25n
25N
25N

Los casos más sonados de manipulación en las televisiones públicas

En los próximos meses está prevista la apertura de la nueva radiotelevisión pública valenciana. Repasamos los casos más flagrantes de manipulación en medios como RTVE, TV3 o la misma RTVV

Los casos más sonados de manipulación en las televisiones públicas
26/10/2017 -

A principios de septiembre, Empar Marco presentó la nueva RTVV, Àpunt, y fijó la puesta en marcha de la radio y la web antes de finalizar el año, y de la televisión durante el primer trimestre de 2018. Con motivo de ello, en Valencia Extra hemos decidido echar un ojo a los casos de manipulación de las televisiones públicas que más han trascendido.

Catalunya

El conflicto en Catalunya ha sido fuente de conflicto también en lo televisivo. Tanto TV3 como RTVE han utilizado sus contenidos informativos para decantar el relato hacia un bando u otro. Sin ir más lejos, el día del referéndum (1-O), los informativos de la cadena estatal se inventaban los subtítulos del portavoz de la Generalitat, Jordi Turull. Mientras él decía “habrá un sistema para consultar el censo universal y validar que nadie haya votado anteriormente”, estos era lo que rotulaba la cadena:

subtitulos-equivocados_1951614919_8849804_667x375

Además, ninguno de los informativos de ese día abrió con imágenes de las cargas policiales ni con declaraciones de la Generalitat. Tampoco incluyeron en sus contenidos testimonios de ciudadanos que sí habían ido a votar ni emitió la declaración institucional de Puigdemont tras el referéndum, ni en la cadena principal ni en el Canal 24h.

Pero también TV3 utilizó el servicio público para decantarse por el independentismo. El caso más sonado fue el del programa infantil Info-K, en el que se narró lo ocurrido el 1-O como una historia en la que los voluntarios salvaguardaban un preciado tesoro [las urnas] frente a la policía “española” [la Policía Nacional], que “agredió a las personas que intentaban impedir su entrada, en algunos casos, con mucha violencia”.

Corrupción

Tampoco hace mucho, en julio, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, declaró ante la Audiencia Nacional como testigo por el Caso Gürtel. Mientras todos los medios televisivos, radiofónicos y digitales, abrieron con ello, el de la 1, la noticia quedó relegada a un segundo plano, tras la convocatoria de elecciones en Gran Bretaña. En el Canal 24h, fue la séptima por orden de importancia. Algo similar a lo que ocurrió con las comparecencias de exdirigentes populares como Rodrigo Rato o Javier Arenas.

La oposición silenciada

La censura a la oposición también se ha dado en varias ocasiones. Cuando el ministro de Justicia, Rafael Catalá, y el fiscal general del Estado, José Manuel Maza, tuvieron que dar explicaciones en el Congreso por las presiones a fiscales que instruyen el Caso Gürtel, el Canal 24h cortó la emisión en directo justo antes de que la oposición tuviera la palabra.

También ocurrió en el caso de la imputación del ahora expresidente de Murcia, Pedro Antonio Sánchez. El juez pidió su imputación y las reacciones de Ciudadanos, PSOE y Podemos no se emitieron.

Las primarias del PSOE, otro caso paradigmático. RTVE había previsto programar un especial para ofrecer los resultados. Pero este se suprimió poco después de conocerse que Pedro Sánchez, y no Susana Díaz, había obtenido la victoria. En su lugar, la 1 emitió MasterChef.

Canal 9, ejemplo a no seguir

La RTVV ahora extinta también ejerció de instrumento de manipulación en favor del Gobierno autonómico. El accidente del metro de València , que se cobró 43 vidas y en el que hubo también otros 47 heridos, confirmó lo que muchas voces del entorno de la RTVV venían denunciando: la estrategia de manipulación y de silencio que se estaba llevando a cabo.

Canal 9 no informó del accidente de metro más importante en Europa hasta el momento. Ocurrió en 2006, y los grandilocuentes actos entorno a la visita del Papa sirvieron de excusa para ocultar. No cortaron la emisión ni esta información abrió los informativos. Cuando se informó sobre el descarrilamiento, se anunció en directo que había sido imprevisible, antes de que la investigación sobre el suceso concluyera.

Tras meses de investigación, la cadena pública valenciana nunca dio voz a la oposición ni a la Asociación de Víctimas del Metro. La única voz fue el relato oficial. Y todo esto fue denunciado en la propia cadena a pocas horas del cierre en 2013.

La credibilidad de las televisiones públicas en España está en entredicho, y su independencia, cuestionada. Estos son algunos de los múltiples casos en los que los medios públicos no han cumplido con su función, y que en algunos casos ha llevado al desastre. Canal 9 perdió gran parte de su audiencia y terminó cerrando. RTVE también ha dejado de ser la primera cadena española en servicios informativos para ser la tercera. La nueva RTVV, Àpunt, pretende alejarse de estas estrategias. En los próximos meses podremos ver si se hace realidad esta quimera.

 

Más información

0 comentarios

0 comentarios

No hay comentarios todavía. ¿Quieres añadir uno?

Escribir un Comentario

Escribir un Comentario

dieciseis − uno =

programacion rialto
ficcions 2019-2020