caixa popular
caixa popular
caixa popular

Nomdedéu: “Somos la única Comunitat que ha hablado de los Avalem ante los países más industrializados"

Analizamos la evolución de Labora de la mano de su Director General, Enric Nomdedéu quién valora las acciones en empleo del Gobierno del Botànic

El paro es una de las principales preocupaciones de las valencianas y los valencianos. Por eso, hemos querido abordar el tema de la ocupación en la actualidad con el Botànic después de estos primeros cuatro años. Hoy hablamos con Enric Nomdedéu, el Secretario Autonómico de Ocupación y Director general de Labora, el servicio Valenciano de Ocupación y Formación.

¿Qué balance puedes hacer de estos cuatro años que ya han pasado del Botànic en materia de ocupación?

“Una de cada 4 persones que estaven en l’atur en el 2015, hui no ho estan”

Si soy moderadamente optimista, hay que tener en cuenta que en estos cuatro años ha habido 117.000 personas que han dejado de estar engordando las filas del paro. Por lo tanto, es bastante positivo. Hay otros parámetros a tener en cuenta, como que se ha reducido más de un 11% el número de contratos parciales involuntarios.

Una de cada 4 personas que estaban en el paro en el 2015, hoy no lo están. A pesar de que es una buena cifra, seguimos teniendo un grave problema estructural en nuestra economía, porque tenemos una enorme dependencia en sectores como el turismo o la agricultura, que son estacionales. Además, seguimos teniendo 360.000 personas al paro.

Una de las medidas más importantes de estos últimos años, son las ayudas de Avalem, con subvenciones destinadas tanto al sector público como al privado. ¿Qué balance nos puedes hacer de estas ayudas?

Una de las cosas que teníamos claras cuando llegamos aquí, fue que había que tomar las decisiones con un poco de sentido, poniendo la metodología científica en el por qué estábamos haciendo las cosas. Por eso, hicimos también los Avalem Territori, que permitía detectar necesidades de formación comarcalmente de la mano de sindicatos y patronales locales, y saber qué tipo de puestos de trabajo se podían crear en los años siguientes en esos ámbitos. Avalem Joves y Avalem Experiència son ayudas a la formación, a la orientación y a la contratación. El balance es muy positivo.

Este gobierno tiene un conocimiento real de la política municipal y somos conscientes de las necesidades que tienen de personal los ayuntamientos. Así casamos las dos ideas. En los ayuntamientos estamos transfiriendo algunas competencias y necesitan más personal.

En esa línea, las empresas nos dicen que necesitan jóvenes con experiencia. Pusimos en marcha contratos de un año para los ayuntamientos, y esto ha dado la posibilidad además de 8.000 jóvenes a tener una experiencia profesional, tengan formación universitaria o no, a menudo en su ámbito geográfico más próximo. Les da una experiencia para después acudir al mercado privado, y además, la satisfacción personal de tener un año de experiencia profesional junto a un funcionario de tu ámbito de conocimiento, que te acompaña.

Creo que el número de inserciones es importante, y ha crecido también, aunque en cifras menores, el número de personas que se han incorporado a las empresas a través de estos programas.

“El porcentaje de mujeres paradas es muy superior al de los hombres”

Otra medida estrella fue en concreto dirigida a la contratación de personas mayores de 50 años y también apostáis por la igualdad de género y motivar a las empresas a que también contratan mujeres.

Efectivamente. Decía que teníamos un problema estructural con la enorme diferencia de género a la hora de las contrataciones y el porcentaje de mujeres paradas es muy superior al de los hombres. Podríamos haber planteado unas ayudas específicas para las mujeres, pero el problema de las mujeres es que están en general infravaloradas en todos los sectores de edades y casi todas las profesiones, excepto las que socialmente hemos feminizado.

Por lo tanto, hacemos políticas transversales. Todas nuestras ayudas ponen en valor el hecho que sea una mujer, como elemento diferenciador. Se da el 100% de las ayudas, en caso de que se contrate una mujer y el 90 o 95% en función de diferentes órdenes si se contrata un hombre, precisamente para incentivar la incorporación de las mujeres.

Funcionó, no tan rápidamente como querríamos, porque continúa habiendo una diferencia importante, pero lo vayamos reduciendo despacio.

