El delicado avance de la Albufera hacia su 'transparencia'

El Parque Natural mejora sus datos de contaminación pese a la necesidad de aumentar el caudal, un 400% menor que hace 50 años

El delicado avance de la Albufera hacia su 'transparencia'
08/05/2019 -

En los años 50 la Albufera era distinta a lo que conocemos hoy. El agua era cristalina, la luz llegaba al fondo del lago sin problema y el ahora Parque Natural rebosaba vida acuática. Grandes partes de la superficie del agua estaban cubiertas por algas y, bajo esta, también había grandes praderas de vegetación. Era un ecosistema funcional con abundancia de plantas, peces y pájaros. Algo que a partir de los 70 se transformó en un agua turbia que no deja pasar la luz, muertes masivas de algas y peces. Casi medio siglo después, parece que la Albufera, poco a poco, vuelve a su estado natural.

Antoni Marzo es el Director General de Medio Natural y de Evaluación Ambiental, el órgano que se encarga de los espacios naturales protegidos y su biodiversidad, como la Albufera. “Ahora, para que la mejora se consolide, hace falta aumentar el caudal”, cuenta Marzo. Tras años con las aguas en un estado hipertrófico -con exceso de nutrientes que llevan a la situación que se inició en los 70-, el lago acumula su séptimo año de mejora y tercero en estado eutrófico.

Retroalimentación

El estado normal es oligotrófico, con bajos nutrientes y agua cristalina que permite una amplia vegetación. El peor estado es el hipertrófico y, entre medias, se encuentra mesotrófico y eutrófico. Desde 2011 los niveles de clorofila a -indicativo del estado del agua, a más peor-, iniciaron una tendencia a la baja que permitieron, además, la proliferación de algas. Algo que inicia un proceso de retroalimentación: la misma vegetación que avanza gracias a la disminución de clorofila a ayuda al lago a avanzar hacia la ‘re-oligotrofización’.

Marzo explica que esto es gracias, en parte, a que las aguas que se abocan a la Albufera son tratadas -excepto vertidos ilegales-. Esto ha supuesto una disminución de los nutrientes en el agua y recuperación del ecosistema, pero aún hay demasiado fósforo, que favorece la proliferación de las algas microscópicas que enturbian el agua.

Según detalla el Director, “el caudal que llegaba a la Albufera hace unos 50 años era de 400 hm3 anuales. Sin embargo, ahora se alegran “si llegan 100 al año“. Una disminución 400% que, irremediablemente, frena el reciclaje del agua y también la recuperación de la biodiversidad. Por ello una de las apuestas desde Medio Natural es aumentar el caudal anual y, además, “respetando la estacionalidad”.

Filtros verdes

Recuperación de macrófitos en la Albufera // Pablo Vera, SEO Birdlife

Pese al gran problema que supone la poca agua que llega al lago, la Albufera es ejemplo de recuperación ambiental. Así, otros países se fijan en los avances realizados en el parque valenciano para aplicarlo en sus respectivos. En la XV Conferencia Living Lakes se destacó els ‘tancats’. Son tres y están distribuidos por el lago; Tancat de la Pipa, Milia y L’Illa.

Els ‘tancats’ son espacios que se han recuperado de antiguos campos de arroz; donde los antepasados valencianos tiraron tierra y comieron parte del lago para el cultivo, ahora se ha retirado y se ha generado una marjal. Son los llamados filtros verdes; un conjunto de 4 pequeños lagos conectados entre sí y con sistemas de filtraje de entrada y salida, que devuelven a la Albufera agua en buen estado.

De nuevo, el caudal es la clave. La clorofila a desciende y la transparencia del agua aumenta. Con ello, la vegetación crece y la mortalidad masiva de peces debido al bajo oxígeno en el agua disminuye. Sin embargo, según aporta un informe de Medi Natural, “todavía se detectan episodios de empeoramiento de las condiciones en ciertas épocas del año”. Estas etapas coinciden con la reducción de la llegada de los caudales de mejor calidad del Xúquer.

Marzo asegura que, año a año, se avanza con la Confederación Hidrográfica del Xúquer para que el caudal aumente. “Es necesario. Y también es importante distribuir el caudal según la estacionalidad, para coincidir con la perellonà”, concluye.Recuperación de macrófitos en la Albufera // Pablo Vera, SEO Birdlife[/caption]

Pese al gran problema que suposa la poca aigua que arriba al llac, l’Albufera és exemple de recuperació ambiental. Així, altres països es fixen en els avanços realitzats al parc valencià per a aplicar-lo en els seus respectius. En la XV Conferència Living Lakes es va destacar els ‘tancats’. Són tres i estan distribuïts pel llac; Tancat de la Pipa, Milia i L’Illa.

Els ‘tancats’ són espais que s’han recuperat d’antics camps d’arròs; on els avantpassats valencians van tirar terra i van menjar part del llac per al cultiu, ara s’ha retirat i s’ha generat una marjal. Són els anomenats filtres verds; un conjunt de 4 xicotets llacs connectats entre si i amb sistemes de filtratge d’entrada i eixida, que retornen a l’Albufera aigua en bon estat.

De nou, el cabal és la clau. La clorofil·la a descendeix i la transparència de l’aigua augmenta. Amb això, la vegetació creix i la mortalitat massiva de peixos a causa del baix oxigen en l’aigua disminueix. No obstant això, segons aporta un informe de Medi Natural, “encara es detecten episodis d’empitjorament de les condicions en certes èpoques de l’any”. Aquestes etapes coincideixen amb la reducció de l’arribada dels cabals de millor qualitat del Xúquer.

Març assegura que, any a any, s’avança amb la Confederació Hidrogràfica del Xúquer perquè el cabal augmente. “És necessari. I també és important distribuir el cabal segons l’estacionalitat, per a coincidir amb la perellonà”, conclou.

Más información

0 comentarios

0 comentarios

No hay comentarios todavía. ¿Quieres añadir uno?

Escribir un Comentario

Escribir un Comentario

siete + 15 =

Bonica fest 2019
turismo salou