25n
25N
25N

Arcadi España: "Estamos trabajando en lo que será FGV y Metrovalencia en el futuro"

Hablamos con el Conseller de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad de los retos que afronta su conselleria

El Botànic I cerró su primera etapa tras las elecciones del pasado mes de abril y ha evolucionado a un renovado Botànic II con más fuerzas y nuevos integrantes en el Consell. Entre ellos, Arcadi España, máximo responsable de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad que precisamente vivió de primera mano el primer Consell del President Ximo Puig como su jefe de gabinete.

¿Qué balance hace del primer Botànic que lo vivió en primera línea como jefe de gabinete del presidente Ximo Puig?

Yo creo que es un balance positivo, han sido unos años difíciles. Veníamos de 20 años de unas políticas erróneas, de una situación económica que era complicada. Hemos sido capaces por primera vez de ponernos de acuerdo varios grupos políticos en un gobierno que ha sido estable. Además, hemos avanzado tanto en materia económica, generando ocupación, como también en materia de derechos sociales. Por lo tanto, es un balance humildemente optimista y de un buen trabajo el que se ha hecho.

Está a punto de cumplirse el primer año de servicio nocturno de Metrovalencia. ¿Qué balance se hace desde la Consellería?

Es un balance positivo en el sentido de que la movilidad, cada día, se toma ya más como un derecho. Ya no es solo un medio de transporte para irte de un lugar a otro, sino que también es un derecho. Un derecho que te abre la puerta a otros derechos. Por ejemplo, unas buenas comunicaciones facilitan que una persona que vive lejos de un hospital pueda acceder fácilmente, y lo mismo pasa con las actividades de ocio o de turismo. Por lo tanto, ampliar el horario y hacerlo nocturno, como ya pasaba en otras grandes ciudades, es una cosa natural. Ha costado bastante porque tenemos problemas financieros, puesto que la Generalitat está en una situación complicada, pero al final lo hemos conseguido. Y quiero agradecer una vez más a los trabajadores y trabajadoras de FGV por ese esfuerzo que han hecho todos para mejorar el servicio y tener un servicio nocturno.

‘En este punto estamos trabajando ya para que en julio del año que viene el servicio de Metrovalencia esté más compensado y tenga un horario normal.’

¿Está previsto ampliar la frecuencia o duración del servicio nocturno de Metrovalencia?

Sí, estamos trabajando en esa línea. Estamos trabajando para mejorar las frecuencias poco a poco. Quiero ser prudente a la hora de hacer este tipo de anuncios, porque siempre es complejo, puesto que se tiene que formar a gente. También tenemos otras cosas como, por ejemplo, reforzar el servicio en meses concretos como el de julio, cuando normalmente caen los niveles y las frecuencias y, en cambio, mucha gente tiene que continuar yendo a trabajar. En este punto estamos trabajando ya para que en julio del año que viene esto esté más compensado y tenga un horario normal.

Una de las noticias más destacadas es que en 2021 verá la luz la línea 10, que la anunció el Partido Popular pero quedó en un cajón. ¿Cómo se encuentran actualmente las obras?

Las obras van a buena velocidad, según nos dicen los técnicos, y confiamos que a mediados o finales de 2021 estén ya en servicio desde la calle Alicante hasta Nazaret.

Esta línea vertebrará una parte de València que precisamente no estaba conectada. ¿Qué esperáis de ella?

La línea 10 cohesionará socialmente a la ciudad e incrementará uno de los objetivos que tiene tanto el Ayuntamiento de València como la misma Generalitat, que es que la gente cada vez deje más el coche y coja más el transporte público.

¿Después de la línea 10, está planteado proyectar nuevas líneas de Metrovalencia?

Estamos trabajando en lo que será FGV y Metrovalencia en el futuro. A lo largo del año que viene presentaremos todas estas cosas. Una cosa que sí que ya hemos dicho alguna vez es que cuando se acabe la instalación de la L10, se tendrá que pensar como conectamos esa futura L10 con el resto de la línea, como puede llegar hasta la Marina de València.

‘Creo que tiene que haber una apuesta del nuevo Gobierno de España y la Generalitat hacia la movilidad cotidiana.’

Una queja muy habitual de los vecinos es que el servicio de cercanías de Renfe es un servicio deficitario en nuestro territorio. ¿Qué cree que se debe hacer para mejorarlo?

