25n
25N
25N

El Covid-19 incrementa la crisis económica de Renfe

El Covid-19 incrementa la crisis económica de Renfe
01/06/2020 -

La desconfianza en el servicio de viajeros por ferrocarril aumenta con la pandemia de coronavirus y las estrategias de futuro tras los estados de alarma con los que convive la sociedad española.

La crisis económica que está generando el CoVid19 en la empresa ferroviaria referencia desde hace 80 años RENFE está provocando un agujero económico que será solucionado con partidas presupuestarias para mantener la estabilidad de la empresa, la cual ya estaba siendo bastante negativa. Este último trimestre cerró con un descenso del 17,7% en los ingresos generados por el tráfico de viajeros en sus trenes AVE y Larga Distancia, que se situaron en 274,44 millones de euros, frente a los 333,3 millones de un año antes.
Con la reducción de servicios en el segundo trimestre, las pérdidas serán irreparables. Es por ello que las medidas que está tomando la dirección de la empresa presidida por Isaías Táboas están basándose en criterios totalmente económicos, por encima de los valores que desea el gobierno por apostar por un transporte público. La capacidad de aumentar servicios a favor de la vertebración y cohesión social como herramientas de lucha contra la despoblación en diferentes zonas de España quedan en muy segundo plano.
Si bien es cierto que el Gobierno promete una apuesta por el ferrocarril, la realidad se centra en las congelaciones de los proyectos que estaban en marcha por la compra de nuevas unidades de trenes de viajeros, que sólo serán maquilladas por la reciente financiación que recibirá España por parte del Banco Europeo de Inversiones (BEI) con un crédito de 320 millones de euros para comprar material rodante. La nueva financiación se rubricará en un plazo de treinta años, con cinco de carencia, y la operadora podrá ir disponiendo de los fondos en función de sus necesidades, que como siempre se irán destinados a la Alta Velocidad. Tal y como han estado haciendo durante las décadas pasadas los diferentes gobiernos que han dirigido las inversiones europeas para la mejora de la red ferroviaria convencional exclusivamente a la Alta Velocidad.

Renfe está aumentado su marca en diferentes contratos internacionales que repercuten ingresos para la operadora. Pero la contrapartida la vive en casa… la pérdida de ingresos viene motiva en gran medida por la caída de viajeros. Renfe cerró el trimestre con una caída del 16,9% en el número de viajeros transportados en trenes AVE, que se situaron en 4,1 millones, frente a los casi cinco millones de un año antes. Los usuarios del resto de trenes de Larga Distancia también siguen en la misma dirección, con una reducción de viajeros del 18,7%, hasta 2,12 millones de usuarios. La eficiencia en el servicio que está realizando Renfe en los servicios de Cercanías y Medias Distancia para todo el territorio nacional está en caída libre. La falta de maquinistas, la averías o la falta de unidades está siendo un lastre en la confianza del público y por consiguiente en la caída de usuarios que retoman otros servicios como vehículos propios o el transporte en autobuses… el mismo servicio que establece como habitual la propia operadora ferroviaria cuando cancela servicios de trenes, sustituyendo el servicio con líneas de autobús.

Con el deseo de recuperar la normalidad anterior a la pandemia en el transporte de viajeros, difícilmente se incrementará con la crisis económica venidera. La caída de los servicios por el estado de alarma, y una nueva modalidad laboral que quizás haya llegado para quedarse como es el teletrabajo, se convertirá en otro handicap añadido para la recuperación económica de Renfe. Se ha demostrado que el transporte de viajeros y la falta de medidas preventivas con antelación suficiente han sido un foco dramático de contagios por CoVid19. Por lo que el temor de nuevos repuntes, junto con las nuevas estrategias del novísimo autotrabajo, reducirán el movimiento de viajeros a sus puestos de trabajo.

Cerca del 47% del rendimiento económico que consigue Renfe Operadora es aportado por sus trenes de Cercanías. Por lo que la recuperación de clientes pasa por adoptar medidas conjuntas entre Renfe y la administración pública con el objeto de recuperar la confianza en el uso del transporte ferroviario. Poner en marcha medidas de seguridad en prevención de contagios por CoVid19, la reposición y aumento de unidades de servicios para viajeros tanto para trenes de Cercanías como Media Distancia, así como la gestión necesaria para aumentar la contratación de maquinistas para poner en marcha la apuesta de inversión en un transporte ferroviario eje de cohesión territorial y ejemplo de transporte medioambiental, configuran las directrices fundamentales para reducir la caída de usuarios que irá en aumento si las medidas por el ferrocarril convencional sólo quedan en herramienta de slogan político.

Como decía al principio, las decisiones de la dirección empresarial en Renfe se están basando en la rentabilidad económica. Hace unas semanas ya intentaron no renovar el contrato con Ferrovial, empresa que se encargaba de los servicios en los trenes AVE. Las jubilaciones anticipadas del personal laboral de diferentes ámbitos profesionales del ferrocarril, como maquinistas o personal auxiliar, junto con las reducciones de personal para suplir las jubilaciones y la disminución en los salarios de las nuevas incorporaciones, suponen verdaderas losas para salir adelante.

Se suman a estas medidas de disminución de costes la cancelación de tráficos de viajeros como los Trenhotel. Éstos servicios ofrecían una “habitación de hotel rodante”, para “disfrutar de las comodidades de un hotel, con todas las ventajas de un tren” y “aprovechar la noche para viajar mientras se duerme y despertar el centro de la ciudad de destino”. En concreto, los trenes hotel que aún circulaban lo hacían para conectar Madrid con A Coruña, Pontevedra y Ferrol, y Barcelona con A Coruña y Vigo.
La liberalización del sector no es el problema, es la solución. Focalizar los errores en terceros es la estrategia usada por políticos y gerentes, incapaces de mantener la confianza en el uso del ferrocarril. Y olvidémonos de fomentar estrategias para el aumento del número de tráficos para cercanías, medias distancias y mercancías en España… eso sería apostar por el tren. Y demuestran que no están en ello.

Vicente Almenar
Presidente Asociación Sindical Independiente de Maquinistas Ferroviarios ASIMAFE

Més informació

0 comentaris

Encara no tenim comentaris!

No hi ha comentaris en este moment, vols escriure un?

Escriu el teu comentari

Escriu el teu comentari

10 + un =

caixaontinyent
paterna