25n
25N
25N

Eduardo Grau: «El objetivo es favorecer la ocupación, la protección y las ayudas de bienestar social»

El portavoz del Ayuntamiento de Alfafar hace un balance de cómo ha afectado la pandemia en el municipio

Eduardo Grau: «El objetivo es favorecer la ocupación, la protección y las ayudas de bienestar social»

Este año, la irrupción de la pandemia en la sociedad provocó el cese repentino de toda actividad cultural. Eduardo Grau es portavoz del Ayuntamiento de Alfafar, además de concejal de Hacienda, por el grupo municipal popular, entre otras responsabilidades. Hemos querido hablar con él para conocer su postura frente a la pandemia y sobre cómo afectará esta a las actividades culturales de Alfafar. En esta entrevista, hablará de las Fallas 2021 de Alfafar, de la Feria de la Salud que se tuvo que suspender y, en definitiva, de cómo será el mundo cultural en Alfafar en los próximos meses, eso sí, siendo muy cautelosos.

¿Como habéis vivido o estáis viviendo la pandemia?

Lo estamos viviendo. Yo diría que todavía lo estamos viviendo, porque al final ha acabado la crisis sanitaria o lo parecía, aunque ahora estamos con los rebrotes y todo, pero estamos en una crisis social y sobre todo económica que durará, tenemos previsto, como mínimo, hasta 2021. Pensamos que será bastante complicado salir, porque encima ha sido muy brusca. Tenemos los mecanismos para reaccionar, pero, claro, realmente el problema que tenemos es que no sabemos la magnitud todavía hoy en día de la crisis que vamos a vivir. Yo supongo que hasta octubre o noviembre no tendremos datos de recaudación, no sabremos cuánto han bajado los ingresos, y será probablemente el momento de ajustarse más el cinturón, más incluso de lo que estamos haciendo.

Ahora, dentro de lo que cabe, nosotros nos hemos centrado en ayudar a las personas, ayudar a las familias, fomentar las ayudas de emergencia, fomentar el asesoramiento en las solicitudes de prestaciones o del ingreso mínimo vital, y en fomento de la ocupación. Estamos trabajando en un plan formativo de septiembre a diciembre bastante importante, pero, claro, hasta final de año no sabremos realmente el impacto que ha tenido esta pandemia en la sociedad y en la economía.

¿Cuáles serían las líneas principales de ayudas que vayáis a hacer desde el Ayuntamiento?

Hemos hecho ya las medidas para autónomos. En mayo, durante el estado de alarma, hubo un periodo obligatorio en el que tuvimos que estar los autónomos y las pymes sin poder abrir, nosotros trabajamos para que pudieran acogerse a unas ayudas específicas. Y ahora, a posteriori, continuamos con las ayudas de emergencia social. Sí que es de verdad que desde Consellería hay un buen feedback por el tema de la renta garantizada, se están aceptando muchas solicitudes. Bien es verdad que el trabajo tanto de Conselleria como, sobre todo, de los Servicios Sociales municipales, que están trabajando al 200 %, es muy remarcable. Ahora, nosotros hemos contratado a cuatro personas porque nos ayudan a organizar y a guiar a la gente en las solicitudes del ingreso mínimo vital. Pienso que ese es el camino a seguir: sobre todo, ahora, un poco paliar, y a partir de septiembre supongo que será un año o año y medio de centrarse en el fomento de la ocupación. Todas esas personas que, por circunstancias, han perdido su trabajo y ahora vendrán dificultades para recuperarlo, darles una formación, una orientación, hacerlos un seguimiento y que puedan seguir con nuevas oportunidades laborales que, quizás, en su línea de vida no lo tendrían en mente.

A pesar de que no es tu concejalía, no sé si nos puedes avanzar qué os plantearéis porque este año no se ha podido hacer la Feria de la Salud.

A ver, prácticamente hemos invertido, yo creo que más del dinero del que nos costaba la Feria de la Salud en Equipos de Protección Individual, en mamparas para la atención… Hemos intentado, con esa partida, continuar la línea, la vida normal de lo que sería una administración pública. Tenemos una parte de dinero reservado, porque al final seguimos haciendo desinfecciones, sobre todo de los coches de policía, el edificio de asuntos sociales, este edificio. No sabemos qué nos tocará hacer a partir de septiembre; si empiezan las clases, pues la limpieza y la desinfección y todo lo relacionado con los centros escolares públicos va a cargo del Ayuntamiento. Todo esto habrá que verlo, porque esto no se ha acabado ahora. Esto yo pienso que, como mínimo, todo lo que nos queda de año, lo tendremos que invertir en salud. Cualquier fleco que te dejes en esta pandemia puede ser un foco de infección, lo estamos viendo. Si los equipos de fútbol, que están prácticamente en una burbuja, tienen casos, al final hay que concienciarse de que encerraremos a 200 o 300 niños en una escuela. O sea, tiene que tener las máximas condiciones sanitarias para que se pueda dar la actividad. Esa es la prioridad hoy en día. Nos tenemos que olvidar de fiestas, de ferias y de todo el jolgorio este año para centrarnos en lo importante, que es poner los medios para prevenir los contagios, para que la gente pueda vivir con una mínima calidad de vida y para que la gente encuentre un trabajo digno.