Es una cosa que pasa en otras Comunidades Autónomas. Tenemos que hacer una reflexión como sociedad y como país. De lo que más se hablaba durante muchos años era de la alta velocidad. Y somos uno de los países más avanzados en el mundo en este aspecto, lo cual tiene unas ventajas, pero también tiene unos inconvenientes, y estamos viéndolos ahora. Después de muchos años de priorizar ese tipo de transporte, que me parece positivo, también tenemos que ser conscientes de que había otros y por tanto, el dinero se tenía que mover de un lugar a otro. Ahora creo que tiene que haber una apuesta del nuevo Gobierno de España y así la Generalitat también lo dirá en todos los foros oportunos hacia la movilidad cotidiana. Se tiene que pasar un poco de esa gran movilidad de grandes ciudades, que ya la tenemos. Lo que se tiene que hacer es ponerla, utilizarla más, pero volver la mirada hacia esa movilidad cotidiana de la cercanía, del metro, de los autobuses. Y aquí faltan inversiones sustanciales en maquinaria y también en profesionales.

‘Se tiene que pasar un poco de esa gran movilidad de grandes ciudades, que ya la tenemos hacia esa movilidad cotidiana de la cercanía, del metro, de los autobuses. Y aquí faltan inversiones sustanciales en maquinaria y también en profesionales.’

La Consellería ha anunciado que destinará unos 1,3 millones a poner marquesinas en el servicio de metrobús. ¿Puede ofrecer más detalles de este nuevo avance?

Estamos intentando modernizar todo el servicio de transporte público de València. Uno de los hitos de esta legislatura queremos que sea la integración tarifaría, para facilitar el servicio. Hay gente que utiliza la Móbilis, la Tuin, y no sabes muy bien si es de un pueblo o de otro, o si hay competencia entre los autobuses y metro. Hay que acabar con esto y hay una buena actitud por parte de todos los alcaldes, de València ciudad sobre todo, para conseguir esa integración tarifaría.

Una de las asignaturas que también quedaban pendientes es que el servicio de metrobús, gestionado por la Generalitat, no ofrecía información. Por esa razón,  destinamos por primera vez unos 1,3 millones de euros a las principales paradas para poner paneles para que la gente sepa cuanto queda en tiempo real para que venga su autobús.

En cuanto a la integración tarifaría en la que estáis trabajando, ¿puede avanzar en que consistirá la nueva tarjeta y cuál será su funcionamiento?

Hay dos fases, como pasa en otras ciudades que ya tienen desde hace muchos años este tipo de tarjeta. La primera es una integración del título de transporte. No tiene sentido que vayas con dos tarjetas, que después tengas que coger otra para el metrobús. Lo primero es crear una tarjeta que permita acceder a todos. Y después tenemos una asignatura muy pendiente en Renfe. Yo soy de Carcaixent y me encuentro que aquí puedo moverme más o menos en un bono, pero después tengo que ir a Renfe y aquí ya tengo que sacar un billete y no hay ninguna conexión. Esto es una cosa que se tiene que corregir. Una vez tengamos el título, se tiene que hablar con todos los operadores para que no haya competencia tarifaria entre autobús y metro. Es una cuestión de las administraciones, que nos pongamos de acuerdo.

Sobre el Corredor Mediterráneo “un pacto de Estado desde infraestructuras estratégicas suena de sentido común, como pasa en otros países.”

Otra de las grandes preocupaciones y reivindicaciones de los valencianos es el Corredor Mediterráneo ¿Cómo avanzan los pasos de esta infraestructura que ha estado mucho tiempo abandonada?

Este es el típico caso de una infraestructura en la cual todo el mundo está de acuerdo, pero que en función de las coyunturas políticas se prioriza y se retarda. Ese tipo de infraestructuras estratégicas se tienen que sacar del debate diario porque tenemos un consenso entre todos y priorizarlas. Por eso, un pacto de Estado desde infraestructuras estratégicas suena de sentido común, como pasa en otros países, y, si fuera así, tendríamos ya el corredor desde hace muchos años. Pero ahora se tiene que mirar adelante, no estar quejándose de lo que hemos dejado a las espaldas. Yo creo que va a buen ritmo, hay buenas noticias cada día. Mañana en Elche, la Asociación Valenciana de Empresarios y Quierocorredor harán la comprobación de que em este aspecto también pasan revista. Estará la presencia del ministro de fomento en funciones.

Creo que vamos a buen ritmo, esperamos que continúe ese ritmo para tenerlo completamente operativo como antes.

