25n
25N
25N

El Clúster Textil Sanitario de Ontinyent, ejemplo nacional de reacción de la industria local a la pandemia

El alcalde Jorge Rodríguez destaca que la investigación de la Universidad Complutense de Madrid “puede ayudar a otros territorios a impulsar iniciativas para apoyar al tejido empresarial”

El Clúster Textil Sanitario de Ontinyent, ejemplo nacional de reacción de la industria local a la pandemia

La Universidad Complutense de Madrid está llevando a cabo una investigación que sitúa el Clúster Textil Sanitario de Ontinyent como ejemplo de reacción de la industria local a la pandemia de la Covid-19.

Este trabajo, que una vez finalizado se publicará en revistas especializadas y de divulgación a nivel internacional, está encabezado por la profesora especializada en sistemas de producción local (SPL) y distritos industriales, Rosa Mecha, quien explica que “durante los meses más crudos de la pandemia del coronavirus vimos que algunas zonas, gracias a sus redes territoriales y su proximidad, consiguieron aflorar su producción”.

Destaca, en este sentido, la iniciativa impulsada por el Ayuntamiento de Ontinyent y ATEVAL el abril de 2020 para garantizar el abastecimiento de material sanitario como mascarillas o equipos de protección individual (EPIs).

En palabras de la investigadora, el sector del textil de Ontinyent fue capaz de readaptar su producción ante la crisis sanitaria y, sobre todo, “generar ocupación. Reaccionó rápidamente y bien”.

Durante el año 2020, la industria local de Ontinyent redujo el paro en un 3,15% en un momento donde estaban destruyéndose puestos de trabajo de manera generalizada. La creación del Clúster Textil Sanitario de Ontinyent fue fundamental gracias a la inversión de 300.000 euros destinada para los años 2020 y 2021.

DISTRITOS INDUSTRIALES

Este apoyo económico se concreta en cuatro grandes líneas de trabajo articuladas a través de ATEVAL, que incluyen el funcionamiento de una oficina técnica de apoyo a las empresas de Ontinyent que tengan voluntad de reconvertir su producción o parte de ella a la fabricación de material sanitario o de EPIs; la organización de desplazamientos a ferias de tecnología médica; el apoyo de consultoría para la implantación de la norma de calidad ISO 13485 y el marcado CE; y la realización de jornadas de carácter técnico, comercial y en temas concretos que afectan estos sectores.

Dentro de las acciones incluidas para el impulso al Clúster, están también las bases de una convocatoria de ayudas municipales de hasta 1.000 euros para empresas que hayan tenido gastos en análisis en institutos tecnológicos; gastos para el desarrollo de nuevos productos destinados al mercado sanitario o de protección personal; o costes de tramitación ante la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios para la obtención de licencias.

Esta iniciativa, que cuenta ya con la participación de cerca de 60 empresas locales, se enmarca dentro de lo que Mecha califica de “distritos industriales” (sistemas productivos locales) que han sido los que durante estos meses se han mostrado muy resilientes y capaces de adaptarse a la crisis todo y “la nefasta política industrial de España” consecuencia de no haber “planificación para hacer frente a la pandemia” y que ha sido salvada por “estas redes locales”.

AYUDAR A OTROS TERRITORIOS

El alcalde de Ontinyent, Jorge Rodríguez, muestra su satisfacción porque “esta iniciativa que tenía voluntad de ayudar a nuestras empresas en uno de los momentos económicos y sociales más complicados que hemos vivido como ciudad y como sociedad en general” pueda ahora ser objeto de estudio y “así ayudar en el futuro en otros territorios a impulsar iniciativas para apoyar a su tejido empresarial“.

Para el primer edil es fundamental aprender de los errores. “No podemos volver a comprar en China textiles sanitarios que pueden fabricar nuestras empresas. Han demostrado su capacidad de fabricación y su capacidad de adaptación e innovación” porque si “bien las empresas del Clúster Textil Sanitario empezaron fabricando mascarillas y EPIs, ahora también están innovando y creando productos tan exitosos como la mantaescola o fabricando maquinaria para poder desarrollar la fabricación de tejidos sanitarios”, concluía.

Natalia Enguix, Jorge Rodríguez y Pablo Úbeda.

LA MANTAESCOLA TRASPASA FRONTERAS

Precisamente, el trabajo hecho en Ontinyent para hacer frente a la Covid-19 en invierno en las aulas escolares con la creación de la mantaescola ha traspasado fronteras, y está siendo tomado como modelo de acción en Argentina. El concejal de Educación, Óscar Borrell, era entrevistado hace unos días en el Canal 13 de Río Cuarto, un canal argentino de televisión abierto con difusión en la provincia de Córdoba, la segunda más poblada del país después de Buenos Aires.

En el espacio se tomaba nota de los buenos resultados de las acciones emprendidas en Ontinyent, donde solo se tuvo que confinar al 2% de la población escolar en todo el invierno, y en todos los casos debidos a contagios procedentes del exterior.

En España más de 60 ayuntamientos han distribuido este producto entre sus estudiantes durante los meses de invierno, llegando incluso a exportarse en Francia. El mismo Borrell reconoce que hace unos meses, cuando se ideó el producto, “sabíamos que la situación iba a ser muy complicada, sabíamos que sería un producto que haría falta. Los y las alumnas iban a sufrir con el frío sí o sí”.

Más información

0 comentarios

0 comentarios

No hay comentarios todavía. ¿Quieres añadir uno?

Escribir un Comentario

Escribir un Comentario

16 − seis =