¿Cómo se trabaja desde Labora para intentar romper el techo de cristal?

Es complicado. Una de las cosas importantes, y que estamos valorando ahora, es que la secretaría autonómica que ocupo yo ahora, pase a decirse secretaría autonómica de trabajo. El trabajo es todo, y la ocupación está reglada por una nómina.

Se da la circunstancia que el trabajo que no está reglado y no está pagado, socialmente hemos dejado que caiga del lado de las mujeres. Esto hace que su incorporación en el mundo laboral, sea más compleja. Las mujeres han conquistado una parte de la ocupación, pero los hombres no hemos hecho todos los avances que tendríamos que hacer en la parte del trabajo, por lo tanto ellas tienen doble jornada. Esto hace que se dificulte su crecimiento dentro de las empresas.

Esto se trabaja haciendo políticas transversales. Hablamos con el secretario autonómico Alberto Ibáñez y comparte esta visión: no se trata de legislar directamente, sino concienciar socialmente y facilitar. Al final, es verdad que la mujer talentosa hoy ya tiene la posibilidad de llegar, pero la igualdad no es esto. La igualdad es que las mujeres no tan talentosas, tengan la misma posibilidad que los hombres tampoco tan talentosos… Yo soy un techo de cristal en esta casa. Las dos directoras generales son mujeres, las cinco subdirectoras también, y yo ocupo la secretaría autonómica. ¿Por qué soy hombre? Me gustaría pensar que no, pero es posible.

A través de subvenciones intentáis romper la tendencia de contratos para poco tiempo, por contratos, como mínimo, indefinidos o de jornada completa.

Uno de los sectores cuantitativamente más importantes por el número de personas que trabajan es el sector servicios y dentro de este el turismo. Somos un territorio que recibe una cantidad de turismo muy importante y seguimos teniendo mucho turismo estacional, que implica tener contrato de 6 meses como mucho. Cuando hablas con las empresas de ayudar a convertir estos contratos a contratos de un año, no les vale la pena.

El Presidente Puig me encomendó precisamente unas ayudas específicas por el sector del turismo, que propusimos y se cerró, ahora está en marcha. Ahora nosotros subvencionamos el importe de todo el gasto de convertir los contratos temporales en fijos discontinuos. Esto quiere decir que se podrán alargar los contratos a 9 meses. Tiene ventajas para el sector, crea ocupación; y también para las personas que trabajan, con un fijo discontinuo, si trabaja nueve meses, tiene derecho en el paro. Sabe que por ley, la empresa le llamará también al año que viene.

“Este gobierno ha solidificado la oferta, ya no es solo solo y playa, sino que tenemos una oferta que va mucho más allá.”

Los últimos datos de ocupación publicados hablan de las mejores cifras históricas aquí, de los últimos diez años, antes de la crisis y en tiempos de PP. ¿Qué balance haces?

Son las mejores cifras en diez años. Dicho esto, notamos una desaceleración muy evidente y vienen momentos de crisis en el sector turístico, por ejemplo. Lo que ha pasado en una gran empresa británica no nos afectará tanto, porque hemos sido capaces de diversificar, pero tenemos el Brexit a la puerta y viene mucho turismo británico. Tenemos un grave problema que tendremos que afrontar, creo que está sobre la mesa, todo lo que se deriva del cambio climático. Tendremos que analizar seriamente donde queremos ir, porque es una actividad económica depredadora del territorio, necesita muchos recursos medioambientales y posar en riesgo el equilibrio.

Creo que este gobierno ha solidificado la oferta, ya no es solo sol y playa, sino que tenemos una oferta que va mucho más allá. Tenemos el riesgo también de depender de la agricultura. Hemos crecido estos años mucho más de la media española, pero cuando esto se pare corremos el riesgo de caer también bajo de la media. Por lo tanto, es un trabajo de fondo. Siempre lo repito, cuando trabajas para hacer un cambio de modelo económico y de modelo productivo, no se hacen cuadrantes, porque no se hace por decreto, sino por concienciación.

Tenemos un nuevo proyecto para 4.º de ESO, para que tengan una cierta cultura de lo que es una empresa. Esta experiencia que ha funcionado en 10 o 12 ciudades valencianas, simplemente para que los jóvenes conozcan el mundo del trabajo.

