25n
25N
25N

Colomer: "La hospitalidad me parece una ventaja competitiva que nos caracteriza a la Comunitat Valenciana"

Entrevistamos al Secretario autonómico de Turismo de la Generalitat Valenciana, Francesc Colomer, dentro del espacio “Converses”

El Turismo es sin duda uno de los motores de la Comunitat Valenciana. Desde el primer Botànic se ha trabajado por poner en valor todo el patrimonio turístico, cultural y gastronómico de nuestro territorio. Así sin duda no hay que enseñar más postales sino visitar la Comunitat porque es Mediterráneo en vivo. Hoy hablamos con el secretario autonómico de turismo, Francesc Colomer con quién hacemos balance del 2019 y abordamos los retos de futuro.

¿Qué balance puede hacernos de Turismo de este 2019?

‘ El sector es cada vez más potente y consciente de su capacidad ‘

Creo que ha sido un año dinámico, de consolidación. Tenemos que ser siempre prudentes, responsables y a final de año hacer un examen riguroso de que ha pasado. Pero es evidente que veníamos de un tiempo de expansión, de crecimiento, y ahora me gusta de hacer la reflexión que han vuelto los mercados competidores. Por ejemplo Egipto, Turquía, Túnez… es verdad que nosotros hemos fidelizado a mucha gente que supuestamente nos habían prestado estos años por la inseguridad. También hemos resistido la incertidumbre del Brexit, que es el principal mercado internacional que tenemos. Hemos crecido el mercado francés y alemán. Además, el turismo interior es también bastante dinámico, hemos incrementado la rentabilidad porque no se trata tanto de contar jefes de turistas que vienen, sino establecer otras métricas: diversificación, desestacionalización… no solo sol y playa. Creo que el sector es cada vez más potente y consciente de su capacidad y por tanto, ha sido un año dinámico, de consolidación y de continuar trabajando.

Con prudencia, ¿hemos roto el mito que la Comunidad Valenciana es solo sol y playa?

Sol y playa son dos atributos naturales, no hay dos cosas más ligadas a la vida que nos han bendecido con esta posibilidad en el territorio. Pero es cierto que es un sol y playa plus, con la oferta complementaría de gastronomía, cultura, patrimonio… toda la cornisa litoral tiene sol y playa. También los actos turísticos se han diversificado en el mismo territorio. Y más allá el turismo rural, que es enormemente fértil en productos turísticos, experiencias, cultura, patrimonio, paisaje… hay tantas posibilidades en marcha, ya estructuradas de acuerdo con el sector que ha ido articulándose, que creo que sí que hemos superado la idea de un monocultivo. Es verdad que tenemos 500 km de litoral, y esto felizmente condiciona en positivo.

¿Cuáles son los grandes atractivos de nuestro territorio, que a veces no somos conscientes?

Más allá del inventario de productos, de referencias geográficas que podríamos hacer o ciudades emblemáticas… a mí me gusta hablar de la hospitalidad como atributo turístico, identitario, como una manera de ser y estar en el mundo. Uno no vuelve donde lo han tratado mal. Por eso estamos tan obstinados en hacer de la hospitalidad en un elemento de transformación, de mejora de la oferta del modelo turístico. Saber recibir, no solo es teatralizar la sonrisa, sino otras calificaciones que en nuestra red de centros estamos impartiendo a todas las profesiones que interactúan con el turista.

Una ciudad es turística si tiene la actitud individual y colectiva de saber y querer recibir. A veces decimos que la ciudad turística es la que hace posible que la felicidad desembarque en la vida de los otros. Esto me parece un valor y una ventaja competitiva que nos caracteriza bastante. No nos podemos relajar porque es verdad que es un hecho cultural, social nuestro.

¿Tenemos los valencianos un forma de ser especial para que los visitantes se queden o repitan?

Pienso que sí pero no se puede dejar de cultivar cada día. Se tiene que educar, la hospitalidad es todo un arte que tenemos que adiestrarnos y tenemos que ganar las habilidades. Por eso estamos no solo haciendo promoción de hospitalidad en términos publicitarios, sino en términos pedagógicos para el sector turístico. Más allá para toda la sociedad de anfitriones, una sociedad que acoge, creo que es una sociedad sentimentalmente muy construida. Yo tengo esta visión del turismo, no solo es una máquina de hacer dinero, que también. La gente tiene que vivir, es una industria. Pero es cierto que hay una serie de valores que hacen de este sector una cosa muy especial.

Antes has hablado del Brexit, ¿estamos preparados los valencianos en el ámbito turístico? ¿Qué está haciendo la Comunidad para paliar los posibles efectos?

