienes están en el inventario, cuál sería la hoja de ruta, etc. Ahora, también, estamos pendientes de tener una reunión con la Dirección General del Catastro para ver si hay otras personas como propietarias en el catastro. A partir de aquí se trata de hacer un acompañamiento con los ayuntamientos para ver si los bienes que tienen están en el inventario. Yo creo que se tiene que iniciar un proceso en que las administraciones públicas tienen que velar por los bienes que son de todas y de todos. Estamos hablando que esto es de los valencianos y las valencianas y su defensa, la del patrimonio público, pertenece a las administraciones públicas.

Respecto al área de Cooperación que, para muchos valencianos, es como una ‘mancha negra’ en la Generalitat por todo lo que pasó con el caso Blasco, esta Conselleria todavía arrastra trámites, corrupción, malas gestiones que se intentan arreglar de la época de Blasco. Es decir, ¿qué ha supuesto tener todo ese historial?

A mí lo que sí que me gustaría remarcar es que la gestión de Blasco no puede manchar la Cooperación. La Cooperación valenciana es mucho más que Blasco. Estamos hablando que la Cooperación valenciana ya ha cumplido 31 años en los cuales se ha hecho una tarea muy importante. Además, tenemos ONG muy potentes en nuestro territorio que hacen proyectos muy importantes y que, como digo, desde la Generalitat destinamos una parte muy importante del presupuesto a la cooperación. Incluso iremos más allá. Todos sabemos lo que sucedió en la época de Blasco, en qué la Generalitat evidentemente también está como acusación particular para defender los bienes. Nosotros vamos recuperando para el presupuesto el dinero que van devolviendo, y de hecho, estamos a la espera de la transferencia de 640 mil euros de las últimas subastas que le han hecho de propiedades de Blasco. Es verdad que nosotros todavía continuamos investigando los expedientes, no solo de la época Blasco, sino también de cuando no estaba Blasco. En el 2015, cuando entra el Botànic, había expedientes que no se habían registrado nunca, por un valor de casi creo que 8 millones de euros.

Otros grupos políticos, como Ciudadanos, PP o Vox, recalcan que esta Conselleria “no sirve para nada”, y que ellos cuando puedan entrar a gobernar la eliminarán, ¿cómo encara usted este discurso?

Yo abordaría esta cuestión desde dos puntos de vista. Desde la demagogia de algunos partidos políticos, como es el caso de Ciudadanos, que dicen que esta Conselleria no es necesaria y que tendría que ser eliminada, pero, al mismo tiempo, ellos tienen compañeros que son consejeros y consejeras de Transparencia en otras Comunidades Autónomas, como por ejemplo en Murcia o Castilla-y-León, sin ir más lejos. Y que, además, como yo siempre les digo, sus compañeros y compañeras no lo harán tan bien porque no están en el número 1 de la transparencia como nosotros lo estamos. Esta Conselleria engloba calidad democrática, y, muchas veces, se trata de partidos que esa no es una cosa que les ha interesado mucho: no creen en este tipo de políticas. Unos por el discurso que tienen y otros por las prácticas políticas que han desarrollado ellos durante mucho tiempo.

El líder de Ciudadanos, Toni Cantó, ha asegurado en distintas ocasiones que su gobierno ideal sería con el PSPV y el PP, conjuntamente, sería “el nuevo tripartido”, como dice él. Entonces, ¿qué cree usted que supondría un nuevo gobierno de PP-PSPV-Ciudadanos para la Conselleria de Participación?

Será su gobierno ideal, pero estamos hablando que quieren gobernar con un partido que es de izquierda, cuando realmente Ciudadanos es un partido, claramente, de derechas. Creo que en determinadas posiciones en un momento determinado de aprobación de determinadas cosas simplemente ha intentado un blanqueo político. Por eso, muchas veces te pueden decir que aprobarán determinadas cuestiones cuando en realidad están en las antípodas políticas. Ciudadanos está muy de parte de la derecha, hasta tal punto que, en estos momentos, el partido de la ultraderecha le está quitando los votos de derechas que tenían ellos porque, bien, para votar unas cosas que defienden ellos, la gente vota al auténtico.

Para acabar, como reflexión final, me gustaría que explicara frente a estos discursos que defiendan que esta Conselleria no sirve para nada, que es un ‘chiringuito’, que la desmontarían, ¿cómo podemos hacer ver que el mensaje de la participación, de la transparencia, de la memoria democrática o de la cooperación hacen falta en el siglo XXI?

Porque queda mucho por avanzar y porque estamos hablando que la democracia tiene poco de democracia participativa. Nosotros queremos conseguir que la ciudadanía sea sujeto activo de muchas maneras, desde el punto que tengan a su alcance todo lo que haga la administración. Pero, sobre todo, que haya una cultura de querer saber, y más en un momento en que la desinformación es muy grande y muy grave.
Cuando tienes una ciudadanía que siente una desafección tan grande hacia sus instituciones, la democracia está en peligro. Nosotros esto tenemos que revertirlo, y esto se hace a través de herramientas de cooperación, de transparencia, de participación. Y todo esto en un momento en que la pandemia nos ha puesto de manifiesto que no existen las fronteras, el virus no conoce fronteras. Por eso es importante, especialmente, la cooperación. En ese sentido, nosotros desarrollamos una campaña que consiste en el hecho que desde muy pequeños, los niños y niñas sepan cómo de importante es la cooperación, que todos somos iguales, de educar con valores. Todo esto es fundamental en una democracia como la que tenemos ahora. Todo esto es lo que nosotros hacemos desde esta Conselleria, y es una cosa muy importante, puesto que estamos hablando de conseguir una democracia que cada vez sea mejor.

Más información

0 comentarios

0 comentarios

No hay comentarios todavía. ¿Quieres añadir uno?

Escribir un Comentario

Escribir un Comentario

19 + ocho =