25n
25N
25N

Almussafes ya dispone del estudio de soluciones para evitar inundaciones en el Polígono Industrial

En los próximos días se remitirá a la Conselleria de Obras Públicas y Movilidad para que actúe, dado que es la institución que tiene competencias en este ámbito

Almussafes ya dispone del estudio de soluciones para evitar inundaciones en el Polígono Industrial
09/04/2021 -

El informe encargado y sufragado por el Ayuntamiento de Almussafes para analizar los problemas de inundaciones existentes en el Polígono Industrial Juan Carlos I y proponer soluciones ya está listo. El consistorio lo enviará en breve a la Conselleria de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad para que actúe cuanto antes. El alcalde, la concejala de Urbanismo y los técnicos de este departamento municipal visitaron ayer, jueves 8 de abril, los puntos más conflictivos a nivel de evacuación de aguas para analizar las soluciones propuestas en el estudio, elaborado por la consultora Arin. “Aquello que vivimos en noviembre podría haber desembocado en una catástrofe importante y puso de manifiesto la fragilidad de algunas de nuestras infraestructuras. Por eso queremos ser partícipes del proceso de mejora de las condiciones de nuestros polígonos industriales y colaborar activamente en todo cuanto podamos”, afirma el primer edil.

El histórico episodio de lluvias torrenciales registrado en Almussafes el pasado mes de noviembre de 2020 evidenció las carencias del actual sistema de evacuación de aguas en el Polígono Industrial Juan Carlos I. En esta área del término municipal de la población se produjo una inundación que provocó numerosos daños materiales en las compañías y en los vehículos estacionados en las inmediaciones, una circunstancia que, según expertos consultados por el ejecutivo local, “podría haber provocado una catástrofe medioambiental en el Parque Natural de la Albufera debido a la presencia de empresas químicas”.

Para evitar que estas situaciones se sigan originando, y tal y como ya anunció a principios de año el alcalde, Toni González, tras las distintas reuniones mantenidas con APPI y UGT al objeto de visualizar las carencias de las áreas industriales, el Ayuntamiento ha encargado y financiado la elaboración de un estudio en el que se especifican los problemas existentes y las soluciones que permitirían minimizar los riesgos futuros. El informe será remitido en los próximos días a la Conselleria de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad, ya que es la Generalitat Valenciana la que tiene competencias sobre estos asuntos. “Hemos querido implicarnos al máximo en esta cuestión, aunque no tenemos competencia sobre la misma, porque consideramos vital acelerar todo lo posible las actuaciones para evitar que se repitan aquellas dramáticas y lamentables imágenes”, subraya el primer edil.

González visitó ayer, jueves 8 de abril, las tres zonas inundables junto a la primera teniente de alcalde y concejala de Urbanismo, Davinia Calatayud, y los técnicos de este departamento municipal para analizar las soluciones propuestas en el estudio. “Aquello que vivimos en noviembre podría haber desembocado en una catástrofe importante y puso de manifiesto la fragilidad de algunas de nuestras infraestructuras. Por eso queremos ser partícipes del proceso de mejora de las condiciones de nuestros polígonos industriales y colaborar activamente en todo cuanto podamos, sabiendo que corresponde a la Conselleria poner en marcha estos proyectos para garantizar la seguridad de las personas que utilizan estos espacios y minimizar las pérdidas para las empresas”, añade el alcalde.

Resultados del informe

El informe, redactado por la consultora Arin, resalta que “las lluvias acaecidas son inasumibles para cualquier sistema de drenaje”, pero asegura que “se pueden atenuar sus efectos”, y establece un total de tres zonas inundables sobre las que habría que actuar para poner fin a estos problemas. En la Acequia de la Foia los técnicos han detectado un marco de hormigón esviado (oblicuo respecto al muro) junto a una valla de las instalaciones de Ford, así como que la salida está obstruida por cañas y vegetación, lo que ha reducido su capacidad de desagüe en un 70%. En esta zona se recomienda mejorar la limpieza y el mantenimiento con especial atención a la salida del citado marco de hormigón esviado. Asimismo, se plantea la instalación del Sistema Urbano de Drenaje Sostenible (SUDS) mediante la construcción de una solera de hormigón y cajeros de escollera. Finalmente, se valora la posibilidad de construir una balsa de laminación junto al quiebro de la valla, lo que permitirá ralentizar el flujo del agua y laminar su entrada en el marco.

La segunda zona es la del Canal de Crespo, donde, además de intensificar la limpieza y el mantenimiento de la infraestructura, se apuesta por la ampliación de marcos y puntos de estrechamiento para permitir un mayor caudal de agua.

Y la tercera zona es la del Aparcamiento situado junto a la Avenida de la Foia y la calle Canal de Crespo, espacio en el que en las lluvias de noviembre quedaron atrapados decenas de vehículos que no se han podido recuperar. En este caso los expertos consideran necesaria la ampliación de la capacidad de drenaje de la calle Canal de Crespo con la incorporación de rejas de gran absorción. Según los cálculos realizados, para aumentar esta capacidad de drenaje hacen falta nuevos imbornales/rejas. Concretamente, se necesitarían 2,6 m² de rejas para recoger toda la escorrentía del aparcamiento. Tal y como se especifica en el informe, los colectores serían capaces de admitir el caudal, ya que la capacidad no se supera con el aumento del mismo. Para esta tercera zona también se propone la instalación de un SUDS en el jardín situado junto al Ecoparque, una solución “rápida y que funciona muy bien a corto plazo”. Finalmente, se recomienda la construcción de una balsa de laminación/jardín de lluvia y de un depósito de tormenta, una solución a largo plazo.

Más información

0 comentarios

0 comentarios

No hay comentarios todavía. ¿Quieres añadir uno?

Escribir un Comentario

Escribir un Comentario

dos × 3 =

museo prehistoria