Hemos tomado muchas medidas. Desde el día siguiente de aquel desacuerdo, la decisión trágica para el europeísmo, que fue el resultado del referéndum. Constituimos ya un comité de seguimiento para ilustrar y animar a reaccionar en la defensa del principal emisor, 31,5% del turismo internacional nuestro es británico. Para defender nuestra posición, y tener un plano frente al Brexit. Lo hemos tenido estos años, lo tenemos.

Hemos ido a la World Trade Market, la gran feria mundial en Londres, de otra forma, cualitativamente y cuantitativamente con más coexpositor, otra estrategia, con un estand propio… Hemos hecho acciones recientemente con la cámara de comercio, hemos diversificado no solo las ferias generalistas, sino sectoriales de productos, nos hemos abierto a otros públicos, como birdwatching, el buceo, senderismo… es decir, hemos identificado todo aquello que nos puede continuar abriendo oportunidades y hemos intensificado la promoción, en linea y presencial.

No podemos parar, ni allí ni abrirnos a otros mercados. Tampoco se agota todo con el tema británico y tenemos que estar siempre pendientes, cuando no sea el Brexit será para bien o para mal la mediterránea oriental, será Trump, serán los proteccionismos, etc. mil historias que nos hacen abrir el angular y tener una estrategia multifocal, buscando siempre oportunidades realmente positivas para nosotros.

También el avance de las nuevas tecnologías ha establecido también nuevas formas de venir a nuestro territorio como son los apartamentos turísticos. ¿Hay una solución para los apartamentos turísticos? ¿ Cómo se puede convivir entre todos?

Creo que los apartamentos turísticos tienen la regulación que toca. A veces escuchamos en otros lugares que han legislado o no… nosotros tenemos una legislación clara y contundente contra el intrusismo, la competencia desleal, el fraude fiscal, la economía sumergida… es todo un círculo vicioso que tenemos que tratar de hacerlo virtuoso, apostando por el sector reglado. Son viviendas también de alquiler, hoteles, campings, y todas las tipologías. Los patrones de consumo irán diversificándose, pero si una vivienda está reglada, si es el resultado del consenso de la ciudad, del control de la capacidad de carga, de la sintonía con el plan general de una ciudad que quiere el turismo ubicado a un lugar, etc. es la decisión de la ciudad con sus consensos internos: empresariales, vecinales, sociales, turísticos, políticos. Creo que lo que no esté en un registro adecuado, fiscalizado cómo toca, tenemos que perseguirlo. Hacer mucha pedagogía, por eso estamos en las dos bandas, no mirar hacia otro lado. Acabamos de ganar una sentencia en el Tribunal Supremo contra estas grandes plataformas que pretendían burlar nuestra ley.

También tenemos que hacer mucha pedagogía para que el cliente elija bien, donde toca, la página legal. Porque de lo contrario no tendrá donde reclamar si la experiencia acaba mal. La mejor hospitalidad de la cual hablamos es no mentir, no defraudar.

En unas semanas volveremos a Fitur, la feria por excelencia. ¿Qué papel juega la Comunidad Valenciana en esta Feria?

En Turismo Comunidad Valenciana ya hemos estado en varias ferias en el ámbito internacional. Fitur es un icono, muy bueno para mostrar credenciales, para continuar en el giro que tomamos de profesionalizarlo. Una feria es un lugar donde comprar y vender, productos, criterio profesional, escaparates, agendas cerradas, interacción… esto es Fitur. Después está el apartado más institucional que quizás no aporta tanto valor, y tenemos que ponerlo un poco en cuarentena. Dicho esto, a Fitur el sector irá a mostrar su mejor versión y a decir que en el 2020 no bajaremos la guardia, que estamos mejorando, diversificando, modernizando. Presentaremos evidentemente, los mejores productos que tenemos.

A los valencianos nos gusta hacer turismo aquí, en nuestro territorio. ¿Por qué elegimos como escapada quedarnos por nuestra tierra en lugar de otro destino nacional?

Creo que es un hábito muy saludable, nos ayuda a vertebrar y probablemente a descubrir que el turismo no es una foto fija. Las ciudades, los pueblos, zonas rurales, evolucionan, se califican, se mejoran o apuestan por este sector que hace que la vida y la experiencia de viajar sea más gratificante. El 51% del mercado nacional de turismo a la Comunidad Valenciana somos nosotros mismos.

Por todas las combinaciones que se pueden hacer, ¿cuánta gente de Castelló no conoce el interior de València o Alicante? ¿O cuánta gente del interior de Alicante no conoce la costa de Castelló? Todas las combinaciones que podemos hacer, serian magnificas para, entre otras cosas, querernos más. Invertir en aprecio propio, creo que siempre irá bien.