Eduard Grau durante la entrevista.

¿Y cómo afecta esto en el presupuesto?

No hemos hecho un presupuesto nuevo, pero sí que estamos haciendo muchas modificaciones del presupuesto. De hecho, lo que llevamos de año hemos hecho ya más que el número total de las modificaciones del año pasado. Pero al final todas las modificaciones van al mismo lugar, van a Servicios Sociales y a fomento de la ocupación. Hemos redistribuido al final el presupuesto. El de Sanidad, se ha quitado todo el de Feria de la Salud para Equipos de Protección Individual, desinfecciones, etc. En Fiestas, hemos renunciado a prácticamente ya todo el presupuesto; creo que del inicial queda un 15 % para dirigirlo a emergencias sociales y a fomento de la ocupación. Al final es ir transformando ese presupuesto. En Cultura, igual; en Deportes, iremos prácticamente en la misma línea. Sí que es verdad que nos hemos guardado un poco de presupuesto, porque si nos dicen en Deportes que empieza la temporada, no gastaremos en hacer ninguna competición ni patrocinar ni nada, pero nos lo gastaremos en medidas de seguridad para el campo de fútbol: habrá que comprar vallas, hielo, alfombras desinfectantes, los fines de semana desinfección dos o tres veces al día. Es centrarse en esto. Un poco lo que sería el Programa tres que dicen los técnicos, que es el cultural, el presupuesto de Cultura, Juventud, Deportes y Fiestas, reducirlo el máximo posible y favorecer el fomento de la ocupación, las desinfecciones, los Equipos de Protección Individual y las ayudas de bienestar social.

¿Y cómo te planteas el próximo curso 2021?

Todavía no lo sabemos. Bien es cierto que tengo que hablar muy positivamente del equipo económico, que lo tengo desde mayo haciendo simulaciones de previsiones, porque al final es que no sabemos qué puede pasar en 2021. No sabemos si esta crisis económica, si encontramos la vacuna y sale en noviembre, no sabemos si la curva económica negativa en este caso acabará en mayo, en junio o si se alargará todo el 2021. Nosotros contamos todo el 2021 y si después tenemos más ingresos, pues trabajaremos con ellos, pero contamos con una reducción de los ingresos y con una contención del gasto público. No subiremos impuestos, esto lo tenemos claro; no se van a ver las familias afectadas por la disminución de ingresos, sino que tendremos que ajustarnos como lo hemos hecho en otras ocasiones. Tendremos que afinar más en muchos procedimientos, tendremos que reducir los gastos de representación, el gasto en Fiestas, en Cultura. Al final tendremos que ajustar en todas las áreas, pero que no afecte en la calle; eso no lo podemos consentir, y menos en una época como la que estamos viviendo.

Tú también tienes competencias en Fiestas. Septiembre es lo más grande, tenéis las fiestas mayores. ¿Este año qué se plantea?

Está difícil. Sí que estamos trabajando, porque al final, por ejemplo, una cosa típica que se hace, que es la Dansa de la Font, con las medidas sanitarias que tenemos no se puede celebrar. Tenemos que ir mirando a ver cómo va evolucionando la situación. Nosotros sí que nos estamos trabajando semana a semana para ver como evoluciona. Sí que es verdad que tenemos el día 8, que es el Día de la Fiesta, cerrado. Por ejemplo, la misa mayor, que es dentro de la iglesia, este año la sacaremos fuera en la plaza porque toda la gente que quiera pueda asistir. Después, la Vela Latina, la regata que se hace siempre en fiestas de exhibición se va a hacer igualmente. Eso sí que lo podemos avanzar porque está prácticamente cerrado, porque al final los barcos de competición sí que cumplen el reglamento. ¿Qué haremos? Antes alquilábamos barcas para que el público pudiera verlo, y esto este año no será posible. Tendremos las barcas de competición, las barcas de los jueces y ya está. En principio, no habrá nada más. Estamos trabajando, porque la semana pasada tuvimos un concierto aquí en la plaza y tenemos un ciclo de cine en la calle, que fue el pasado sábado y este fin de semana. Si funciona bien, ya que la semana pasada fue todo un éxito, pues el fin de semana anterior de la fiesta buscaremos hacer alguna actividad cultural, alguna actividad para niños, algo que dr un poquito de fiesta, puesto que no hemos podido vivir ni las Fiestas del Tremolar ni las Fiestas del barrio Orba ni las Patronales, que son las tres fiestas grandes del pueblo, pues intentar como mínimo dar un poco de ambiente, que también hace falta al final.

