25n
25N
25N

Unas 600 mujeres víctimas de violencia machista tienen protección de la unidad Gama

Desde la dedicación exclusiva instaurada en 2016 se ha dado un salto “cuantitativo y cualitativo” en la atención a víctimas de violencia de género

Unas 600 mujeres víctimas de violencia machista tienen protección de la unidad Gama
06/11/2019 -

“No me gustaría dar esta rueda de prensa, sinceramente. La realidad social nos obliga a ello”, ha comenzado Aarón Cano. El concejal de Protección Ciudadana ha citado a los medios para hacer un balance, tras tres años de actividad, de la unidad Gama. Una rama de la Policía Local de València que, aunque existente de 2003, no es hasta 2016 que tiene una dedicación exclusiva: “Desde entonces ha protegido a 2078 mujeres. Ahora mismo protege a 600, con diferentes niveles de protección. La Policía nacional protege otras 600 aproximadamente. Superamos las 1.200 mujeres protegidas, una cifra insoportable. La calidad democrática se resiente con estos número”.

La Vicealcaldesa de València, Sandra Gómez, que acompañaba al concejal como antigua titular del área en la legislatura pasada, ha señalado lo “inexplicable” de que al llegar, en 2015, esa unidad “con dedicación exclusiva no estuviera creada”. Una acción que, aseguran ambos, ha significado un gran salto tanto “cuantitativo como cualitativo”.

Según ha detallado Cano, desde 2016 esta unidad de la Policía Local ha pasado de atender dos víctimas diarias a casi cuatro. Sin embargo, es en las atenciones por “quebrantamiento de condena”, donde pone más énfasis, pues es “uno de los hechos más preocupantes para la seguridad de las mujeres”; de 18 atenciones por quebrantamiento en 2015, se ha pasado a 105 en 2019. “Vemos que la efectividad del grupo Gama es exponencial”, ha indicado el concejal.

Este aumento de las cifras alrededor de la asistencia de las víctimas de violencia machista también se refleja en los Servicios Sociales. Estos han pasado de las 1.079 atenciones en 2015 a 2.118 en 2019. Un aspecto a destacar pues, asegura, es prioritaria la “reinserción y vuelta a la normalidad en sus vidas”.

“No demos espacio”

Respecto a la actitud de otras formaciones y colectivos sobre la violencia machista, Cano ha señalado la importancia de no dar “espacio” a “aquellos que niegan la violencia de género“: “Es un atentado directo contra las libertades y los derechos humanos. No se puede dar resquicio a que este tipo de actitudes que niegan una realidad”.

Según ha relatado, parte del aumento “cualitativo” con Gama es por el trabajo “de acompañamiento físico” de las víctimas, que se han traducido en miles de atenciones telefónica menos, a la vez que aumenta la protección ‘in situ’. Gómez ha señalado el valor de “tener a 50 personas dedicadas en exclusiva a esas órdenes de protección”. Antes, al llegar ella a la concejalía, debían encargarse las distintas unidades de la Policía Local de los barrios, compaginándolo con su trabajo habitual.

“Por desgracia es casi cotidiano”

Para ejemplificar el trabajo al que se enfrenta la Policía Local y la sociedad con la violencia machista, Cano ha leído un informe policial de la pasada noche. “Es algo habitual, por desgracia casi cotidiano. En los informes, raro es el día que no llega algún caso de violencia de género”, ha indicado.

Sobre las 22:56, a través de la sala del 092, se indica que se ha producido una agresión en el ámbito de la violencia de género. Personados en el lugar, hay una mujer sentada en el suelo, temblorosa, en estado de nerviosismo y ansiedad muy agudos. Manifiesta que aproximadamente a las 22:33, su pareja le ha pegado cabezazos, estirado del pelo e intentado asfixiar con la almohada.

Consiguiendo zafarse, en cuanto le ha advertido que va a llamar a la policía, la ha amenazado con matarla a ella y sus hijos. Señala que en un descuido consiguió arrebatarle las llaves antes de que él abandonara el domicilio, encerrándose en una habitación hasta que ha llegado una vecina. Tras contarle lo acontecido, la insta a que llame a la policía.

Esta misma mujer informa que, desde hace un año, la golpeaba esporádicamente, escupía e insultaba, y desde hace un mes la maltrata física y psicológicamente. Incluso la fuerza sexualmente.

Más información

0 comentarios

0 comentarios

No hay comentarios todavía. ¿Quieres añadir uno?

Escribir un Comentario

Escribir un Comentario

veinte − doce =

museo etnologia
ficcions 2019-2020