25n
25N
25N

La economía valenciana creció un 0,9 % en el cuarto trimestre de 2020, cinco décimas por encima del incremento nacional

El crecimiento se explica por el mejor comportamiento de la demanda interna y externa en un contexto de endurecimiento de las restricciones

Xisco Navarro

La economía valenciana creció un 0,9 % en el cuarto trimestre de 2020, cinco décimas por encima del incremento nacional
05/02/2021 -

El informe trimestral nº20 que ha publicado la Dirección General de Economía Sostenible de la Conselleria de Economía Sostenible, Sectores Productivos, Comercio y Trabajo, expone que la economía valenciana creció un 0,9 % en el cuarto trimestre de 2020 en tasa inter-trimestral, de acuerdo con la última estimación del modelo METCAP de la AIReF (datos desestacionalizados y corregidos de efectos de calendario).

Se trata de un débil avance totalmente condicionado por la evolución de la pandemia, que ha vuelto a golpear principalmente al sector servicios. En términos interanuales el retroceso en este trimestre ha sido del 9,6 %, tres décimas más que el obtenido en el anterior.

Este crecimiento se sitúa cinco décimas por encima del registrado por la economía española en términos inter-trimestrales (0,4 %) y empeora en cinco décimas el registro en términos interanuales (-9,1 %).

Asimismo, el Informe Trimestral recoge que la variación trimestral registrada se configura como una tímida mejora que no ha podido resistir los embates de la segunda ola de la pandemia.

El débil crecimiento se explica por el mejor comportamiento de la demanda, tanto interna como externa, en un contexto de endurecimiento de las restricciones impuestas a la movilidad y el contacto social, en parte aliviadas por las políticas fiscales y monetarias aplicadas para mantener los ingresos de los hogares, el empleo y la liquidez en las empresas.

Impacto COVID-19

En un primer momento, el impacto provocado por la COVID-19 fue de oferta (menoscabando los suministros de las cadenas de valor de producción internacionales).

Posteriormente los factores que han afectado a la caída del PIB provienen tanto de la oferta como de la demanda. En el primer caso, por el impacto sobre la productividad total de los factores de producción y los márgenes de precios y salarios; y en el segundo por la repercusión negativa sobre la demanda de consumo y la inversión privados.

El informe revela que a medida que avanza la pandemia no hay que perder de vista las consecuencias que la falta de ingresos puede estar teniendo en la destrucción de tejido empresarial de la Comunitat, compuesto principalmente por pequeñas empresas.

Asimismo, apunta que la incidencia negativa en nuestro territorio va a ser más pronunciada que la que finalmente se registre en España como apuntan las primeras estimaciones del 2020.

Con la consabida prudencia ante la incertidumbre asociada en estos momentos a ejercicios de estimación en la evolución de la economía, la Conselleria de Economía Sostenible, con información hasta febrero de 2021, ha estimado una caída del crecimiento del PIB para el año 2020 del 12,3 % y una recuperación para el 2021 del 6,4 %.

La razón se encuentra en la especialización productiva de la Comunitat, en el tamaño del tejido empresarial, formado mayoritariamente por pymes, en el mayor grado de apertura externa de la economía respecto del conjunto nacional y en el retroceso de las ramas más afectadas por el cese de actividades.

Las restricciones a la movilidad y a la realización de actividades de contacto social impuestas por la crisis sanitaria tienen una repercusión más acusada en la estructura productiva de la Comunitat, que se caracteriza por la mayor presencia de ramas productivas como el comercio o la hostelería y por la mayor intensidad del factor trabajo en estas y otras ramas de la economía regional, lo que consecuentemente está provocando más pérdidas de empleo.

En sentido contrario cabe esperar también que la recuperación, cuando se produzca, tenga un mayor dinamismo que en el conjunto del país. Sin embargo, hay que puntualizar que en esta ocasión la evolución de crisis económica y su comportamiento diferencial en la Comunitat respecto a España va a estar muy condicionada por los resultados de la gestión de la pandemia.

Política Fiscal

Ante este impacto, la publicación señala que la política fiscal está resultando una herramienta imprescindible para limitar la sangría de bajas que la falta de ingresos está imponiendo a la actividad económica.

El gasto público va a tener que seguir atendiendo a la caída de la demanda agregada y sus consecuencias sobre el mercado de trabajo si no se quiere posteriormente cargar con unos resultados económicos y sociales muy negativos en términos de destrucción de empleo y de tejido productivo, sin contar con la posible emergencia en términos de empobrecimiento y pérdida de cohesión social.

En este sentido, los fondos europeos (next generation y marco financiero plurianual 2021-2027) dotados a raíz de la situación económica provocada por la pandemia se configuran como una herramienta fundamental para superar y salir reforzados de la situación de crisis en la que se encuentra la economía.

Índice Producción Industrial

La publicación apunta que la actividad productiva de la economía valenciana ha mejorado levemente en el cuarto trimestre. El índice de producción industrial se sitúa en terreno positivo, mientras que la cifra de negocios (ambos con información hasta noviembre) aumenta levemente su contracción respecto al tercer trimestre.

Así, en el sector de la construcción la actividad mejora en el cuarto trimestre si atendemos principalmente a sus indicadores de empleo. El sector servicios es uno de los más afectados por la incidencia negativa de la pandemia, consecuencia del peso de las interacciones sociales en su estructura de demanda. Su comportamiento en el cuarto trimestre ha mejorado ligeramente, pero todavía sigue lastrado por las restricciones impuestas a su funcionamiento.

Mercado de Trabajo

En el cuarto trimestre de 2020 el mercado de trabajo ha continuado sufriendo las consecuencias negativas de la crisis de la COVID-19. En este periodo el comportamiento sigue siendo negativo, aunque en menor medida que en el trimestre anterior,tal y como muestran la evolución del crecimiento interanual de las series de afiliación a la seguridad social y la del empleo estimado por la Encuesta de Población Activa del INE.

Cabe destacar el papel positivo de los ERTE’s como mecanismo de amortiguación en el mercado de trabajo, con el objetivo de mantener el empleo mientras la incidencia de la pandemia afecte de manera significativa a la economía, así como las medidas de ayuda a empresas, personas autónomas y trabajadoras que la Conselleria ha puesto en marcha a través del Plan Resistir de la Generalitat.

Más información

0 comentarios

0 comentarios

No hay comentarios todavía. ¿Quieres añadir uno?

Escribir un Comentario

Escribir un Comentario

7 + diecinueve =