“Tenemos un nuevo proyecto para 4.º de ESO, porque tengan una cierta cultura del que es una empresa.”

Uno de los problemas más grandes es la infrafinanción. ¿Cómo nos afecta directamente en ocupación a los valencianos?

De una manera muy clara y muy evidente. Una parte no inferior al 75 o 80% del presupuesto de que dispone esta casa (Labora) depende de transferencias directas del Estado y de la UE. Nosotros estamos recibiendo ayudas de entre 13 y 15 euros menos por persona parada que la media española. Si tengo menos recursos para hacer políticas activas de ocupación, lo tengo que suplir con imaginación y programas como Avalem. Pero sobre todo es que no es justo.

Esto afecta directamente porque si tengo que disponer de 100 euros y solo llegan 80, tengo más dificultades. Pero algo estamos haciendo bien cuando somos la única Comunidad Autónoma que en la época del PP en Madrid, fui a la OCD a París, junto al representante del Ministerio, a explicar a los países más industrializados, qué es Avalem Joves y Avalem Experiencia, porque tenían interés. Explicarlo en Australia, alemana o en el Canadá, te hace pensar que vas en la buena dirección.

Al final, la Generalitat valenciana se endeuda más para intentar ofrecer las mismas condiciones que el resto.

Es cómo si quedamos que tu nómina es 100, pero te doy 80. Tenso un contrato y te comprometes a hacer un trabajo determinado, y el Estado de Bienestar reposa en las autonomías. Y tenemos que hacer nuestro trabajo con una financiación insuficiente.

Si se se prorrogaron los presupuestos de la Generalitat, ¿habrá algún tipo de recorte al Labora?

Seguro que nos afectará, como afectará a todas las Consellerías, pero ya avanzo que nos afectará menos que a la mayoría. Quizás no es tan recortada, sino que nos complicaría los proyectos que tenemos diseñados. Transformar la economía no se hace ni en un año ni en dos, por lo tanto, hay proyectos plurianuales. Esto pide un presupuesto adecuado. Pues, quizás sí que se produjera una prórroga de los presupuestos tendremos que encajar de alguna manera. Pero, es igual, saldremos adelante como sea, conociendo que estamos en una situación de crisis económica muy grave al país.

“NovaGob nos ha concedido el premio de excelencia al mejor proceso de transformación de un servicio público.”

¿Cómo se ha visto el cambio de «SERVEF» al «Labora»?

Creo que hay una imagen muy potente. El equipo de Labora irá a Sevilla, porque NovaGob nos ha concedido el premio de excelencia al mejor proceso de transformación de un servicio público.

Algunos pensaban que cambiar las letras era muy fácil. No, esto iba de una cosa mucho más difícil: cambiar la cultura de la casa y la manera que teníamos de comunicarnos con los usuarios. La manera de hacerlo fue de la mano de la ciudadanía, participaron más de 1.100 personas. Más de un centenar de empresas valencianas nos dijeron el que hacían bien y el que teníamos que mejorar. Nuestros técnicos con el apoyo de las universidades y la gente de esta casa que tiene muchos talentos dispersos y que teníamos que conseguir concentrarlos para tener una cultura organizacional única, propia.

Tenemos que posar los esfuerzos en la orientación y en la formación. En este momento tenemos más de 900 cursos gratuitos porque la gente pueda mejorar su formación. Igual que estamos pendientes que haya una modificación en el presupuesto para poder incorporar un centenar de personas en el ámbito de la orientación a los que formamos en un mensaje y en una manera determinada de trabajar con la gente que hace orientación en la Consellería de la Vicepresidenta Oltra y de la de Marzà.

Cuando tú cambias tu manera de trabajar y sabes que necesitas algunos espacios cerrados, y otros abiertos, porque hemos confirmado que trabajar en equipos buscando trabajo funciona bien. Esto nos ha obligado a rediseñar las oficinas. ¿Las podremos rediseñar las 55 mañana? Ni en broma.

Pero hay un plan de infraestructuras que hace que las oficinas nuevas ya tendrán esta distribución y las otras, a medida que se hace reformas, las iremos llevando a este nuevo modelo.