¿Cree que hay un compromiso firme del Gobierno de Pedro Sánchez de cara al Corredor Mediterráneo?

Sí, yo creo que sí. Él lo ha dicho públicamente y no solo públicamente, sino también en hechos, como la licitación del Ministerio de Fomento en los tramos del corredor. Es más, tenemos un valenciano como coordinador del corredor mediterráneo.

‘Con 14 años, en mi pueblo, un día mis amigos y yo cogimos la bici y subimos a la urbanización San Blas. Desde entonces, no ha habido año de mi vida desde los 14 años en que no haya tenido contacto en la bici’

He leído que es un amante del ciclismo desde joven. ¿Cómo nace su pasión por el ciclismo?

Con 14 años, en mi pueblo, un día mis amigos y yo cogimos la bici y subimos a la urbanización San Blas. Desde entonces, no ha habido año de mi vida desde los 14 años en que no haya tenido contacto en la bici. Cuando era más joven tenía más tiempo, ahora tengo menos tiempo. Pero es una de estas pasiones que uno no deja nunca.

¿Cómo ha evolucionado el concepto de la movilidad sostenible en València?

Yo creo que hemos evolucionado y  tenemos un buen punto de partida. Por ejemplo, en el área metropolitana, prácticamente el 60% de los desplazamientos se hacen en medios sostenibles, a pie, en bicicleta o en transporte público y el 40% privado. En la ciudad de València se ha hecho una buena tarea que ha avanzado muy rápidamente, porque había muchos años de retraso y esto siempre genera gente que no está totalmente de acuerdo, pero esto es normal; pasa en otras ciudades europeas y españolas. Y en esa base tenemos que avanzar porque es un modelo de entrada en ciudades en un vehículo privado y solo un pasajero; es un modelo que es insostenible desde el punto de vista medioambiental y también de la comodidad de la gente que tiene que desplazarse para trabajar o visitar València.

‘Aquí tendrían que hacer una reflexión algunos partidos de derechas sobre el tratamiento que hacen al extremismo.’

Como anterior jefe de gabinete del presidente Ximo Puig, ¿Cómo ha vivido el fenómeno de las fakenews?

Las fakenews, que ahora decimos fakenews porque queda un poquito más intelectual, es un problema serio de todas las democracias y lo vivimos en el día a día, porque muchos han hecho de esa forma de comunicar, que es a base de mentiras, su virtualidad como organización política. Hay que combatirlas. Tenemos el ejemplo de los extremismos actuales que han tenido un apoyo, desgraciadamente, demasiado vigoroso en las últimas elecciones. Sencillamente mienten y, aunque después sea desmentido, lo que han dicho ya queda. Ese es el problema que tenemos muchas veces en los extremismos, que hay gente que quiere blanquearlos. Tenemos que ser conscientes. Hay un antes y uno después del extremismo; hay un antes y un después de la gente que dice que no es cierto que haya tantas mujeres víctimas de violencia de género. Son límites que todos los demócratas nos tenemos que poner, como pasa en Francia o Alemania. Aquí tendrían que hacer una reflexión algunos partidos de derechas sobre el tratamiento que hacen al extremismo.

¿Cree que cuando gobierna la derecha no existe tanto de nivel de autoexigencia o críticas como cuando la izquierda está en el poder?

Esto siempre pasa. Yo creo que los progresistas siempre son muy autocríticos, lo cual no es malo. Al final es una riqueza también. Es cierto que a veces nos pasamos en esto de la autocrítica, pero yo creo que es más positivo pasarse de autocrítica que no hacer nada.

¿Cuáles son los ejes del área de Política Territorial para luchar contra el despoblamiento?

El despoblamiento es un problema creciente en el interior de la Comunidad Valenciana y otras áreas de España; también lo es la parte del acceso a servicios públicos. En esos pueblos tenemos que tener unas buenas comunicaciones, en muchos casos es gente mayor que tiene dificultad para desplazarse, que tiene dificultad, que depende mucho de los autobuses que pueda hacer la Generalitat, en este caso en las concesiones que hay. Daremos un nuevo impulso en toda la licitación de esas áreas de autobuses, incluso está previsto que sean a demanda en algunos casos. Consiste que las personas que quieran puedan ir a recogerlas el autobús. Esto me parece fundamental. Muchas veces la movilidad es una puerta de acceso a otros servicios públicos y es clave para que la gente pueda vivir en su pueblo por su decisión, vivir en una zona rural y también por un equilibrio territorial, que tengan esos accesos.

