caixa popular

Bonig ve "muchísimas posibilidades" de llegar al Palau y alerta: un nuevo Botànic sería "todavía más sectario"

Su primera medida será la rebaja fiscal emulando a Andalucía y aboga por “repensar” el modelo de À Punt para evitar “una deuda descomunal”

Bonig ve "muchísimas posibilidades" de llegar al Palau y alerta: un nuevo Botànic sería "todavía más sectario"
06/04/2019 -

La candidata del PP a la Presidencia de la Generalitat, Isabel Bonig, considera que “hay muchísimas posibilidades” de que el PP recupere el Ejecutivo autonómico y sería positivo “no por recuperar el poder, sino porque estos cuatro años han sido perdidos”. “Estoy convencida de que lo vamos a conseguir”, ha señalado, alertando de que un reeditado Botànic “será todavía más sectario, más beligerante”.

Así se ha pronunciado en una entrevista a Europa Press, en la que ha señalado, ante la fragmentación del centro-derecha, que solo el PP realiza propuestas “en positivo y reales” y es el único que podría sacar a la Comunitat “de la parálisis”. “Hemos gobernado, con errores, pero también con numerosos aciertos que la gente creo que valorará, habrá que esperar”, ha apuntado.

A falta de menos de una semana para el inicio de la campaña electoral, Bonig no teme que la Operación Azud, en la que se ha encarcelado al cuñado de la exalcaldesa de València ‘popular’ Rita Barberá y en la que se investigan comisiones irregulares en más de una decena de contratos del consistorio durante el mandato del PP, les pase factura.

La ‘popular’ reitera su “respeto absoluto a la actuación policial y judicial”, que alude a la separación de poderes. Preguntada sobre si los ‘populares’ seguirán reivindicando públicamente el legado de Barberá, asegura que lo ponen en valor “con sus errores y con sus aciertos” y que “la transformación de la ciudad que se produjo es un hecho objetivo, todo lo demás los tribunales decidirán”.

“La gente sabe desligar perfectamente, las actuaciones judiciales son incipientes y habrá que respetar también la presunción de inocencia, si lo exigimos para otros como Jorge Rodríguez (PSPV), en este caso y en todos también”, agrega.

Bonig lamenta que el ‘president’ Ximo Puig no le haya llamado ni haya aceptado aún el ‘cara a cara’ que le propuso, cuando en 2015 el entonces presidente Alberto Fabra accedió y “en condiciones muy difíciles”. “Puig teme, huye, porque como no tiene un proyecto político, como no tiene un balance de gestión, como prometió mucho y no ha hecho nada, no tiene nada que ofrecer. ¿Por qué no quiere dialogar con la líder de la oposición, que soy yo? Es que ni me ha llamado, él sabrá por qué no quiere”, ha agregado.

Bonig insiste en que el PP es “el único” partido que puede “acabar con la parálisis que tiene esta comunidad, devolverle la libertad, el orgullo de ser valencianos, que vuelva la mejor Comunitat Valenciana”. Según ha avanzado, el presidente nacional, Pablo Casado, apostará por la región esta campaña y también lo harán otros referentes del partido como el expresidente Mariano Rajoy o el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo.

La líder del PPCV destaca que su campaña es “en positivo” y con propuestas concretas porque son “un partido de gobierno, de gestión” que “ha transformado esta comunidad, con sus errores”, mientras “otros, ante esta falta de gestión, tienen que hacer propuestas irrealizables, irrisorias, otros se van a los extremos y otros no descienden a la gestión porque no tienen esa hoja de resultados”.

LÍNEAS ROJAS “CLARAS” ANTE LOS PACTOS

Respecto a los pactos tras el 28A, Bonig incide en que un pacto a la andaluza, con Vox y Ciudadanos, “es perfectamente asumible por cualquier partido” y tienen claras sus líneas rojas: “La defensa de la Constitución, la igualdad de derechos, la defensa de los derechos de las mujeres, la lucha contra la violencia de género, la unidad de España, todo eso es irrenunciable”.