Eduard Grau ante el Ayuntamiento de Alfafar.

También te preguntaré por otra área, que es la de Deportes. Todos los años reconocéis el trabajo de los deportistas en la Gala del Deporte. ¿Se podrá realizar dentro de esta nueva normalidad?

No lo sabemos todavía. Aquí mentiría si dijera algo positivo. Nosotros tenemos la suerte de que la gala al final se hace a finales de noviembre normalmente, la segunda quincena de noviembre. Todavía tenemos tiempo, lo que pasa es que, claro, nos tenemos que sentar con las asociaciones, porque ya no es solo que puedas reconocer o no a los deportistas; es que realmente las mismas asociaciones no han tenido actividad. Han hecho los dos primeros meses del año, pero llevan paradas prácticamente cinco meses sin actividad. Ahora están reincorporándose a los entrenamientos; por ejemplo, el Club de Gimnasia se ha reincorporado, el Club de Fútbol está haciendo campus de tecnificación con entrenamientos individuales, el Club Ciclista está también en esa línea, con entrenamientos de grupos reducidos de personas, el Club de Atletismo igual. Será complicado, pero buscaremos la forma de adaptar la gala o hacerlo de alguna forma, pero también merecen el reconocimiento las asociaciones, porque bien es cierto que hemos tenido un entendimiento y una colaboración máxima por parte de ellas.

Alfafar tiene una vida asociativa con mucho eco. ¿Cuál ha sido la conexión con vosotros en esta pandemia durante estos meses, después del confinamiento, la desescalada, las fases y ahora la nueva normalidad?

Bien es verdad que la predisposición de todas las asociaciones ha sido el 100 %. Nosotros teníamos que enviar un correo diciendo «todos los centros municipales se cierran», y de hecho hoy en día continúan cerrados, porque no puedes asegurar al 100 % la salud y la seguridad de las personas que vayan a utilizarlo. Entonces, las asociaciones lo han comprendido al 100 %, no hemos tenido problemas con ninguna, sino todo lo contrario. Hay asociaciones que, con el tema de los voluntarios de mascarillas, mucha gente de asociaciones ha aportado esto. Yo pienso que, tema asociativo, el único problema, y según vino, fueron las fallas, que desde el segundo cero lo comprendieron todo. Desde el minuto uno, aprobaron las decisiones del Ayuntamiento, colaboraron al máximo. Yo pienso que fueron los más afectados también, no por la suspensión, porque hay otras muchas asociaciones que han tenido que suspender sus actos, sino porque al final se suspendieron las Fallas a cinco días de empezar. Nosotros teníamos las carpas y monumentos en la calle. Fueron afectadas al 100 % y lo entendieron y colaboraron al máximo. De hecho, en una semana de reuniones con el regidor de Fallas, mi compañero Roberto, y con el alcalde, junto con los presidentes y la Junta Local, entendimiento máximo y colaboración máxima.

De hecho, fuiste regidor de Fallas en la anterior legislatura. ¿Cómo has vivido como fallero la suspensión de las Fallas con todo lo que representa?

Fue complicado, porque yo recuerdo esos días. Fue el mismo día que el partido del València contra el Atalanta, y yo recuerdo que, como fallero, yo lo veía del otro lado. Yo soy valencianista, yo voy al campo y yo recuerdo decir: “A ver, si no suspenden las mascletás ni otros acontecimientos, y nos prohíben ir al campo de fútbol”. Nadie lo entendía. Pienso que no éramos conscientes tampoco de la gravedad, porque tampoco teníamos toda la información que había en aquel momento. Pero cuando llegó todo, con el partido en marcha, salió el presidente Ximo Puig y suspendió las Fallas. Nosotros teníamos reunión esa misma noche. Aquí en Alfafar normalmente es los martes cuando nos reunimos las directivas de las Fallas. Íbamos a planificar todo en la reunión y nos encontramos con que teníamos una compra de 1.200 euros que no sabíamos qué hacer con ella, teníamos un monumento en el casal que no sabíamos qué hacer con él. Fue una reunión en la que imperó el silencio, porque realmente no sabíamos qué hacer, y fue un duro golpe. Pienso que si esa decisión, en lugar de tomarse ese día se hubiera tomado dos o tres días antes del anunciamiento, la gente lo habría entendido mucho mejor.

¿Y qué han hecho en Alfafar los falleros con los monumentos?

El Ayuntamiento alquiló una nave y las fallas que han querido han guardado allí los monumentos, de cara a poder montarlos el próximo año. Sí que es verdad que la mayoría de fallas han contratado los mismos artistas falleros para completar un poco el trabajo.

Más información

0 comentarios

0 comentarios

No hay comentarios todavía. ¿Quieres añadir uno?

Escribir un Comentario

Escribir un Comentario

trece − 9 =