‘La Generalitat es muy sensible desde la anterior legislatura a todo el problema del despoblamiento.’

¿Piensa que el mundo rural a veces es abandonado por parte de las instituciones porque no resulta rentable?

Sí, yo creo que es evidente, lo necesita. Se ha hecho mucho y se está haciendo mucho. La Generalitat es muy sensible desde la anterior legislatura a todo el problema del despoblamiento. Hay que hacer pasos más ambiciosos, no solo por la gente que vive allí, sino también por el equilibrio de toda la Comunidad. El de los cajeros es un ejemplo. Es una clara orientación que los economistas digamos que es de manual, que la actuación del sector público para corregir esos errores de mercado. Aquí los bancos no tienen incentivos para estar presentes, pero hay un bien público que es la lucha contra la despoblación y cuidar a esos vecinos y vecinas del municipio del interior que justifica esa acción en este caso del Instituto Valenciano de Finanzas, que me pare muy positiva.

La agenda 2030 posa el foco en el desarrollo sostenible desde su Consellería. ¿Cómo está pensado de cara a cuatro años?

‘ El reto que tenemos delante es la movilidad y la logística que también tiene en esta consellería que es fundamental para la nueva economía.’

Aquí es fundamental. El reto que tenemos delante es la movilidad y la logística que también tiene en esta consellería que es fundamental para la nueva economía. Muchas personas compran cada vez más por Internet y utilizan otros servicios que implican una logística más avanzada y una logística que tiene que modernizarse, entre otras cosas, porque también se contamina. Es más actividad de vehículos de transporte. La clave está en modificar la forma de crecer. Yo creo que no tenemos que elegir entre crecer y no crecer, sino que hay que elegir entre crecer bien o crecer mal; crecer mejor es el reto. Tenemos que crecer mejor y ayudar a los sectores, como por ejemplo el de transporte, un sector contaminante. Hay que ayudarlos a ser más modernos, a comprar cada vez vehículos o camiones que sean menos contaminantes. Hay que ayudarlos para conseguir un crecimiento armonizado y sostenible, sin satanizar a ningún sector, y siempre sabiendo que los necesitamos. Necesitamos a todo el sector de la economía.

‘Cuando estás pensando en construir una carretera, ya piensas hacer también carriles ciclopeatonales al lado; ya piensas de otra forma. También piensas de otra forma después de lecciones como las que hemos tenido en la DANA’

Tenemos la noticia de la liberación de la AP7 para finales de este año. ¿Cómo valora el estado de las carreteras valencianas?

Siempre se puede hacer más. Venimos de unos años de crisis, donde una de las cosas donde más se ha recortado ha sido aquí. No podías tocar a la Sanidad ni la Educación ni los Servicios Sociales que, obviamente, tienen que ser prioritarios, pero ha habido una caída muy grande del gasto en infraestructuras. Yo creo que tenemos una buena red viaria tanto del estado como de la Generalitat, pero hace falta más inversión, pero una inversión reinventada como decíamos antes. Ya no se trata de hacer más carreteras, todavía quedan algunas reivindicaciones históricas y accesos al AP7 que son perfectamente consciente y son razonables, pero hay que ir reinventándolo a la mejora de la seguridad viaria, y también una nueva idea de construcción. Cuando estás pensando en construir una carretera, ya piensas hacer también carriles ciclopeatonales al lado; ya piensas de otra forma. También piensas de otra forma después de lecciones como las que hemos tenido en la DANA en el Baix Segura. Tenemos que hacerlo bien. Tenemos que hacer esa construcción, esa carretera que necesitamos, pero tenemos que tener la previsión que estas cosas pueden pasar.

Estamos viendo un crecimiento de los carriles ciclopeatonales que cada vez más tienen más demanda por parte de los usuarios.

Sí, muchas veces hemos ido a ver ayuntamientos que tenían un carril ciclopeatonal, donde la Generalitat ha colaborado, y te encuentras que no solo es para gente que va a pasear en la bici, sino que también mucha gente ha dejado el coche en casa y se acerca a su puesto de trabajo en bicicleta en ese carril bici. Es una cosa que siempre extrañaba a la gente del centro de Europa cuando venía aquí. Decía ‘vivís en una ciudad que hace un clima formidable, plana’, pero para ir a trabajar no es necesario. Ahora esto está cambiando. Hay más conciencia de que es saludable también para la salud hacer ejercicio cada día y es perfectamente compatible. Hay una cosa que viene muy bien que es compatibilizar la intermodalidad. Puede que cojas la bici desde tu casa hasta la estación del metro, que puedas ir allí en tu bicicleta y después de que continues. Yo creo que el futuro va por esa combinación. Tenemos que ponerlo fácil al futuro que, al final, es ponerlo fácil a los vecinos y vecinas.

