25n
25N
25N

El Centre del Carme reflexiona sobre la propiedad intelectual frente al plagio de obras de arte

El Centre del Carme reflexiona sobre la propiedad intelectual frente al plagio de obras de arte
11/11/2020 -

La artista valenciana, Rosa Torres, ha escenificado esta mañana en el Centre del Carme la destrucción de casi 300 obras de arte que le fueron plagiadas. Espray en mano, con la palabra ‘fake’ en rojo la creadora ha querido manifestar públicamente que el plagio de obras de arte no debe quedar impune.

El director del Centre del Carme, José Luis Pérez Pont, acompañado por la artista, Rosa Torres, el presidente de AVVAC (Associació d’Artistes Visuals de València, Alacant i Castelló), Rafael Tormo y el abogado de la asociación, Alexandre Devís, han ofrecido esta mañana una reflexión en torno a los derechos de propiedad intelectual de los y las artistas frente al plagio.

Los asistentes han querido lanzar un llamamiento para que jueces, tribunales y policía especializada atienda a estos casos con la importancia que merecen y para que los creadores y creadoras conozcan sus derechos.

El caso de Rosa Torres es un ejemplo de este tipo de prácticas que suponen un gran agravio para la creación artística, para la artista valenciana fue de cerca de 1 millón de euros.

En 2008 la creadora, con la ayuda de sus galeristas, descubrió el plagio de dos obras suyas que colgaban de una clínica estética en València. Con el apoyo de la AVVAC y de sus abogados, la creadora interpuso una denuncia por un delito contra la propiedad intelectual. Desde ese momento se abrió una investigación que le ha llevado a localizar cerca de 300 cuadros repartidos por las diferentes franquicias de esta clínica en toda España.

Esta mañana el abogado de AVVAC, y de Rosa Torres en el caso, ha explicado las claves de este proceso judicial que se ha extendido durante más de diez años y en el cual han tenido que recurrirse casi todas las decisiones de los jueces. Finalmente, la sentencia ha reconocido el plagio y ha permitido reunir las piezas para su destrucción. Sin embargo, no se ha podido determinar un culpable ni obtener la correspondiente indemnización, al estar el autor de los cuadros plagiados en paradero desconocido y ante la duda razonable de que el dueño de las clínicas conociese la obra de Rosa Torres.

Esta mañana la artista ha manifestado su agradecimiento al Centre del Carme por poner a su disposición la Sala Refectori “para reivindicar los derechos de propiedad intelectual que tenemos los artistas, que en muchas ocasiones son transgredidos, como en mi caso, que me ha causado un evidente perjuicio en mi carrera profesional”.

Los plagios introducían cambios en las formas y colores que destruían la configuración estética de la obra de Rosa Torres, la cual ha calificado de “un efecto de mal gusto, contrario a mis propuestas estéticas muy meditadas y mesuradas. La nuestra ha sido una lucha difícil, tras más de diez años. Gracias a la constancia y la tenacidad de Àlex Devís hemos conseguido al menos una reparación moral”.

El abogado de AVVAC ha manifestado algunas carencias en el proceso judicial y ha señalado que “la instrucción del caso en un primer momento fue una verdadera sucesión de despropósitos. La causa se cerró hasta tres veces, en la primera de ellas se cerró nada más recibirse el caso sin abrir diligencias al respeto”. Alexandre Devís ha querido aprovechar el acto para hacer una llamada a las autoridades judiciales, demandando más medios y más personal para los jueces que llevan estos casos así como una mayor especialización en el ámbito de la propiedad intelectual “nos pasamos dos terceras partes del proceso resolviendo cuestiones burocráticas y de tipo procesal que no han ayudado a solucionar el caso”. El abogado ha insistido asimismo en la importancia de “reforzar los instrumentos de cooperación internacional en materia judicial que en el caso de Rosa Torres hubiera ayudado a localizar al autor de los plagios que se encontraba en República Dominicana”.

Rosa Torres ha explicado que “el acto de esta mañana supone la destrucción, evidentemente simbólica, de estas obras plagiadas, algunas de gran formato” y ha señalado que “es posible que aún queden algunos de estos plagios en domicilios particulares”.

El director del Centre del Carme, José Luis Pérez Pont ha señalado “la importancia de visibilizar estos hechos, por un lado para reivindicar una acción efectiva de la justicia a favor de la propiedad intelectual de la creación artística y para que las y los artistas conozcan sus derechos y los apoyos con los que cuentan y, por otra parte, que este acto sirva como advertencia a los autores de estos plagios cuyo delito no puede quedar impune”.

Según Pérez Pont “desde mi llegada al Consorci de Museus y al Centre del Carme hemos ofrecido nuestra colaboración a la Associació d’Artistes Visuals de València, Alacant i Castelló en diferentes encuentros para el desarrollo de su actividad, además de asumir el firme compromiso de promover la profesionalización del sector cultural así como la aplicación de las buenas prácticas en las artes visuales”.

Por su parte, el presidente de AVVAC, Rafael Tormo ha manifestado que “es contradictorio celebrar la victoria de una derrota” ha añadido que “desde AVVAC estamos dando apoyo a nivel jurídico al mundo del arte. Estamos reclamando continuamente una mayor sensibilidad y un posicionamiento al lado del arte” y ha agradecido el apoyo del Centre del Carme a su labor.

Rosa Torres estudió Bellas Artes en la antigua Escuela de San Carlos, en este mismo espacio del Centre del Carme. A principios de los 70 entró en contacto con las vanguardias valencianas, como el Equipo Crónica y el Equipo Realidad. En 1982 representó a España en la Bienal de Venecia. Rosa Torres posee una dilatada trayectoria artística con cerca de 50 años creando y exponiendo más de 300 muestras, tanto en el territorio valenciano como en otros puntos de la geografía española y latinoamericana.

Más información

0 comentarios

0 comentarios

No hay comentarios todavía. ¿Quieres añadir uno?

Escribir un Comentario

Escribir un Comentario

9 + uno =