25n
Orgull
Orgull

Comidas para combatir el calor

Qué comer para hacer frente al mayor enemigo del verano: el calor

Comidas para combatir el calor

Como es habitual, con la llegada del verano, llegan las sofocantes olas de calor que tanto nos haces echar en falta el frío del invierno. Sin embargo, existen varias alternativas para evitar el calor, y entre ellas se encuentra la gastronomía. Uno de los mayores placeres que pueden existir es deleitarse tranquilamente mientras se degusta un plato de comida.

Uno de los grandes clásicos del verano es el gazpacho, un gran clásico de la gastronomía española. El plato, emblema de Andalucía y Extremadura, es una de las mejores alternativas para la lucha contra el calor. Al ser una sopa fría y de fácil preparación, el gazpacho se convierte en claro as en la manga para combatir el verano. Otro plato estrella de la gastronomía veraniega es el salmorejo, primo hermano del gazpacho, y más contundente, ya que al llevar una mayor cantidad de ajo y menor variedad de verduras, se puede hacer más pesado.

Aparte de las sopas frías, también hay gran variedad de comidas sólidas que pueden llegar a refrescarnos gratamente, y entre ellas se encuentran las ensaladas. Al poder hacerse con una gran variedad de ingredientes distintos, las ensaladas se convierten en uno de los platos más polivalentes de la cocina internacional. Sin embargo, en lo que se refiere a combatir el calor, son más indicadas aquellas que llevan ingredientes con mayor contenido de agua, como el tomate o el pepino.

La pasta como plato frío

Otro de los ingredientes más polivalentes de la cocina es la pasta. Pese a que esta se sirva, por lo general, caliente, acompañada de salsas también calientes, se pueden realizar gran variedad de combinaciones en frío con los distintos tipos de pasta. Un claro ejemplo de ello es la ensalada de pasta, en la que se combinan pasta fría con los ingredientes típicos de la ensalada, y, según el gusto de cada uno, se le suelen añadir tacos de queso o jamón york. Además, también se pueden incluir algunas variedades en frío de las recetas típicas de pasta, como es el caso de la pasta al pesto, en el que, al hacer una salsa menos espesa, se puede adaptar perfectamente el plato a una versión más fresca.

El pescado también tiene su lugar

El pescado es también uno de los protagonistas de la cocina de verano, ya que se puede preparar de múltiples maneras, sin embargo, las formas más adecuadas de usarlo no son cocinándolo al horno o a la plancha, como es el caso de la esqueixada catalana, plato en el que el bacalao es el protagonista, acompañado por otros ingredientes como el tomate, el pimiento y las olivas negras. El salmón ahumado es un claro elemento de la gastronomía veraniega por su sabor y textura frescos y por combinarse fácilmente en frío: ya sea acompañado de queso para untar o en una ensalada. Además, la gastronomía de fuera juega un papel fundamental en la preparación del pescado, ya que técnicas de cocina, como el sushi, integran una gran variedad de pescado como platos para servir en frío.

También cabe destacar el marisco. Su natural jugoso y su textura son garantes de su versatilidad como plato frío. Las ensaladas con gambas o las brochetas de langostinos, entrante frío, en el que vegetales como el tomate acompañan al crustáceo cocido.

Los auténticos protagonistas del verano

Sin embargo, los claros protagonistas de la comida veraniega son, indudablemente, los helados y granizados/batidos. El helado es el postre veraniego por excelencia, su textura suave, su sabor dulce y su fría temperatura hacen que este postre, común en todas las culturas del mundo, sea el más querido por aquellos que quieren refrescarse con algo dulce.

En los últimos años, junto al fenómeno “foodie“, han llegado modas como la de los batidos y los “smoothies“, bebidas frías a base de trozos de fruta congelados mezclados con lácteos. Estas bebidas frías están próximas a ganar el puesto de privilegio dentro de las cartas de bares y demás centros hosteleros. Su origen, totalmente vegetal, y su combinación con productos lácteos, los han convertido en una de las formas más sanas de luchar contra el calor, o simplemente, de disfrutar una bebida. La principal diferencia entre el batido y el smoothie es que el segundo se hace con la fruta congelada, por lo que el resultado final es similar a un granizado o sorbete. Sin embargo, la bebida valenciana más tradicional es la que sigue hegemonizando la demanda de refrigerios, y es por ello que, junto al helado, la horchata tiene el título de reina del verano.

Más información

0 comentarios

0 comentarios

No hay comentarios todavía. ¿Quieres añadir uno?

Escribir un Comentario

Escribir un Comentario

2 × 1 =