25n
25N
25N

Carlos Madrid: "Lo único imprescindible para dirigir Cinema Jove es saber escuchar a los jóvenes"

Cinema Jove finaliza y Carlos Madrid hace un balance sobre esta 34ª edición del histórico festival

Carlos Madrid: "Lo único imprescindible para dirigir Cinema Jove es saber escuchar a los jóvenes"
01/07/2019 -

La 34.ª edición del festival Cinema Jove cerró sus puertas este último sábado 29 de junio. Un año más, este mítico encuentro cinematográfico que, durante más de tres décadas, funciona como punto de reunión de jóvenes cineastas -y cinéfilos-, ha continuado defendiendo su leit-motiv originario: la juventud. Valencia Extra ha tenido el placer de hablar con el también joven Carlos Madrid, el artífice que se encuentra detrás de todo este festival y que, con mucha vocación, lo dirige desde 2017.

CINEMA JOVE: 34 AÑOS RESISTIENDO A LOS CAMBIOS DE GOBIERNO

Carlos Madrid declara que Cinema Jove “se ha celebrado bajo tres grupos políticos diferentes que han mandado en la ciudad durante más de tres décadas”. Según él, en el caso de este festival, ha sido fácil mantenerse, puesto que “siempre ha habido voluntad política para preservarlo y cuidarlo“. A pesar de todo, el joven director afirma que el principal ingrediente para que el festival siga presente es “el entusiasta y vocacional equipo que lo organiza y que siempre lo ha organizado”.

“El trabajo de gestión cultural, a pesar de que no compensa económicamente, sí que compensa emocionalmente, porque estás mucho en contacto con una de tus pasiones: en mi caso, el cine”, afirma Madrid sobre su trabajo y también la de su equipo, necesaria para llevar a cabo este tipo de hallazgos que revitalizan la ciudad y, también, su cultura.

LA FUNCIÓN SOCIABILIZADORA DEL FESTIVAL

Cine Jove procura ser esto que las salas de cine siempre han sido: un punto de encuentro para los cinéfilos y cineastas, donde “gente que no se conoce, llora y ríe viendo la misma película”; una herramienta de sociabilización “porque muchos amantes del séptimo arte que no se conocen entre si, lo hagan dentro del festival mientras hablan sobre sus gustos cinematográficos o sus directores preferidos. Además, este tipo de hallazgos siempre dan vida al ámbito cultural de la ciudad“, declara el joven gestor cultural.

En esta línea, Cinema Jove ha introducido este año el llamado Jurado Joven, un proyecto finalmente aprobado después de los buenos resultados de la edición piloto. El director del festival explica que este jurado “está compuesto por estudiantes universitarios o de centros formativos a quienes les gusta el cine y que, además, no se conocen entre si; en grupos de diez personas, tienen que visionar una sección entera y, después, valorarla en común”. “En realidad, es como un campamento donde hacen lo que más les gusta: ver películas”, afirma un Carlos Madrid emocionado, puesto que declara estar “sorprendido e ilusionado de ver y de escuchar las nuevas ideas que aportan los jóvenes cineastas que se presentan al festival, y, también, los jóvenes cinéfilos que forman parte del jurado joven. Vienen con ganas de crear nuevos lenguajes y, sobretodo, de comerse el mundo, y esto es muy positivo para el futuro de nuestro cine”.

Otra novedad que refuerza esta función sociabilizadora del festival es el proyecto Programants: “Consiste en que un grupo, también de estudiantes, monte por primera vez en su vida una programación de una sección de cortometrajes”, nos explica Carlos Madrid, quien también afirma que este proyecto es interesante porque “hace que los jóvenes hablen de cine, y esto es bastante importante para el festival”.

CICLOS PARA TODOS LOS PÚBLICOS

Este año, como en todas las últimas ediciones, el festival ha organizado tres ciclos cinematográficos que tratan, de maneras totalmente diferentes, la juventud. Según Carlos Madrid, los programadores del festival procuran “incluir piezas para todos los públicos y para gustos diversos y marcados”: “Hemos incluido un ciclo de anime con 18 películas y ha funcionado muy bien; también hemos organizado otro de los hermanos Cohen y un último llamado Youth & Wall, que trata sobre la juventud en el contexto de la caída del muro de Berlín”, puesto que este año se cumplen 30 años de este importante acontecimiento histórico.

Estos ciclos están creados específicamente para la gente joven, puesto que, “el anime lo sigue mucha gente nacida entre los 90 y los 2000 -es poco probable encontrar a gente más mayor-, la primera etapa de los Cohen es conocida por un gran puñado de jóvenes y Youth & Wall incluye películas mucho más heterogéneas que los dos ciclos anteriores pero que convergen en un contexto común y esto puede gustar al público joven”, explica Carlos Madrid. El gestor cultural también confiesa que los ciclos están hechos “para gustos muy diferentes y desde varias aproximaciones al cine, a pesar de que los tres procuran seguir una línea muy clara en común: la juventud”.

Además, los tres ciclos de este año también están presentes para recordar todas las funciones del cine: la social, la didáctica, la estética, la artística… Carlos Madrid hace especial hincapié en la social y la didáctica, puesto que Youth & Wall se encarga de “recordar la efeméride, naturalmente, y de enseñar valores e historia actual para generaciones recientes que no la conocen”, afirma el director de Cinema Jove, quien también declara que “el lenguaje cinematográfico nos puede enseñar de una forma más sencilla y digerible un acontecimiento histórico o unos valores sociales que de otra manera resultan más difíciles de aprender, y esto hay que aprovecharlo”.

EL FUTURO DEL CINE

Carlos Madrid es uno de los directores de festivales cinematográficos más joven de toda España -junto con Sara Mansanet, quien dirige el Festival La Cabina de migmetratges, celebrado también en Valencia-. Al ser preguntado si es importante o necesario ser joven para dirigir eficazmente Cinema Jove, Madrid responde que “lo importante no es ser joven, sino tener el espíritu joven; pero, sobretodo, aquello únicamente imprescindible para dirigir con eficacia el festival es escuchar a los jóvenes, atender sus propuestas y fijarse en sus opiniones, de este modo, haces una especie de análisis sociológico y generacional sobre los jóvenes de hoy en día que te ayuda a saber qué quieren, qué les gusta y a qué futuro aspiran”.

El joven director del festival también nos habló sobre el futuro, el del cine; un futuro “esperanzador”. Esto es así porque “muchas personas que tienen talento y nunca antes han podido permitirse hacer una película, ahora sí que pueden, y esto da lugar a muchas posibilidades y a muchos proyectos nuevos”, asevera Carlos Madrid, que describe un futuro colorido y positivo en el mundo del cine.

Mientras tanto, mientras vemos como va llegando ese futuro sobre el que nos habla Madrid, nos sentamos en la butaca de una sala de cine y disfrutamos de ese arte que siempre ha estado a nuestro lado y que, a pesar de las nuevas multi-plataformas -las cuales, según el gestor cultural, “vienen para quedarse y los festivales” se tienen “que adaptar a ellas”-, todavía hace que riamos, lloramos y compartimos sensaciones meramente personales con gente que no conocemos. Ahora, miramos la pantalla que tenemos delante y nos introducimos dentro de ella. Ahora, más que nunca, nos dejamos llevar por el cine, por el arte, por la cultura, todas esas cosas que no nos podemos permitir perder.

Más información

0 comentarios

0 comentarios

No hay comentarios todavía. ¿Quieres añadir uno?

Escribir un Comentario

Escribir un Comentario

3 × 4 =

museo etnologia
ficcions 2019-2020
ficcions 2019-2020