25n
25N
25N

La ermita del Puig de Xàtiva recupera su aljibe medieval

La intervención supone un nuevo avance en la rehabilitación del monumento, al tiempo que permitirá la obtención del agua necesaria para futuras obras en la ermita, facilitando un importante ahorro de costes

La ermita del Puig de Xàtiva recupera su aljibe medieval
27/10/2020 -

Esta semana han finalizado los trabajos de recuperación del antiguo aljibe de la ermita del Puig. Esta actuación viene a complementar la novena fase de restauración del templo que concluyó en mayo, bajo proyecto y dirección del arquitecto Vicente Torregrosa. Precisamente, un informe de este arquitecto alertaba que, a la finalización de la IX fase, se ponía en evidencia la necesidad de reparar el aljibe, ya que la recogida de aguas evitaría filtraciones indeseadas que pudieran afectar a la estabilidad de los muros de cierre del patio de la ermita. La intervención, que se ha prolongado por espacio de 15 días, ha supuesto la inversión de 13.600 euros con recursos propios del Ayuntamiento y ha sido llevada a cabo por la empresa setabense Consval 2012, S.L.

El teniente de alcalde Ignacio Reig ha puesto en valor la tarea de recuperación de la ermita del Puig. Para Reig, «lo importante a destacar es que avanzamos en la recuperación de un elemento patrimonial clave para la historia de la ciudad, que había sido largamente reivindicada por la sociedad civil, no sólo de Xàtiva, sino de otros municipios vecinos que aprecian este monumento». Reig ha recordado que «gracias a la ayuda de la Diputación, pudimos llevar a cabo la novena fase de la rehabilitación, con una inversión de 150.000 euros. Aunque nos faltaría acometer una décima fase, con un coste estimado de 200.000 euros más», según estima el edil en base a las actuaciones pendientes para la recuperación integral del edificio. Reig valora positivamente que «a estas alturas, podemos decir que hemos conseguido salvar el Puig, que el edificio ya no corre peligro de hundimiento y esto debe ser un motivo de satisfacción para todas y todos».

El aljibe del Puig, ubicado en el patio de acceso del edificio, tiene una capacidad de almacenamiento considerable, aproximadamente de unos 35 m³ de agua. Tiene dos entradas de agua; una proveniente del patio donde se ubica y otra, de las cubiertas de la vivienda del ermitaño. Además, tiene una salida que conecta con el otro aljibe existente en el conjunto arquitectónico, a un nivel inferior. Su recuperación tiene una ventaja añadida al consecuente valor asociado a la salvaguarda de este monumento.

Volver a poner en funcionamiento el aljibe permitirá la obtención del agua necesaria para futuras obras de intervención en la ermita, facilitándose un importante ahorro de costes, ya que cada vez que se intervenía en el edificio, era necesario instalar una potente bomba hidráulica para elevar el agua al templo desde una balsa situada en la ladera este del Puig, con un desnivel de 150 metros, además de un grupo generador y un camión grúa de manipulación. Estas operaciones suponían un coste aproximado de unos 1.500 euros por día de funcionamiento, a lo que había que sumar la reposición de la tubería de conexión al pasar de una fase de la rehabilitación a otra. Estructuralmente, el aljibe se encontraba en buen estado antes de esta intervención, pero todo parecía indicar que presentaba fugas de agua, por lo que se ha impermeabilizado con una lámina de caucho de etileno propileno.

Más información

0 comentarios

0 comentarios

No hay comentarios todavía. ¿Quieres añadir uno?

Escribir un Comentario

Escribir un Comentario

diecinueve + cinco =