La Comunitat Valenciana tiene una campaña en activo, Mediterráneo en vivo donde podemos contemplar toda la riqueza que tenemos como territorio completo, muy variado. ¿Qué balance hizo de este tipo de campaña?

De la campaña Mediterráneo en vivo, con todas sus varientes nacionales e internacionales, estamos francamente satisfechos. No solo porque nos guste, que sí porque la mantenemos. Pero además creo que conecta con el relato que queríamos de autenticidad, de territorio, paisaje, diversidad… de fertilidad de productos que tenemos en nuestro espacio, hospitalidad, ser diferentes. Creo que la música, el claim de la campaña está francamente conectada con la idea que tenemos del modelo. No solo porque lo pensamos en nuestro equipo, sino que además los indicadores y las auditorías independientes, sitúan esta campaña como una de las más potentes que se ha hecho en el ámbito nacional, de todas las autonomías, y de las que más notoriedad, posicionamiento y más lejos hemos llegado. Por lo tanto, felizmente, las cosas han ido bien, aunque no nos podemos conformar.

¿Hacia dónde vamos en el Turismo? ¿Cuál será el turismo del futuro?

Dos cuestiones que además marcan esta legislatura para nosotros y los presupuestos. Inteligencia turística, nuevas tecnologías, digitalización, gestión de los datos… es el mundo del Big Data, cuarta revolución industrial. Todo esto puesto al servicio de generar conocimiento para mejorar nuestro producto, aquello que ofrecemos. Y saber qué turistas, mercados, segmentos de la demanda nos vienen, por qué nos vienen y por qué no vienen los que querrían.

¿Cómo será el futuro? Pasará por la inteligencia de mercados. No ir a ferias generalistas donde hay mil destinos distintos el mismo día a la misma hora… el futuro, tendrá el valor que tendrá, pero lo importante será la estrategia digital. El turista ahora es un ser tecnológico, que toma decisiones antes, durante y después. Además puntúa la experiencia que ha tenido, su credibilidad desde el anonimato puede ser más potente que una campaña pagada.

Por lo tanto, el tema digital ha democratizado el sector, como el caso de Thomas Cook, la gente cada vez elige más por libre. Entonces, el futuro pasa por aquí, para estar muy bien posicionados en las nuevas tecnologías, pero también para mejorar, el mejor marketing empieza en el producto. Para mejorar producto, mejorar marketing y promoción, tan importante para un sector.

La otra cuestión, absolutamente transversal, son los ODS, Objetivos de Desarrollo Sostenible, aplicados en el mundo del turismo. Hemos presentado una guía vanguardista, pionera de las 100 recomendaciones que basura para cumplir los 17 objetivos del milenio en un destino y ciudad turística: como tomar decisiones para trabajar por el turismo siente compatible con las grandes declaraciones de sostenibilidad sin las cuales ya no entendemos la economía, ni el planeta.

Para acabar, usted ya ha sido secretario autonómico en la primera legislatura del Botánic. ¿Con qué se ha quedado que le ha dejado un recuerdo personal para usted?

‘Me ha provocado mucha empatía el esfuerzo de muchos pequeños empresarios, innovadores, que arriesgan. Esto a mí me causa una fascinación y un respeto que no tengo palabras de gratitud’

Sobre todo con la grandeza de esta Comunidad, la enorme diversidad. Me ha provocado mucha empatía el esfuerzo de muchos pequeños empresarios, innovadores, que arriesgan. Esto a mí me causa una fascinación y un respeto que no tengo palabras de gratitud. Aquella persona que le ha ido todo mal en la vida, después de esta crisis que no sé si hemos salido, tan dura, mucha gente fue devastada laboralmente… y han reconstruido su biografía laboral estudiando cocina, sala, con nosotros, esto me parece esperanzador.

¿Cree que estamos viviendo un renacimiento turístico en el ámbito de festivales, congresos, etc?

Pasan muchas cosas en el territorio que nos envían mensajes y señales que quizás sí. Afirmo que sí, pasan muchas cosas, el turismo no es obra de esta casa, sino coral de muchos actores, públicos, privados, académicos, pequeños, grandes, de todo. Somos un gran ecosistema, me gusta decir una red. Me gusta pensar que la red evoca el siglo XXI, la necesidad de cohesionar y colaborar porque solos no llegaremos a ninguna parte en este mundo global. Dicho esto, creo que sí que vivimos un momento esperanzador, dinámico. Lo último que podemos hacer es ubicarnos en un espacio mental de confort, sería un tipo de corredor de la muerte, si crees que ya estás bien.

Más información

0 comentarios

0 comentarios

No hay comentarios todavía. ¿Quieres añadir uno?

Escribir un Comentario

Escribir un Comentario

16 + dieciocho =