La ocupación evoluciona muchísimo. Como voces lo Labora del futuro, en los 4 años próximos?

Nosotros de lunes a viernes trabajamos y el fin de semana lo dedicamos a pensar, porque el futuro no está escrito, no sabemos qué pasará. Siempre digo que hay dos tipos de cosas, las que dejamos que pasan o las que basura que pasan. El futuro nos puede atropellar o puede jugar a favor. Cuando llego la robótica, puede ser una palanca que nos permita hacer un cambio social muy importante, dejar de hacer trabajos pesados y cansados, y poder dedicarnos a otros trabajos… Esta es la cuarta revolución, al final. Hoy trabajamos muchos millones de personas más que antes de la primera. No nos tendría que asustar, solo lo tenemos que hacer bien.

Por lo tanto, los fines de semana los dedicamos a pensar, porque cuando llego el mercado del futuro sea más amable que este.

“Habían dejado morir el servicio público de ocupación porque pensaban que lo arreglarían las empresas privadas.”

Usted tiene una formación anchísima, en el mundo de las relaciones laborales. qué le aporta esta experiencia aplicada en un mundo donde realmente se pueden hacer las cosas, a Labora?

En el ámbito personal una enorme satisfacción. Después de un tiempo en política municipal veo muchas cosas, pero nunca tuve la oportunidad de gestionar un ámbito en el cual tengo una formación universitaria y saber que mi última etapa en política podré valorar todo el que la sociedad me ha enseñado en la universidad y trabajando.

Tiene una parte muy positiva llegar a esta casa porque no encontré un lenguaje nuevo. Por lo tanto, el aprendizaje para mí ha sido muy rápido. Tenemos un lenguaje común con los técnicos de la casa que nos permite que no nos hacemos trampas los unos a los otros, por así decirlo. Creo que hay un mito según el cual cuando llega una dirección nueva, hay reticencias por parte de los técnicos… yo no lo he notado.

En esta casa, el problema no eran los técnicos, sino la falta de dirección política. Habían dejado morir el servicio público de ocupación porque pensaban que lo arreglarían las empresas privadas. Aquí llega gente con cultura de aquello público y una formación profesional y académica que tiene que ver en el ámbito de gestión política… y hemos hecho equipo.Trabajamos juntos y corregimos los errores que cometemos en el camino.

No se trata de tener la respuesta final, porque cambia el mundo muy rápido… el que hoy es la respuesta, quizás en un año no lo es. Se trata  de implantar una metodología en esta casa de toma de decisiones, que tenga que ver con cuestiones de carácter científico y que incorporan una autoevaluación permanente. Igual nos equivocamos, pero descubrimos otras posibilidades.

No diré prueba y error, porque no nos lo podemos permitir, son dinero público, pero sí a veces con programas piloto. Algo concreta por turismo, ver si algo que funciona podría también hacerlo en otros sectores. Tener un lenguaje común con los técnicos y una ambición común que es hacer que el servicio funcione.

“El objetivo final para mí seria que dijeran «qué pena que se jubile, que lo ha hecho muy bien.”

Para acabar, cuál es el gran objetivo que te gustaría cumplir en estos cuatro años?

Evidentemente, el objetivo seria que mejoro la calidad de la ocupación y la cultura organizacional de nuestras empresas, porque esto quiere decir que habrá innovación organizacional, más económica que la tecnológica. El que nos demuestra la experiencia otros países, es que una buena cultura organizacional y que cada persona esté en el lugar adecuado dentro de la empresa, multiplica talento y mejora la productividad. No necesariamente haciendo más horas, porque aquí basura más horas que nadie más de Europa y son mucho menos productivos que los alemanes, por ejemplo. Me gustaría este cambio de mentalidad. Los empresarios de hoy no son los de hace 15 años, los sindicatos también tienen que hacer un esfuerzo. El objetivo final para mí seria que dijeran «qué pena que se jubile, que lo ha hecho muy bien y que continúe gente parecida».

Más información

0 comentarios

0 comentarios

No hay comentarios todavía. ¿Quieres añadir uno?

Escribir un Comentario

Escribir un Comentario

veinte + diecinueve =

25 paiporta 2019
programacion rialto
25 paiporta 2019
massamagrell 25n
catarroja 2019
25 paiporta 2019