Muchas veces los valencianos se quejan de la frecuencia del mismo metro pero desconocen su infrafinanciación.  ¿Cómo está el metro financiado en este caso por parte del estado?

Sí, esa carencia de financiación para los valencianos la estamos arrastrando desde hace muchos años. Por ejemplo, la inversión de la Generalitat en servicios públicos fundamentales está por debajo de la media de España, pero cuando te coges a otro tipo de políticas —que no sean Sanidad, Educación y Servicios Sociales— la diferencia entre gasto per cápita es brutal. Es mucho más grande porque aquí tienes que priorizar. Cuando tienes pocos recursos, priorizas las necesidades básicas, pero hay otras como, por ejemplo, el transporte que cada vez es una necesidad básica más creciente que necesita un nuevo impulso de inversión. Y no significa solo construir, significa también una política de tarifas buena, una mejora calidad del servicio. Más frecuencias. Ese tipo de cosas necesitan financiación, obviamente. Esperamos que haya un nuevo modelo en los próximos años y también que haya una ley —que es un compromiso del presidente Sánchez que hizo en un debate parlamentario— de financiación de transporte público en España. Para que no dependa de una enmienda, del que quiera poner el gobierno de turno, que antes solo aparecía Barcelona y Madrid. Esa ley dará estabilidad en todas las áreas metropolitanas importantes de España.

‘Hemos tenido una ambiciosa política presupuestaria que ha llevado muy bien el Conseller Vicent Soler.’

¿Cómo es posible hacer inversiones como la línea 10 de Metrovalencia cuando sufrimos la grave situación de infrafinanciación?

Aquí lo que hay es un crecimiento de la economía que también tiene unos ingresos adicionales y una reordenación también de prioridades. Es cierto que la estabilidad ha estabilizado la financiación que venía del Estado. Los anticipos y otro tipo de cosas. Estamos teniendo aquí un margen de maniobra y un esfuerzo presupuestario muy grande para cuadrarlo y hemos conseguido hacer ese tipo de cosas, como desbloquear muchos proyectos como la L10. Aquí hemos tenido una ambiciosa política presupuestaria que ha llevado muy bien el Conseller Vicent Soler, porque ha tenido que lidiar con todos para poder tener unos presupuestos razonables, pero necesitamos ya un nuevo modelo de financiación. Es imprescindible para garantizar no solo en la movilidad, sino la misma supervivencia del autogobierno, que, como ha dicho muchas veces el President Puig, decir supervivencia de autogobierno es decir supervivencia de nuestro estado de bienestar. Esto es a lo que se dedican las comunidades autónomas, son los prestamistas del Estado de Bienestar.

¿Confía que habrá un nuevo modelo de financiación si esta legislatura se pone en marcha y sale la investidura adelante?

Yo confío que habrá un nuevo modelo de financiación y también unos presupuestos justos en la Comunidad Valenciana.

¿Cómo ha sido el cambio de ser jefe de gabinete del presidente Ximo Puig a coger una Consellería con áreas tan importantes?

Es un nuevo reto y soy una persona que siempre que he tenido que elegir algo. He elegido el camino difícil si era más interesante que el camino fácil, y es una cosa que creo que no ha ido mal. Esos nuevos retos a uno le hacen dar todo lo que tiene dentro y sacrificar muchas cosas personales por un bien mayor.

¿Cómo espera que se desarrolle este Botànic II en estos cuatro años?

Tenemos que mantener la estrella de la confianza y la responsabilidad que tenemos como un gobierno progresista en la Comunidad Valenciana después de 20 años de gobiernos de conservadores de derechas. Yo creo que hay que conservar ese espíritu del Botànic I, que yo creo que está ahora amplificado y, además, más coordinado y más fuerte, por la incorporación también de Podem. Se blinda más, más allá de los mareos que puedan haber algunos días, yo creo que hay una confianza y unas ganas de continuar esta política progresista y transformadora los próximos años.

Más información

0 comentarios

0 comentarios

No hay comentarios todavía. ¿Quieres añadir uno?

Escribir un Comentario

Escribir un Comentario

20 + 19 =

art en blanc