Preguntada sobre si, más allá del documento que se podría llegar a consensuar considera lícito pactar con Vox después de que la Fiscalía de Valencia haya abierto diligencias por un posible delito de odio por parte de su número 2, Javier Ortega Smith, por unas declaraciones que realizó precisamente en València sobre los musulmanes, Bonig ha insistido en que en el PP tienen claras sus líneas rojas y “otra cosa son las actuaciones puntuales de miembros, que la justicia decidirá”.

“Yo he tenido que escuchar en las Corts cómo miembros del PSPV y de Compromís nos llaman a todos los ‘populares’ ladrones y sinvergüenzas y eso no es verdad, hay que ponerlo todo en su justa medida y tener claro qué es lo que no estás dispuesto a pactar”, agrega.

Además, ha preguntado si “es lícito que esta coalición sanchista de izquierdas haya impulsado una política educativa que lleva 40 sentencias condenatorias” o si “es lícito mantener unas políticas que suponen la reversión del modelo Alzira sabiendo que nos cuesta más”.

CANTÓ, “UN POCO ESTRIDENTE”

Preguntada por los candidatos de Cs y Vox en la Comunitat, Toni Cantó y José María Llanos, respectivamente, señala sobre el primero que no entiende “mucho” su campaña, le parece que es “un poco estridente y que le falta un poco de conocimiento de la realidad de la Comunitat Valenciana y de la gestión administrativa que es muy dura”. “Me llevo bien, creo que podremos enseñarle la realidad de la Comunitat”, apostilla.

Sobre Llanos, admite que “prácticamente” no le conoce pero le parece “un hombre correcto, es un catedrático, se le presupone es una persona formada”.

PSPV Y COMPROMÍS “SON EXACTAMENTE LO MISMO”

Para Bonig, si los números dan y el Botànic se reedita “será todavía mucho más sectario en educación, llevando a cabo todo su proceso de inmersión lingüística”, y también en economía, criticando en este punto el anuncio de reversión de La Marina con o sin acuerdo con la concesionaria: “¿Esto es la Venezuela de Maduro o de Chávez?”.

A su juicio, da igual quién ocupara el Palau porque PSPV y Compromís “son exactamente lo mismo” porque los socialistas “han asumido cien por cien esas políticas” y si se reedita el pacto “van a ser todavía mucho más beligerantes y se van a reafirmar en todas esas políticas que donde se han aplicado son un verdadero desastre”. Se ha referido, por ejemplo, a la tasa turística, señalando que si gobierna el PP no se implantará pero con un nuevo Botànic “Podemos y Compromís lo van a imponer”.

Preguntada sobre qué consellerias elegiría como la mejor y la peor de la legislatura, Bonig considera que el balance global es “bastante pésimo” y “no salvaría ninguna”, aunque las peores serían, a su juicio, “Sanidad porque ha habido mala gestión y Educación por la limitación de derechos brutal”. Además, cree que la vicepresidenta, Mónica Oltra, ha sido “la gran decepción”.

PRIMERA MEDIDA

Cuestionada por cuál será la primera medida que tomará si llega al Palau de entre todas las propuestas que ha planteado, avanza que será una bajada de impuestos “como ha hecho el PP en Andalucía”, eliminando Sucesiones y Donaciones y también el de Patrimonio, además de la rebaja en el IRPF para rentas de menos de 35.000 euros: “Creo que es simbólica, porque eso realmente le afecta a la gente”.

Sobre si es asumible esa revisión fiscal, se muestra convencida: “Totalmente, lo hizo ya el PP en 2007 y se recaudaron 310 millones más, cuando se bajan los impuestos la gente dispone de más dinero y se invierte y se consigue más recaudación por impuestos, está demostrado”.

Por último, preguntada por el futuro de À Punt, cree que “hay que darle una pensada al modelo porque es antiguo, que no capta la atención de una sociedad valenciana que es diferente y que ha cambiado mucho y que es un pozo sin fondo”.

“No podemos permitirnos el lujo de perder 48 millones de euros el primer año.¿Qué será el segundo y el tercero? A este paso dentro de cuatro años tenemos un agujero que no se puede asumir. O lo atajamos o acaba siendo una deuda descomunal”, asevera.

Más información


0 comentarios

0 comentarios

No hay comentarios todavía. ¿Quieres añadir uno?

Escribir un Comentario

Escribir un Comentario

5 × uno =